Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seoane escriba una noticia?

Sacudiendo la Tierra

08/03/2010 02:28 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay situaciones en nuestra vida que pensamos que jamas conseguiremos salir de ellas, que es el final, pero no por eso debemos de dejar de luchar

Hay quien dice que todo tiene solución, menos la muerte....pero mi padre siempre decía, que para el si tenia solución la muerte, pues el había conseguido vencer el temor a la muerte y su fe le daba la convinción absoluta de que la muerte no era el final...

Lo que si es cierto que todos nosotros sabemos por experiencia la noche es oscura, por veces aterradora, por otras fría e incomoda, aunque en algunas ocasiones tengamos tenido algunas experiencias buenas, pero también cada uno de nosotros pudimos comprobar muchas y muchas veces que después de la noche llega el día, brillando con una luz fuerte, unos mas que otros, pero un amanecer nos alumbra, nos ilumina, nos da la esperanza de alguna cosa nueva y buena.

En cierto, que aquel que se encuentra en una situación difícil, poco consuelo podemos le dar, pero espero que este relato que hoy quiero haceros llegar, pueda por lo menos sacarnos una sonrisa y hacernos mas llevadero nuestro problema.

SACUDIENDO LA TIERRA

Dicen que un día, el caballo de un ganadero cayo en un pozo, no llego a herirse, pero no podía salir por si mismo, de lo profundo que era el mismo. Dicen los que lo oyeron, que el caballo gemía, como llorando de desespero, durante horas; mientras el ganadero buscaba una solución y no sabia lo que hacer.

Finalmente, el ganadero, tomo una decisión muy cruel: -El caballo ya es muy viejo y últimamente no le sacó ningún provecho, pensó en voz alta. Además, ese pozo es peligroso, así que solucionemos ambos problemas, con tierra taparemos el pozo y dejaremos enterrado bajo la misma el caballo, dejando de sufrir.

Después de una noche oscura y fría, amanecerá un día en que la luz del sol brillara

Pensando que no valía la pena esfuerzo alguno por sacar su caballo de dentro del pozo, aviso a sus jornaleros para ayudarlo a enterrar vivo el caballo y así tapar el pozo. Cada uno de ellos, pala en mano, comenzaron a echar tierra dentro del pozo.

El caballo, dándose cuenta de lo que estaban haciendo con el, volvió a gemir en el desespero de sentirse enterrado vivo. Pero para sorpresa de los presentes, el caballo comenzó a sacudirse la tierra que sobre el caía.

El ganadero, mirando para el fondo del pozo, quedo sorprendido con lo que estaba viendo; a cada palada de tierra que caía sobre su costado, el caballo la sacudía dando un paso sobre esa misma tierra que caía debajo de sus pies. Así, todos fueron testigos, el caballo consiguió llegar hasta la boca del pozo, y de un salto salir de allí trotando y relinchando de alegría.

CONCLUSION

La vida, ciertamente, nos echa mucha tierra, todo tipo de tierra, principalmente si estamos dentro de un pozo.

El secreto de salir del mismo, es sacudir la tierra que cae sobre nuestras espaldas y dar un paso sobre la misma. Cada uno de nuestros problemas es un escalón que nos hace subir, pudiendo salir de los pozos mas profundos si no nos damos por vencidos.

Usemos la tierra que nos echan encima, incluso cuando creen que conseguiran enterrarnos, para salir adelante.

Liberemos de todo sentimiento de odio nuestro corazón, nuestra mente de las preocupaciones, intentemos aceptar las problemas que nos surgen en la vida, pensando que con los mismos viene la solución y que mañana con certeza brillara un nuevo día en nuestra vida, siendo mejor que el de hoy....


Sobre esta noticia

Autor:
Seoane (19 noticias)
Visitas:
803
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Seoane (08/03/2010)

Que razon tienes Victor.
lo cierto es que de las dificultades siempre sacamos algún provecho.
Me alegro que te haya gustado
Un abrazo, amigo