Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

S.O.S. ¡Moncloa sin anchoas!

27/05/2011 00:20 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ni Zapatero, con su visión futuróloga, llegó a imaginar que con estos comicios llegaría el final de las anchoas cántabras, manjar en salazón que habitualmente transportaba en taxi el dicharachero presidente,

JAVIER DYSART

Son cosas de las urnas. Ni Zapatero, con su visión futuróloga, llegó a imaginar que con estos comicios llegaría el final de las anchoas cántabras, manjar en salazón que habitualmente transportaba en taxi el dicharachero presidente, Miguel Ángel Revilla, en sus visitas a la Moncloa. Pero la vida es así de injusta. Unos cuantos votos dejan a ZP sin anchoas y a Revilla sin sillón. Vaya tragicomedia. Más que un drama. Este ha sido el episodio, por inesperado, más amargo que le ha tocado vivir al presidente cántabro en los últimos años. Qué digo años, en decenios. Como habrá sido el síncope que no ha tenido valor para felicitar al ganador y sustituto, Ignacio Diego.

En ningún momento imaginó, ni en éxtasis, que su principal partido opositor, el PP, llegaría a conseguir mayoría absoluta. Si durante la jornada electoral hubiéramos cruzado una apuesta con Revilla sobre esta posibilidad, estoy seguro que hubiera apostado manos y pies por la imposibilidad del resultado. Tanto él como su socia en el reparto, la socialista Dolores Gorostiaga, estaban plenamente convencidos de que mayorías absolutas en la contienda autonómica cántabra era prácticamente imposible de toda imposibilidad. Ergo pues, la reedición del pacto para repartirse las canonjías bicoqueras del Gobierno, prácticamente estaba asegurado. De ahí la confianza y seguridad de ambos candidatos durante la campaña, y también antes.

En el caso de Cantabria, como ocurre en otras regiones, el libreto salido de las urnas no es una simple opereta con cambio de actores políticos. Hay más. Mucho más. Han sido dos legislaturas, ocho años, de gobierno bicéfalo, con dos direcciones estancas y reparto de competencias activas, pasivas y perifrásticas. El clientelismo se ha practicado en la misma proporción competencial. Pero el aparataje estructural del organigrama no afecta sólo al ente autonómico. Los efectos se extienden también a los numerosos ayuntamientos que, para hacerse con sus direcciones, aplicaron los mismos acuerdos diseñados por sus respectivas direcciones del Gobierno regional.

Los entes locales afectados por mayorías no suficientes, se han vuelto a producir en esta ocasión. Ante el proceso electoral, los responsables de estos pactos se mostraban tranquilos ya que, si el resultado de las urnas lo permitía, se volvería a reeditar el apaño de gobierno y, aquí paz y después gloria. Pero claro. La mayoría absoluta conseguida por el PP para gobernar la comunidad cántabra rompió todos los esquemas, todas las previsiones, y todos los proyectos de asalto.

Fue la gran decepción, llena de lágrimas, de Revilla. Ahora pide que se adelanten las elecciones generales

Las ilusiones truncadas. Los sombrajos del chiringuito han comenzado a caerse por efecto del vendaval electoral. Afrontaron la campaña con tranquilidad y confianza. Estaban relajados. Todo programado para afrontar una nueva etapa de cuatro años. Revilla podría seguir con su taxi llevando anchoas a la Moncloa, haciendo gracietas en la Noria, y anunciando que el AVE llegará a Santander en 2015.

Decía también que no le importaba la retirada. Que seguía en la contienda por amor propio y para demostrar al PP el tirón de votos que tenía. Para eso, decía, ser el presidente autonómico más mediático de España. Inicialmente se mostró contrario a que las siglas del PRC participen en las generales, aunque aceptó “lo que digan los militantes”.

Pero claro. Lar urnas hablaron. Fue la gran decepción, llena de lágrimas, de Revilla. Ahora pide que se adelanten las elecciones generales. Le urge. Se ofrece para encabezar la candidatura regionalista al Congreso “si me postulan los militantes”.

Vivir para ver. Es el ego.


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
1558
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
2
+ -
Responder

Albert (27/05/2011)

Muy bien traido. Perfectamente captada la situación. Este personajillo es así de pedante. Ha recibido una buena lección de humillación. El solo se lo ha buscado.

0
+ -
Responder

Cain (18/06/2011)

Revilla es un auténtico pedante. Sólo es él y sus circunstancias. Cantabria ha sido únicamente su trampolín.