Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Al servicio del consumidor: El secreto del éxito de Walt Disney

10
- +
18/12/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl 5 de diciembre es el cumpleaños de Walt Disney, y más de cincuenta años después de su muerte, la reputación de Disney es bien merecida. Después de todo, fue el creador de Mickey Mouse y de una veintena de adorables personajes animados; fue pionero en añadir sonido y color a las películas; creó el largometraje de animación completo; inventó el concepto de programación infantil para televisión con The Mickey Mouse Club; y construyó el primer parque temático del mundo con la creación de Disneylandia.

Pero nunca perdió de vista la importancia de servir a los consumidores.

Ludwig von Mises ilustró cómo, incluso si los empresarios dirigen el barco de la economía, están obligados a servir a los consumidores. Mises escribió en La acción humana:

La dirección de todos los asuntos económicos es en la sociedad de mercado una tarea de los empresarios. El suyo es el control de la producción. Ellos están al timón y dirigen el barco. Un observador superficial creería que son supremos. Pero no lo son. Están obligados a obedecer incondicionalmente las órdenes del capitán. El capitán es el consumidor. Ni los empresarios, ni los agricultores, ni los capitalistas determinan lo que hay que producir. Los consumidores lo hacen. Si un empresario no obedece estrictamente las órdenes del público tal y como le son transmitidas por la estructura de los precios de mercado, sufre pérdidas, se declara en quiebra y, por lo tanto, es despojado de su eminente posición al mando. Otros hombres que lo hicieron mejor para satisfacer la demanda de los consumidores lo reemplazan.

Los consumidores nunca dejan de querer mejores productos a precios más bajos para satisfacer sus deseos. En un mundo de competencia y de insaciable demanda de los consumidores de satisfactores de valor y de cumplimiento de valores, ninguna organización puede permanecer inmóvil por mucho tiempo. No importa cuán brillante o pequeña sea una innovación, otros empresarios están dispuestos a copiarla y mejorarla para ganar consumidores y beneficios, diluyendo así el valor de mercado de innovaciones anteriores.

Hablando metafóricamente, el mercado recompensa con riqueza las innovaciones que aprueba. Los compradores están dispuestos y deseosos de cambiar algo que tienen por algo que consideran de mayor valor. Los vendedores están dispuestos y deseosos de hacer lo mismo. El resultado es un intercambio voluntario de valor, en el que ambas partes de la transacción inmediata se benefician, así como todas las partes en el largo camino de producción económica y trabajo que se requería para permitir la compra final por parte del consumidor.

El crecimiento profesional de Walt Disney fue similar al de la mayoría de los empresarios, comenzando con medios muy modestos y creando algo nuevo que otros encuentran valioso y están dispuestos a pagar. Cuando la demanda es alta y el producto puede ser entregado de manera rentable, los empresarios pueden llegar a ser ricos muy rápidamente. Walt y el estudio lucharon durante años para tener éxito financiero, desde sus comienzos en Kansas City, Missouri, a principios de la década de los veinte, hasta la creación de los personajes de Oswald el Conejo Afortunado y Mickey Mouse. Siempre estaba luchando por innovar de una manera u otra con nuevas ideas y técnicas de producción para crear un producto de calidad más valorado para entretener a las audiencias y eliminar la presión de cumplir con la nómina de pago de una semana a otra. Con cada nueva innovación, nuevas formas de crear y hacer las cosas reemplazan a las antiguas en un proceso de mejora continua y destrucción creativa.

Cada etapa del éxito de Walt fue el resultado de crear y entregar algo nuevo que fue altamente valorado, no sólo por Walt y su equipo, sino sobre todo por los cines y los consumidores que van al cine. Al principio eran dibujos animados en blanco y negro de cuentos de hadas silenciosos Laugh-O-gram que produjo en Kansas City, seguidos por Comedias de Alicia y luego por Oswald el Conejo Afortunado. Esto llevó al gran éxito y fenómeno de Mickey Mouse, y más tarde de otros personajes, en particular del Pato Donald.

A diferencia de muchos otros en el negocio de las caricaturas, que lanzaban los mismos productos en múltiples variaciones a un consumidor cada vez más desinteresado, Disney continuó innovando en calidad, sonido y color, a medida que las nuevas tecnologías se hicieron disponibles y los gustos del público evolucionaron. Esto le permitió cobrar precios más altos, lo que le permitió ganar más dinero para invertir en más innovación y mejoras en la calidad.

No fue hasta que Disney creó, y el público aceptó, la brillantez de algo completamente nuevo, un largometraje de animación emocional y visualmente atractivo, que Walt Disney Productions recibió un aumento drástico en la entrada de dinero por la compra de entradas. Aunque Walt fundó el Disney Brothers Studio con su hermano mayor Roy en el garaje de su tío Robert en Los Ángeles en 1923, no fue hasta 1938, cuando el público aceptó a Blancanieves y los Siete Enanitos, que Walt y Roy finalmente pudieron dejar atrás sus preocupaciones económicas (al menos por un tiempo).

Al comprar boletos para ver a Blancanieves, los consumidores inadvertidamente hicieron ricos a los creadores de ese producto; inadvertidamente porque los asistentes al cine no piensan ni les importa a quiénes están haciendo ricos o pobres cuando eligen a los consumidores. Podrían haber decidido fácilmente evitar una película de animación, como la mayoría de los estudios y expertos de la industria predijeron y esperaron. Si hubiera sido así, después de haber pasado años desarrollando y animando la película, Blancanieves habría llevado a la bancarrota el estudio de Disney. En cambio, Walt Disney fue ricamente recompensado por sus riesgos. Sus empleados, proveedores, inversionistas y socios del canal de distribución también fueron recompensados por la visión, el coraje y la asunción de riesgos empresariales de Walt.

En este ejemplo, se puede ver cómo existe una armonía de intereses en la búsqueda voluntaria de valores tanto dentro de las organizaciones como en toda la sociedad. Los empresarios y capitalistas invierten en infraestructura de producción y pagan salarios a quienes contribuyen como empleados, cada uno en busca de sus propios intereses y valores económicos y personales.

George Reisman identifica los elementos esenciales de los principales impulsores y titanes de negocios como proveedores de «inteligencia de orientación y dirección al más alto nivel en el proceso productivo» para lograr el objetivo de producir un producto, crear clientes y lograr beneficios.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1868 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
397
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.