Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Senator Barajas (madrid)

8
- +
06/06/2018 13:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

SENATOR BARAJAS

Galeón 27

28042 Madrid

Habitación: 143

Fecha de entrada: 15/11/2017

Tarifa:

En el barrio del aeropuerto en una estrecha y arbolada calle en una calle llena de curvas, rotondas y requiebros, a un paso de las terminales y conectado con estas con un shuttle encontramos bajo la bandera de Senador el mítico y antiguo Tryp Diana. Poco parece haber cambiado desde entonces, del que fue uno de los primeros hoteles del aeródromo madrileño.

El edificio, de 7 plantas con balcones da una sensación de antiguo con algunos desconchones en la fachada y una acera olvidada por el Ayuntamiento. Poco ayuda la cantidad de negocios (bares, cafeterías, tiendas, rent a car, periódicos...) que pueblan sus bajos con entradas tanto desde la calle como desde el interior de la recepción y que llenan esta de ruidos, voces y jolgorio.

Antes de entrar en la recepción debemos saltar tres pequeñas escalerillas con una rampa a la derecha para las maletas, todo ello bastante desgastado. La luz fría, incrementa el desasosiego. A la izquierda, el potente mostrador de recepción, de mármol blanco con algo de iluminación en la parte de abajo. Tres puestos de trabajo quizá demasiado juntos. Sobre el mismo, las pantallas de los ordenadores y varios folletos y carteles con servicios del hotel. El recepcionista que nos atiende nos indica que se les han borrado todas las reservas y que no va a poder encontrar la nuestra sin un documento, que no tenemos. Al final, la encuentra. Copia de datos del DNI. Nos entrega la llave con el bienvenida de papel en el que nos indica el horario del desayuno (¡desde las 5.30!) y un papelito con la clave del WiFi. Cuesta bastante conseguir conectar a la red los equipos, pero una vez conectados, la Red funciona veloz aunque con cortes esporádicos.

Unos pasos más a la derecha, tras otras escaleritas de mármol negro (dejando atrás el claro) encontramos los tres ascensores que prestan servicio. Nuevos, modernos y cuidados. Con algunos carteles de los servicios de restauración del hotel. Las puertas se abren en la primera planta a un recibidor con suelo moderno porcelánico en tono metalizado. Enfrente una pared de estuco color crema con un espejo y los carteles (los antiguos del Tryp) indicando la dirección de las habitaciones. El pasillo está totalmente cubierto de telas (sábanas, toallas, cortinas...). Deben estar arreglando alguna habitación. Bajo las telas, una moqueta en tonos grises bastante cuidada. A derecha e izquierda se abren las puertas de las habitaciones, en madera oscura algo pasada de moda. La luz del pasillo es generosa pero poco efectista.

Tras la puerta de la habitación el suelo pasa a ser de madera, brillante y cuidada. A largas lamas. Alguna junta está más separada de lo que debería. Paredes de caduco estuco blanco. A la izquierda, la ranura de la llave y la Puerta del baño. Quizá algo estrecha y que ajusta mal con el marco. A la derecha un minúsculo armario de puertas correderas con espejo desencajadas. Una inutilizable, salvo que uno quiera arriesgarse a que se le venga encima. Dentro una balda, un colgador de perchas (antirrobo) corto y la caja fuerte. Un paso más allá, el dormitorio.

La luz, el desgastado y trabajado mobiliario (de madera clara brillante con numerosas marcas de cigarrillos), la pared... sigue ofreciendo esa sensación de "rancio" y "caduco" que ya ofrecía la recepción. A la derecha, y de seguido, hay un maletero de madera. Sobre él, un aburrido cuadro. A continuación un pequeño escritorio sobre el que cuelga un espejo y descansan varios folletos del hotel y una televisión plana. Debajo, la silla es una incomodísima banqueta que hace misión imposible el trabajar allí, y junto a ella, un minibar con cuatro botellas de agua mineral cortesía del hotel (¡bien!).

Toda la pared del fondo es una inmensa terraza con vistas a la puerta principal. Protegida por una cortina de tela color arena y un foscurit desvencijado, tanto que resulta difícil cerrarlo del todo y por la junta del medio de los dos tramos se cuela la luz de la mañana (y de las farolas de la noche). Junto a la ventana, una butaca en color arena de tela y madera, con una pequeña mesa redonda de centro.

La cama es enorme, blanca, con un plaid negro algo sucio. Dos almohadas. Un suave nórdico. Colchón cómodo. El descanso resulta sencillo. No se escucha ni el pasillo ni las habitaciones contiguas. Y la calle resulta tranquila como para que haya ruidos. La cama se empotra en un cabecero con sendas mesillas -con cajón- a cada lado de la misma madera que el resto del mobiliario. Sobre una, el teléfono. En ambas, enchufes para los aparatos electrónicos e interruptores para todas las luces. El aire acondicionado funciona con un sencillo display que permite seleccionar la temperatura con una rueda, la potencia con un selector, y el encendido y apagado. Resulta muy eficaz, aunque bastante sonoro. Los alrededores de la rejilla por la que sale el aire están muy deteriorados con la pintura desconchada, manchas de humedad...

El baño es un poco aburrido. Pero grande. Porcelana marrón clara en paredes y suelo (con un ribete negro). A la derecha inodoro y bidet. De frente, la encimera de mármol negro con el lavabo blanco incrustado y sobre él un gran espejo. Delante de la encimera, en una barra, dos toallas de lavabo, que junto con las dos de ducha que se ofrecen en un toallero de la bañera completan el set de lencería. Las toallas son correctas sin más. Quizá las de ducha sean demasiado "sencillas" y con un tamaño un poco justo.

El grifo del lavabo funciona bien. Tiene una consistencia algo plastificada. El caudal y la presión van justitos, pero la temperatura es envidiable. A la derecha, un flojo secador de pelo y a la izquierda, un espejo de afeitado de aumento. Sobre la encimera, en una bandeja de metacrilato, se ofrece un colorido set de amenities con champú, gel, crema corporal, peine, pañuelos de papel, gorro de ducha... todo ello envasado con la imagen corporativa de la cadena.

La bañera es nueva, seguramente metida dentro de la antigua, porque dentro uno queda como elevado. El techo, ya de por sí bajo, llega incluso a agobiar. La grifería es nueva, y funciona correctamente tanto en caudal como presión y temperatura. Junto a la ducha hay un respiradero bastante sucio con restos de goma marrón. La mampara de cristal que protege la ducha se mueve excesivamente hacia afuera y si no tenemos cuidado podemos poner el baño perdido. Una parte del techo es practicable, posiblemente para acceder a los equipos de climatización. Cuando estos están encendidos vibran demasiado las placas de esa zona. La fría mañana lo es todavía más en el baño, que carece de cualquier elemento calefactor. Para colmo, al encender el aire de la habitación, hay un retorno de aire frío al baño.

Salimos tan temprano que aunque hay desayuno desde las 5.30, no conseguimos probarlo. En el mostrador, rápidamente comprueban que todo está en orden para la salida y aunque sin demasiado entusiasmo, se despiden con un "buen viaje".

Calidad/precio:

Servicio: 6

Ambiente: 6

Habitación: 7

Baño: 7

Estado de conservación: 5.5

Desayuno:

Valoración General: 6


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (111 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
129
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.