Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Sobre el Kaiser

03/10/2010 23:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

todo porque mi amiga SilF1 hizo otro post al respecto del tan conocido Kaiser...

el veinte de abril de 1978 conocí al Kaiser;   un pastor alemán negro y brillante, sin apariencia de ser muy agresivo.

Para delicia de mi inocencia, podía montarlo como a un caballo, y salía disparado a perseguir a los pieles rojas por el jardín trasero de casa. No le faltaba tamaño, y era muy bueno a la hora de hacer una curva, pero tenía un problema: el momento menos pensado te lanzaba al piso y salía por delante con la mayor cara de inocencia. no adelantaba castigarlo y advertirlo, aceptaba de buen grado el compromiso de perseguir a los pieles rojas, a los ingleses de Hastings o a los samurais enemigos, pero tarde o temprano haría alguna travesura.

En una de esas batallas, cuando en una calle apretada me lanzó contra la pared, salió como siempre hecho el inocente. en estos momentos repaso la cicatriz de doce puntos en mi frente, y recuerdo el golpe vivido pero con cariño: hacer este tipo de escenas dudosas era parte del juego.  Kaiser era básicamente un canalla, que se perdía por días pero aparecía ladrando a la medianoche, con mi padre jurando a gritos que iba a regalar ese perro de Mi%> #$*#, pero siempre dándole una otra oportunidad. Era un animal descaradamente sinverguenza, pero irremediablemente encantador, por eso todo se le perdonaba al personaje central del jardín trasero.

Un día se perdió y no apareció una semana. no recuerdo bien los detalles de la búsqueda, que incluyeron interminables llamadas telefónicas (imprimir un cartel estaba fuera de nuestras posibilidades) pero finalmente conseguimos ubicarlo a cinco calles de la que debía de ser también su casa: estaba rondando una alemana en celo, una semejante rubia de dos años de edad.  Fué el fin! Kaiser se fué a vivir con la Rubia, abandonó la persecusión de samurais para siempre y me dejó varias sesiones con el psicólogo para aceptar la pérdida (debe haber sido otra cosa pero así lo recuerdo).

Copyright Mio (viste Martín?) No volvió a cabalgar en casa, pero si lo hubiera hecho serían recuerdos muy queridos. Ya estaba viejo y no aguantaba mucho tiempo la carrera, habría sido fácilmente sobrepasado por los Poodles; pero igualmente hubiera disfrutado tenerlo persiguiendo a los ingleses de Hastings. Si hubiera vuelto, traído por la pasión de batallar japoneses, podría haber dicho que era un auténtico guerrero: uno que solo se rinde cuando queda UN ejército en el campo.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
175
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.