Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

¡Se agota el tiempo…!

24/07/2013 19:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Quienes podemos ser emprendedores? Firmemente creo que todos, quienes deseen ganarse la vida decentemente y se encuentren ahogados, agotados de tanto excavar en las ruinas de la economía que les ha robado su trabajo, su vida

 

El mundo gira inmutable a todo. Cada día comienza en la misma forma, quizás con grandes expectativas que van desvaneciéndose a medida que avanzan las horas.

Millones de españoles nos acostamos con la ilusión de que el nuevo día podrá ser portador de buenas nuevas, sin embargo las expectativas caen en picada como las acciones de algunas empresas en la bolsa.

El tiempo se agota y las responsabilidades van ahogándonos. Como zombis deambulamos por la ciudad o por la red en busca de una oportunidad que nos permita ganarnos el sustento diario para si y para nuestras familias. Pero cada día es más difícil, existe innumerables factores que influyen en ello. Si hablamos de los jóvenes en búsqueda de su primera oportunidad siempre ha sido el pez que se muerde la cola. Los empresarios buscan personas mayores de 18 años con experiencia, y estos jóvenes que están acabando sus estudios y que acaban de hacerlo no poseen la experiencia. Los contratos concertados entre patronal, gobiernos y sindicatos son contratos basuras que solo buscan lucrar con ellos y generan más ganancias a los empresarios.

Si en cambio nos dirigimos hacia otro colectivo afectado por la “crisis de desempleo”, estaremos hablando de una  franja importante de la población activa de este país, que no ha sido tenido en cuenta en absoluto. Este grupo esta integrado por ciudadanos de mediana edad a edad madura, por definirlos de alguna manera, son quieren han nacido entre los años 1950 a 1965 que no tienen edad para jubilarse, pero al parecer para el mundo empresarial tampoco para conseguir un empleo decente que les permita solventar los gastos de su familia. Estamos hablando del colectivo más fuerte y que tiene “cargas” familiares importantes. Un colectivo que han dejado de lado y que ni siquiera pueden aspirar a encontrar un empleo porque con más de 40 años ya es difícil, inimaginable con más… Esta problemática ha sido soslayada deliberadamente, porque en la práctica hemos corroborado que “no hay opciones”.

Si han intentado de dar empuje a los “emprendedores”, con muchas “letras”, pero en realidad muy limitado. Si es una salida a la hora de auto-emplearse, si es un opción para salir del estancamiento, “SI”, pero no. ¿Por qué?, hay muchas respuestas a ello. Por ejemplo si se tiene entre 50 y 55 años y se pretende salir por la tangente buscando una salida laboral deambulando por el camino del emprendedor nos encontraremos con múltiples “NO” que nos frenaran antes de siquiera intentarlo.

Los millones de personas que son los denominados “parados de larga duración” si se tiran a la piscina de ojos cerrados corren el riesgo de encontrarla vacía. Y con ello me refiero a que no existen “ayudas reales” que nos permitan financiar un proyecto. Este es uno de los escoyos más difíciles de saltar.  El gobierno no ha previsto una línea de crédito “real” que permita que los emprendedores lleven a cabo sus proyectos financieramente hablando. El factor  financiero infiere directamente en todos los proyectos, por modesto que sea. Quienes han agotado su prestación por desempleo no poseen recursos económicos ni “créditos” que le faciliten la entrada al mercado de las Pymes. Teóricamente existen líneas de crédito como el ICO o algunas entidades bancarias que las facilitarían, pero la realidad es otra muy distinta. Esta nueva ley de emprendedores es otro timo, como lo es la reforma laboral, educativa o sanitaria. Están empeñados en “vendernos” espejitos por piedras preciosas y lo que esta gente, que se devana los sesos pensando, no se dan cuenta es  que “no somos tontos ni ignorantes”.

 Están convencidos que pueden engañarnos diciéndonos que ya no tendremos más problemas para montar una pequeña empresa por cuenta propia, porque tenemos más facilidades en cuanto a la “burrocracia”  del papeleo, pero  lo que realmente importa, eso sigue siendo una quimera. El capital que se necesita para comenzar un emprendimiento sigue siendo inviable. Obtener un crédito adecuado que nos permita capitalizarnos, surgir al mundo competitivo, subsistir y ayudar a reactivar la economía eso  en la “practica” no existe. Si existe en la teoría, adornado con pomposas palabras “vacías”. pero no es así para un colectivo que se ve afectado y muy afectado por el desempleo.

Quienes ya no perciben una prestación o tienen la suerte de recibir una ayuda de 450 euros que no da ni para pagar el alquiler, mucho menos para mantener una familia, cuando hay familias enteras que todos sus miembros están en paro o familias monoparentales que solo perciben ese ingreso. Es un despropósito que los “genios de la economía” no se den cuenta que “no están haciendo nada, absolutamente nada” para acabar con el desempleo. Sin embargo apuestan por el emprendedor porque es un colectivo fuerte que saben, puede llegar a ser decisivo a la hora de “reflotar la economía sumergida del país”. Pero sus “negociados” no les permiten allanar todos los caminos con créditos “reales” que permitan llevar a cabo  emprendimientos que efectivamente ayuden a ir paulatinamente “derrotando” al paro.

Ser emprendedores es una opción al auto empleo para quienes ya han agotado hasta sus esperanzas pero puede convertirse en otra quimera sin los medios adecuados

Se necesitan créditos “a medida” que permitan comenzar a andar los pequeños negocios y que le den oxigeno durante un lapso importante de tiempo, por ejemplo cinco años. Una línea de financiación que a la hora de amortizarlo sea a un interés bajo y un plazo prolongado en el tiempo. No estoy refiriéndome a un crédito “sin devolución” únicamente estoy insinuando la existencia de apertura de un grifo que abastezca a quienes deseen abandonar la pasividad del paro, y acabar con “la esclavitud laboral”. Como resultado se vería disminuida la tasa de paro, que esta disparada, la economía se reactivaría y el circulante volvería a deambular en la economía interna. Lo que no es posible es que los pequeños emprendedores dependan de las instituciones bancarias que darán su visto bueno únicamente a aquellos proyectos en los que ellos puedan “sacar una buena tajada”, a intereses de usura y con cláusulas que ahoguen  al emprendedor y no le permitan siquiera despegar. Además de ello solo podrán acceder a los créditos o prestamos quienes sean capaces de aportar un porcentaje del capital necesario, es decir que quien pretenda establecerse como empresa para comenzar a ganarse el pan, si no posee un capital no puede poner una empresa. Justamente lo que deberían buscar las autoridades, es proporcionarles las facilidades necesarias para que puedan comenzar a bracear en este mar embravecido por una crisis que nosotros no hemos buscado y que sí nos han convidado a la participación de la gran tarta, pero únicamente a la que corresponde a pagar por ella, no a la porción de beneficios.

La burbuja inmobiliaria “inflo” los bolsillos de constructores, empresarios, banqueros y políticos, sin mencionar a quienes también vieron favorecidos sus ingresos con adjudicaciones beneficiosas. Los bancos, a quienes todos hemos tenido que socorrer en épocas de crisis lucraron hasta mas no poder, sin embargo tuvieron que “tirar” de ayudas para no caer en pérdidas. Perdidas no las tuvieron simplemente tuvieron menos ganancias, si el gobierno corrió desmesuradamente en su ayuda para que no quebraran y por ende dejaran de pagar sus “impuestos” ¿Cómo es posible que no destine dinero “publico” para ayudar a los emprendedores? En definitiva está ayudando también al país a salir adelante, no está regalando nada, solo estaría financiando a pequeñas empresas a bajos intereses, que recuperaría a largo plazo, pero además se reactivaría la economía del país.

Para quienes permanecen en el paro y tienen un promedio de 50 años, si no reciben esta ayuda estan destinados a la bancarrota total, porque quienes no tengan ya su trabajo, difícilmente puedan acceder a uno que les permita “sobrevivir”. Las condicionantes están dadas de tal forma que solo favorecen a los empresarios, desmerece a la sociedad trabajadores y deprime la estabilidad al restar recursos.

No es posible llevar siempre las de ganar, no es posible que únicamente se busque el beneficio de unos pocos. La mayoría son quienes cimientan las bases de una sociedad y de la economía. Esto debe cambiar, la gran interrogante es ¿quién podrá ser capaz de hacerlo justamente?. Mi humilde respuesta es que no contamos con “mano de obra cualificada” capaz de hacer un giro de 180º como es necesario.

Se agota el tiempo, para todos, para la sociedad, para la economía, para la vida. Hay muchas personas al borde del abismo, donde solo vislumbran agonía y desazón. No es posible vivir en la incertidumbre que estamos viviendo la mayoría de quienes no vemos más que un gran muro de piedra delante. Miles de familias están “desahuciadas” pero no solamente despojadas de sus casas, de sus hogares, sino que han sido asoladas literalmente, desbastando sus vidas, sus ilusiones y lo que es peor su futuro y a nadie parece importarle. La política económica, la globalización que en su momento significó el  proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala que se expandió como una epidemia por todo el mundo ha fracasado, esta demodeé. Fue ideada para fortalecer más a un a las grandes potencias y a quienes tienen las riendas del sistema económico mundial. Ha engrandecido a unos pocos y a aniquilado a los más débiles, que paradójicamente son los más fuertes porque sin ellos nada es posible.

Mientras la política este abocada a querer “disfrazar” la realidad, a distraer la atención del ciudadano de los temas verdaderamente importantes, mientras este mas ocupada en “tapar” las consecuencias de determinados “actos” no es posible contar con políticos verdaderamente comprometidos que cumplan realmente sus promesas. Que mantengan su compromiso cuando lleguen al poder y que se consideren un salvoconducto del pueblo para realizar los cambios necesarios en beneficio de “todos” no de unos pocos.

No se usted que opina, pero mi humilde opinión consiste en que se acabe definitivamente con determinados favoritismos, y que se utilice el dinero del erario público en lo que es realmente el “erario público”, sus ciudadanos, sus habitantes, dignificando sus vidas a través de “trabajo”. Acá no estamos hablando de “ayudas” o “limosnas”. Nadie está mendigando nada, simplemente estamos interesados, muy interesados en hacer valer el derecho al trabajo honesto y justo que nos permita vivir dignamente, mantener a nuestras familias, el derecho a proporcionarle a nuestros hijos una educación y una cultura que les confiera un futuro más justo que el nuestro,   y poder aspirar a un retiro digno a tiempo y en forma.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
1278
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.