Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Pardo escriba una noticia?

Un Séneca camino de La Moncloa

06/04/2016 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El colmo de la cachaza es esperar a que la repetición de elecciones permita al PP formar Gobierno con el partido que, tras firmar un acuerdo con el PSOE, está en disposición de mejorar sus resultados del 20-D. Ciudadanos, como las otras dos formaciones que salen en la tele, ha protagonizado idas y venidas, brujuleado y rectificado, pero no ha incurrido en contradicciones. Su acercamiento al PSOE fue una opción sensata y estratégica. Aunque el grueso de sus votantes venga del PP, estaban allí de paso. Y como no es una excepción, también tiene dos almas, la catalano-andaluza y la castellano-valenciana. Ya sólo puede crecer por la izquierda. El doble error de Rajoy fue no conservar al votante progresista aun gobernando para no turbarle y creer que la realidad la constituyen los hechos y no su representación. En tiempos líquidos, de teatralización y realidad virtual, Rajoy es lo más sólido que nos queda, y su envergadura aumenta cuando se compara según con quién. No es suficiente. Y menos en un mundo de ficción. A la audiencia le pirran las poses y los sofismas. Quizás por eso Rajoy incomode. Dijo Feijóo en La linterna de COPE que se valora más un tuit que un presupuesto bien hecho. Precisamente Feijóo es la "víctima más reluciente del marianismo reinante", escribió Colmenarejo en 'ABC'. Rajoy lo petrifica todo y ha encadenado a Feijóo a la Xunta. Ha creado un clima según el cual los cambios desestabilizan. El resto se desplaza sin ton ni son. No es que Rajoy huya de la improvisación, es que elude el movimiento. Al final siempre es tarde para cambiar de rumbo y nunca lo es para esperar. Lucía Méndez resumió así toda una filosofía de la quietud: Feijóo "no ha sido dueño de su destino". En eso consiste el marianismo, en mantenerse al límite del senequismo y la parsimonia mientras los demás se aproximan a su abismo. El vértigo devuelve la calma y la razón. Por eso a Rajoy no le importa que Sánchez zascandilee con Iglesias. Quien le conoce bien sabe que resistirá, como mínimo y como sea, hasta el 26-J.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Juan Pardo (3169 noticias)
Fuente:
blogdejuanpardo.blogspot.com
Visitas:
476
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.