Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Montserrat Gutiérrez escriba una noticia?

Los servicios básicos en España están en tan solo unas pocas manos privadas

07/03/2013 11:56

1 No hay donde elegir: ¿teléfono?, pues Telefónica, Orange, Vodafone... ¿es que hay más?. ¿Energía?, pues Iberdrola, Endesa, Gas Natural... ¿es que hay otras?. ¿Bancos?, sí, hay muchos, pero todos son iguales..

1

En España, a pesar de la regulación, hace tiempo que se están creando oligopolios en algunos sectores a falta de una competencia de mercado factible.

El oligopolio de la tierra

De forma natural o premeditada, con la crisis o sin ella, lo cierto es que las mayores empresas de cada sector se ponen de acuerdo para conseguir para conseguir sus objetivos con respecto al mercado que les demanda productos, y con ello, más dinero, más cuota de mercado y, en definitiva, un mejor posicionamiento estratégico.

Los oligopolios son algo que en muchos casos surge porque es complejo montar otra empresa en dicho sector. No son malos, si los precios son asumibles, pero cuando se montan el “chiringuito” y sablean sin compasión destrozan el mercado.

Si contamos las cadenas de supermercados en España no salen más de diez. Con este panorama hacen lo que quieren con sus proveedores, puesto que en algunos casos dependen casi exclusivamente de dichas superficies. Los productores estuvieron encantados con el aumento de demanda producida por dichas grandes superficies, pero ahora se dan cuentas que o les bailas el agua o te sacan del mercado.

El oligopolio de la tierra tiene su materialización en los latifundios. En las comunidades de Extremadura y Andalucía los latifundios, hoy día, suponen más del 40% de las tierras. Esta concentración de tierras supone un lastre para el desarrollo económico de las zonas rurales, y además, provocan una elevada tasa de paro estructural entre las gentes del campo, ya que la mayor parte del bien productivo (el suelo) está sin uso.

Como ejemplo de la acumulación de suelo que existe en España, en un estudio de Intermon-Oxfam se recordaba que la Comisión Europea destinaba el 80% de las ayudas agrícolas que venían a España al 20% de las grandes explotaciones. Es decir, 7 terratenientes españoles cobraban al año lo mismo que unas 12.700 pequeñas explotaciones agrarias: Hermanos Mora-Figueroa Domecq 3, 6 millones de euros; Hermanos Hernández-Barrera 4, 4 millones de euros; Nicolás Osuna García 2, 29 millones de euros; Cayetana Fitz James Stuart e hijos 1, 8 millones de euros; Iñigo Arteaga Martín 1, 75 millones de euros; Hermanos López de la Puerta 1, 45 millones de euros; Samuel Flores 1, 10 millones de euros. Total: 16, 39 millones de euros.

En la distribución española encontramos dos grupos de grandes distribuidores: por un lado, los grandes supermercados que actúan como centrales de compra para sus propios establecimientos de comercialización y que son: Carrefour, Mercadona, Eroski, Auchan y el Corte Ingles, englobarlos bajo las siglas GDA (Gran Distribución Alimentaria) y por otro lado, dos grandes centrales de compra, como son Euromandi e IFA.

Actualmente, se estima que las empresas englobadas bajo las siglas GDA + Euromandi+IFA controlan más del 80% de la distribución alimentaria de España.

Estos oligopolios imponen los precios de compra a los pequeños productores agrícolas o ganaderos provocando situaciones tan conocidas como que, en todas las campañas agrícolas, haya agricultores que dejen las cosechas pudrir en el campo porque el precio de recogerlas excede al que se le va a pagar por ella.

La COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) ha denunciado en múltiples ocasiones la manipulación pactada de los precios por parte de las grandes cadenas de distribución y que dichos procesos de manipulación de precios ocurrían con la complicidad del gobierno y de las diferentes comisiones nacionales de la competencia, que no intervienen.

En España, más del 81, 9% de las compras de alimentos se realizan a través de los llamados “canales dinámicos”, es decir, de los grandes supermercados e hipermercados de autoservicio. Esta concentración hace que 7 empresas controlen 3 de cada 4 alimentos que compramos o que una única empresa, como Carrefour, controle 1 de cada 4 alimentos que compramos.

Se pueden señalar varios oligopolios importantes establecidos desde hace algunos años en España

Las consecuencias de este Oligopolio son diversas: la implantación de grandes superficies perjudican de forma severa la economía local, y además, son las grandes superficies las que imponen los precios a los consumidores. Según datos de la COAG, por ejemplo, las grandes superficies presentan unos precios superiores en un 19% a la media en frutas y verduras.

Pero además de la imposición de precio, las grandes superficies también imponen los hábitos de consumo por nuestro ritmo de vida. En esta línea, las GDA permiten realizar comprar quincenales o mensuales, sustituyendo la compra diaria/semanal que se realizaba en la tienda tradicional.

Estas grandes superficies tienen detrás equipos de psicólogos, a los que pagan cientos de millones de euros, que estudian a los consumidores para minimizar la libre elección y para rediseñar sus establecimientos para hacerlos “más productivos”. En este sentido, 2 de cada 10 consumidores reconocen gastar más de lo que tenían previsto al entrar al supermercado. Las compras por impulso tienen una importancia vital para estas grandes empresas donde otro estudio cifra en un 20% el gasto por encima del previsto cuando un consumidor sale por la puerta de los supermercados

O lo tomas o lo dejas

Otro sector de concentración importante lo encontramos las telecomunicaciones. Las tres mayores compañías de telecomunicación en España concentran más del 81% de la cuota de mercado.

Dicho oligopolio está fomentado en la posición de predominio por Telefónica (dueña de la inmensa mayoría del cableado) que cobra a las otras operadoras por usar sus infraestructuras (conteniendo por ello los precios donde a ella le interesa). En opinión de algunos expertos, este oligopolio es mantenido fuertemente por el Estado. Pero hay otras como Abertis, Airtel, Atento Teleservicios, Cableuropa, Correos Telecom, Euskatel, Ibys, Ikudri, Prisa TV, R (telecomunicaciones), T-System Iberia, Terra Networks, Ufinet, ESIC-We Sell It Consúltanos o Yoigo.

Los expertos aseguran que al sector de las energéticas lo han hecho complejo a propósito en cuanto a regulación y estructura insinuando que se trató de una manera preparada para estructurar el oligopolio.

Así, consideran, Iberdrola, Gas Natural Endesa, Unión Fenosa, EDP y E.ON, que mueven más del 80% de la energía en España, y el 90% de la venta o comercialización, y se pueden poner de acuerdo para pactar los precios. En la subasta de precios, los que compran y los que venden son los mismos, afirman, dando por hecho que no existe libertad en el marcado, añadiendo que expulsan a la competencia.

Comentan igualmente que las grandes compañías extranjeras han estado en el mercado español y se han ido, porque este mercado no les interesa por las dificultades existentes para liberalizar el sector. Y es que, en este campo de juego hay actores muy poderosos al igual que las compañías petroleras, otro oligopolio donde entre Repsol, Cepsa y BP se reparten el pastel junto con Campsa, tras el fin del monopolio de esta.

En España, ocho corporaciones ocupan casi el 100% del mercado de la información. Estos grupos son: Vocento, Prisa, Godó, Unidad Editorial, Zeta, Planeta, Gamp y Cope. Todos ellos con sus publicaciones de tirada nacional, regional o local, emisoras de radio y televisiones.

Evidentemente, cuanto menor es el número de empresas, en el sector que sea, mayor será su capacidad de influir sobre el mercado y los consumidores.

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Without... (08/03/2013)

España sigue siendo un fiel reflejo del cortijo y de las vivencias que vimos en "Los santos inocentes", o en "La escopeta Nacional", pasan los años, evolucionamos, pero el fondo sigue siendo el mismo. No hay ninguna duda.