Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

Sevilla cree que "la mayoría" de aspectos anulados por el TC "se pueden hacer" mediante normas estatales

12/07/2010 14:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ex ministro socialista Jordi Sevilla, que ocupaba la cartera de Administraciones Públicas cuando se aprobó el 'Estatut', está convencido de que "la mayoría de cosas" que el Tribunal Constitucional (TC) ha anulado en el texto "se pueden hacer", pero a través de normas aprobadas de forma "unilateral" por el Estado central y no "pactada", como es el caso del Estatuto de Autonomía.

En un comentario publicado en su 'blog' y recogido por Europa Press, Sevilla concluye que el TC "establece una especie de Estatuto de Autonomía del Estado central" al precisar que tiene "competencias exclusivas" a las que "no puede renunciar" ni "delegar" a través de un Estatuto.

El ex ministro afirma no compartir esta interpretación del tribunal, pero la acata porque "las reglas del juego" dicen que, en caso de duda sobre asuntos "constitucionalmente discutibles", la "opinión cualificada" es la del TC.

En cuanto a los aspectos que podrán recuperarse porque son inconstitucionales por su "continente" y no por su "contenido", subraya que eso es lo que sucede con la ordenación del Poder Judicial o los criterios de nivelación en el sistema de financiación autonómica.

Así, augura que la "repercusión práctica" de la sentencia para los ciudadanos y para el autogobierno de Cataluña será "mínima", de manera que "nada" de lo que ahora mismo se está haciendo "dejará de hacerse" y "casi nada de lo que se podría querer hacer, se verá alterado".

"INGENIOSA, CONSTRUCTIVA Y HÁBIL"

El ex ministro califica la sentencia de "ingeniosa, constructiva y hábil" y cree que "no altera de manera esencial" el contenido del 'Estatut', de manera que no es "ningún retroceso" sino que avala "una reinterpretación del Estado de las Autonomías mucho más federalizante".

Por eso, cree que "se está exagerando en la reacción" contra la sentencia, cosa que atribuye en parte al "procedimiento" (cuatro años para dictaminar sobre una ley aprobada en referéndum) y también al "clima preelectoral" de la comunidad.

Para Sevilla, los que "más ruido están haciendo en defensa del Estatut" son los que votaron en contra por considerarlo "escaso" (en referencia a ERC) y, además, no cabe hablar de "cambio en las reglas del juego", como si los 200 artículos que quedan "inalterados" dejasen de tener valor, o ya no fuese válido lo que dice el preámbulo o como si "toda la esencia útil y válida" del texto estuviese en los 14 artículos declarados inconstitucionales.

Además, sostiene que "quienes ha perdido, de verdad" con la sentencia son los 'populares' porque el TC les ha dado un "varapalo" y añade que "tal vez por eso, tienen tantas ganas de pasar página del asunto.

"DAR EL SALTO FEDERAL"

A su juicio, ahora "queda mucho por hacer", entre otras cosas, responder al "reto" que plantean los mercados internacionales y la globalización al viejo concepto de "soberanía nacional" (ya sea española o catalana) y "dar el salto federal que España necesita para articular sus espacios de cooperación y de trabajo en común, reformando el Senado por ejemplo".

"Entre todos. Como si fuéramos la selección nacional de fútbol. Cada uno con sus características y hechos diferenciales, pero todos jugando a lo mismo, sin privilegios. La sentencia nos debería incitar a ello", apela el ex ministro.

NO SE PRETENDÍA ALTERAR LA CONSTITUCIÓN

Por otro lado, el ex ministro comenta algunos aspectos en los que el TC, a su juicio, ha decidido "poner una venda" para limitar interpretaciones soberanistas del Estatut aunque, a su juicio, "la letra del Estatut aprobado no tenía ese sesgo".

En concreto, recuerda que como ministro siempre defendió que el Gobierno no pretendía alterar a través de un Estatuto el artículo 2 de la Constitución ("la indisoluble unidad de la nación española"), "aunque ahora el tribunal haya creído necesario remarcarlo".

En la misma línea, remarca que en el pacto estatutario "no estaba presente" la posibilidad de una "lectura soberanista o asimétrica de la Constitución, con autonomías de primera y de segunda", algo que, en cualquier caso, el TC "siega de raíz" al matizar la bilateralidad y dejar claro que el Defensor del Pueblo actúa en todo el territorio o que el castellano debe estar en pie de igualdad con cualquier otra lengua propia.

Sevilla dice entender "la frustración de los que así piensan", de igual manera que "cuando el Parlamento de la Nación rechazó el plan soberanista de Ibarretxe".

Al ex dirigente socialista, por otro lado, le parece "acertada" la tesis del TC de dejar claro que la autonomía catalana se basa en la Constitución de 1978 y no que ésta recupere "una especie de autonomía histórica fluctuante". "Todos tenemos historia, pero la democracia actual y sus derechos nacen con la Constitución de 1978", remacha.

Tampoco objeta el hecho de que el TC haya dicho que "desde un punto de vista jurídico, España es 'sólo' una Nación compuesta por nacionalidades", aunque admita que "España puede ser entendida, vivida y sentida como una Nación de naciones". "Bien, nadie legisla los sentimientos", resume Sevilla.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
65
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.