Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manelprofessor escriba una noticia?

La sentencia del reparto al 50% de la hipoteca en divorciados abre la puerta a revisar cada caso

26/04/2011 10:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

■ Gracias a una doctrina fijada por el Tribunal Supremo, en la que considera el pago de la hipoteca como una deuda de bienes gananciales y no una carga matrimonial

Viviendas

El sueldo de las parejas divorciadas ha dejado de ser un hándicap en el pago de una hipoteca. A partir de ahora, los divorciados que se encuentren en situación de bienes gananciales y con una hipoteca de por medio podrían pedir una revisión de las medidas (marcadas en el momento del divorcio) para empezar a pagar a medias las cuotas de dicha hipoteca sin entrar a valorar el sueldo de cada uno.

Una Sentencia del Tribunal Supremo sienta doctrina (existiendo, por lo tanto, jurisprudencia) en los casos en que las parejas divorciadas no pagaban por igual la cuota de la hipoteca. El Supremo justifica esta doctrina diciendo que el pago de la hipoteca no se considera "una carga del matrimonio", sino "una deuda de la sociedad de gananciales" (aquellos bienes que están a nombre de los dos).

Podría aumentar el número de divorciados que empiecen a pedir una revisión La doctrina abre la puerta también a aquellas exparejas en las que una de las partes estaba pagando un porcentaje mayor que el otro en la cuota de la hipoteca, según lo acordado por el juez en su sentencia de divorcio, que establece un pago en función del nivel de ingresos de cada uno.

Pidiendo una revisión de las medidas basándose en esta doctrina (y siempre y cuando fuese aceptada por el juez correspondiente) ambos pasarían repartirse el pago al 50%.

Esta petición no supone complicación alguna, basta con acudir con un abogado al juzgado de familia correspondiente y hacer un escrito. "Otra cosa es que el juez acepte esa modificación", dice Vera Grande, abogada matrimonialista de Madrid. "Yo creo que no prosperaría", añade Grande, ya que para pedir una modificación de medidas "tendría que haber además un cambio de circunstancia en el solicitante" (cobrar menos que antes del divorcio o quedarse en el paro, por ejemplo).

¿Es por lo tanto recomendable iniciar un trámite de estas características? "Ni se recomienda ni se dejan de recomendar", contesta Juan Luis Rubio, presidente de la Asociación de padres de familia separados, porque en todo caso "no está garantizado que te lo vayan a conceder, y pedir una revisión también supone un gasto de abogados, etc., que igual no compensa", asegura Rubio.

Sí que es cierto, dice Rubio, que podría aumentar el número de divorciados perjudicados en el pago de la hipoteca que empiecen a pedir una revisión de las medidas. Rosa de Castro, magistrada del Supremo, asegura que "ahora mismo ya está habiendo muchas peticiones de modificación de medidas" sin tener en cuenta esta doctrina fijada por el alto tribunal.

Mayor igualdad

El presidente de la Asociación de padres de familia separados opina que con una doctrina como ésta, "se está ratificando la verdadera igualdad".

Esta doctrina ratifica la verdadera igualdad Sin embargo, la abogada matrimonialista Vera Grande cree que el Supremo tendría que sentar doctrina a la hora de la liquidación de los bienes gananciales: "Se debería obligar a que la vivienda se ponga a la venta y repartirse luego el dinero para que las dos partes estén así en situación de igualdad, antes que meterse a pagar a medias la hipoteca o pedir una revisión de medidas".

Esta opción es la que llevan reclamando desde hace tiempo la Asociación de padres de familia separados, "así cada uno podría rehacer su vida tras el divorcio y no se utiliza a los niños como pretexto para quedarse a vivir en esa vivienda".

Aumento de los embargos

La consecuencia principal que tiene el pagar la hipoteca a medias es que uno de los excónyuges no pueda hacer frente a la mitad del pago, pudiendo llegar a producirse un embargo de la vivienda. "Hoy en día los divorcios perjudican", dice la abogada Vera Grande, ya que la crisis económica ha dejado a mucha gente en paro "que apenas tiene dinero para vivir de alquiler y a mayores ahora tiene que pagar el 50% de una hipoteca", añade.

Hoy en día los divorcios perjudican Esto se refleja también en una caída considerable en los últimos años en el número de divorcios en España. Según datos de los tribunales superiores de Justicia correspondientes a 2009, se contabilizaron 115.940 rupturas matrimoniales definitivas (divorcios), de las cuales 68.373 fueron de mutuo acuerdo, lo que supone una reducción del 7, 4% respecto a 2008, y las otras 47.567 se dictaminaron sin consenso, un 0, 8% menos que el año anterior.

Pese a todo, los embargos "estarán cada vez más presentes" en los casos de divorcios con el pago de hipotecas de por medio "acentuando aún más la crisis inmobiliaria", sentencia Grande.


Sobre esta noticia

Autor:
Manelprofessor (5502 noticias)
Visitas:
2990
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.