Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Sobre la hipocresía (hypocrisis)

18/02/2010 12:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Isaac Cabrera Bofill

Aristóteles dijo una vez que "no se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto", y mucha razón tenía nuestro tan querido y estudiado filósofo griego. Afirmación que a día de hoy no ha perdido su juicio y muy probablemente nunca lo pierda. Son de esas frases que perduran en la historia del Hombre porque pertenece a la naturaleza del mismo. Y más que un atributo es una enfermedad que parece ser contagiosa o simplemente que todos padecemos sin que nos demos cuenta de ello. Aunque también es verdad que puede ser considerada como virtud, pues Francisco de Quevedo diría en su momento que "la hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política".

La Real Academia Española (RAE), en su vigésima segunda edición del diccionario, define hipocresía como "Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan" (1). O lo que es lo mismo, podríamos decir que la hipocresía es la supuesta virtud de exponer al oyente una serie de hechos u opiniones que en realidad nada tienen que ver con lo que realmente es. Digamos que es el arte del engaño, de la mentira más sucia que un individuo puede llevar a la práctica. Sin embargo, la hipocresía también puede ser utilizada para intentar esconder algo que no queremos que el resto conozca, al igual que también podemos estar ante individuos que dicen defender unos valores y creencias que luego no llevan a la práctica en el desarrollo del día a día. En la vida pública y política eso es lo que más destaca, desgraciadamente, aunque también es cierto que sin esa cierta hipocresía, la política activa no funcionaría. Al menos, yo no concibo una vida pública sin hipocresía

Noam Chomsky, entre muchas cosas politólogo, ha sido reconocido como un verdadero intelectual político que ha criticado enérgicamente las sociedades tanto capitalistas como socialistas (2). Dejaremos a un lado el hecho de que se haya considerado anarquista. Así, él define la hipocresía como la negación de establecer en nuestro yo aquellos valores que si establecemos en otros individuos. Además, para el autor la hipocresía es entendida como un mal de nuestra sociedad actual, conectado directamente con la desigualdad social y otros aspectos de la misma índole. Un hipócrita no es otra cosa que el individuo que oculta sus planes y su propia afirmación del yo.

La hipocresía tiene mucho que ver con la llamada doble moral, de la que tanto se habla últimamente, pues parece ser el pan de cada día, y siendo las víctimas directas de esa realidad la religión, doctrinas o gobiernos. Sin embargo, estamos obligados a diferenciar estos dos términos: hipocresía y doble moral, pues el primero implica la aceptación de un único y fijo criterio moral y que no se lleva a la práctica. En cambio, la doble moral la explicaré con un ejemplo muy sencillo, y que viene a ser el hecho de que en la sociedad un hombre que mantiene relaciones sexuales con muchas mujeres es todo un cortejador en potencia mientras que una mujer que haga lo mismo será tratada como ligerita de cascos.

Para Ángel Rodríguez Kauth (Universidad Nacional de San Luis, Argentina), la hipocresía es un término muy utilizado por todos nosotros, pero el autor critica que los científicos sociales no han mostrado ni un ápice de interés por el tema. Algo que no puede dejarse de lado ya que para Kauth, la hipocresía está presente en las relaciones familiares, relaciones sexuales, educación, y en la sociedad capitalista en general. Él define la hipocresía como "el discurso o conducta explícita o implícita en el que se dice o se hace de modo incongruente con lo que se piensa o se desea hacer". Pero, ¿el Hombre nace siendo un hipócrita? Quiero creer que no, y que por tanto, es la sociedad en todo su conjunto la que va envenenando o estableciendo esa cultura en todo miembro de ese grupo humano. Para Kauth, es el sistema de recompensas y castigos en que se basa nuestra educación la que nos inculca desde pequeños esa creencia de que para poder sobrevivir medianamente bien hay que utilizar el arte del engaño (3).

Últimamente la hipocresía está tomando la forma de lo políticamente correcto, o lo que es lo mismo, decir o comentar algo de tal manera que luego nada tiene que ver con lo que realmente queríamos decir en un principio. Dentro de la política, convirtiendo al ejercicio de la política en un show que poco tiene que envidiar a los reality shows.

Alejandro Ruiz París, compañero de esta revista, en su artículo Sociedad hipócrita=Sociedad anónima, dejó muy claro que esta enfermedad la podemos encontrar en cualquier rincón de la calle, que toma numerosas formas como carteles, anuncios, discursos, personas, etc. Puso como ejemplo a una joven de dieciséis años que sí puede trabajar pero no puede beber alcohol pero sí abortar (4).

Ya nada es lo que parece y hemos perdido el poder de saber distinguir entre palabras verdaderas o falsas. Para que luego digan que la película cuyo título es Matrix es una simple cinta de ciencia ficción. Por un momento piensen que en vez de máquinas son élites sociales que engañan desde la infancia a los miembros de su sociedad, creando un mundo basado en ideas que no dejan de ser meras utopías que pretenden negarnos la oportunidad de ver algo más allá. Estamos perdiendo nuestra naturaleza, nos estamos desconectando totalmente de la realidad que nos debería de mantener vivos... Simplemente estamos dejando de ser personas para convertirnos en productos del engaño.

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
460
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.