Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

Sobre los animales …

24/06/2013 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Últimamente nos referimos al "Reino Animal" en forma bastante despectiva. Ante diferentes situaciones o acciones utilizamos el termino animal, quizás no es el mas adecuado

Si nos pidieran una definición sobre los animales, ¿Cómo los definiríamos?. Seguramente diríamos que son seres vivos, irracionales, que actúan por instintos, amorales, salvajes… poseemos un sinfín de sinónimos con los que podríamos calificar y cuantificar a los animales en general.

Sin embargo en muchísimos casos estaríamos ofendiendo gravemente al reino animal por el simple hecho de decir, por ejemplo “es una yegua”. Esto sucede cuando nos referimos a alguna mujer que a consecuencia de un acto brutal e inexplicable comete una acción abominable y monstruosa, como lo es el hecho deshacerse de su bebe o lacerar o matar a sus hijos.

También utilizamos la palabra “animal” cuando nos referimos a algún hecho repulsivo y repugnante, protagonizado por algún hombre que haciendo uso de su condición de “macho”, pretende dejar de manifiesto su hombría abusando de su fuerza o su condición, como es el caso de aquellos que por hobby o deporte practican la violencia de genero física o psicológica, respondiendo así seguramente a una serie de complejos de inferioridad e ignorancia.

Quienes también por un acto egoísta e impúdico abusando de sus hijas o violando a niñas o mujeres inocentes, o quienes creen ser “semidioses” y acaban con la vida de sus hijos en un acto de venganza indigno, derivado de la impotencia de un divorcio o una separación indeseada de su pareja, son calificados asimismo de “animales”.

Decimos que lo son también aquellos que hacen uso de la fuerza, del abuso y la violencia contra seres humanos desamparados, que por alguna razón la vida los ha arrojado a la calle, convirtiéndolos en seres errantes, desahuciados por una sociedad, muchas veces injusta y tórridamente. Se ensañan con ellos discriminándolos, escarneciéndolos, llegando inclusive a golpearlos o incendiarlos.

Los denominados “animales” no son capaces de cometer con sus crías o clanes, actos tan detestables como son los que el “hombre”, generalizando el término, o algunos humanos si preferimos referirnos así a esta extraña espécimen a la que pertenecemos; cometen sin ningún tipo de cargo de conciencia ni arrepentimiento, son acciones absolutamente inadmisibles para un ser racional.

Constituyen actos vergonzosos, indecorosos y muchas veces escalofriantes. Los vemos en los noticieros, los escuchamos en la radio o los leemos en la prensa. Muchos de ellos nos ponen la piel de gallina, pues son dignos de un thriller de Hollywood.

Son humanos quienes esgrimiendo arbitrariamente su poder “desarman” y asolan a la sociedad sin un atisbo de remordimientos sepultándola en la fosa de la agonía de un mañana del que quizás no logre despertar.

Y así podría seguir enumerando un sinfín de razones que hacen que sienta una profunda admiración y respeto por los ANIMALES, y una gran decepción por pertenecer al Reino Humano

Los “llamados” animales, son seres vivos que defienden a sus camadas, muchos se mantienen emparejados toda su vida con la misma pareja y son incapaces de una traición. Protegen a sus familias, viven en sociedades. Dentro de este Reino, están también aquellos que los hombres llamamos “mascotas”, quienes nos proporcionan cariño, agradecimiento, fidelidad, alegría, sin pedir nada a cambio. Perros o gatos que forman parte de nuestra vida diaria, y son un miembro más de nuestra familia.

Los animales generalmente suelen ser mucho más agradecidos que muchos seres humanos. Se entregan totalmente, proporcionan cariño, lealtad sin pedir nada a cambio. Aprenden a conocernos, saben cuándo estamos tristes y nos confortan, se convierten en nuestros escuchas más activos y no nos critican. Y lo más importante aún siempre están disponibles, tienen todo su tiempo para nosotros.

El reino animal tiene infinidad de cosas que enseñarnos y nosotros que aprender de ellos. Personalmente creo que es un tópico muy gastado aquello de que carecen de inteligencia, que no poseen sentimientos y que no hablan… No necesitan hablar para hacerse entender muchas veces sus ojos se expresan mejor que mil palabras. Saben cuándo necesitamos un mimo, se alegran de vernos y lo demuestran. Están siempre a nuestra disposición desinteresadamente… Hete aquí un término prácticamente en desuso “desinteresadamente”, ¿suena bien verdad?. Y así podría seguir enumerando un sinfín de razones que hacen que sienta una profunda admiración y respeto por los ANIMALES, y una gran decepción por pertenecer al Reino Humano.

Dejemos de referirnos a los animales despectivamente, ridiculizándolos para calificar actos que cometemos los humanos y que son indignos de ellos.

La hembras no se deshacen de sus cachorros, luchan con uñas y dientes defendiéndolas, protegiéndolas. Los machos según su especie buscan alimentos para su familia, viven en un entorno paradisiaco, sin generar violencia, sin fabricar guerras de exterminio… para ello cuentan con “Seres Humanos” despiadados que van sembrando el terror de muchas especies poniéndolas en peligro de extinción, o exterminándolas respondiendo a su sed de dinero o ambición desmedida.

El hombre se ha encargado de asolar el planeta, la tierra que lo sustenta, el agua que le proporciona la vida, el aire que respira. La humanidad ha sido atropellada por muchos “espécimen” de su mismo género que han mutilado y exterminado a millones de personas por diversas razones, pero siempre respondiendo a una insania mental que los animales jamás han tenido.

Somos depredadores incansables que respondemos a instintos asesinos moderadamente racionales… a veces. ¿Será acaso que el homosapiens está sufriendo una nueva transformación? O simplemente obedece al hecho de que a pesar de nuestros aires de sapiencia no somos más que seres ignorantes que siglo tras siglo sigue cometiendo los mismos errores, evolucionando en tecnología pero estancándose en su propio raciocinio.

A lo mejor hemos llegado a un oasis en el camino donde debemos detenernos a pensar y evaluar lo que estamos destruyendo y lo que estamos construyendo. Es probable que el resultado de este balance nos sorprenda, y no para bien precisamente. Aún estamos a tiempo de retomar el sendero que conduce hacia un nuevo mundo, más justo, más equitativo, más pacífico y solidario.

Sabemos a dónde nos conducen los excesos, la corrupción, la avaricia, la ambición, el poder, la intolerancia, el extermino. La historia nos lo ha enseñado con creces. Lo hemos padecido y lo sufrimos en carne viva. ¿Por qué entonces, seguimos empeñados en seguir técnicas obsoletas?. Intentemos otro “modus operandi”. Diferente, exquisitamente relajado, liberal, pero sin caer en el libertinaje actual. Un nuevo sistema alejado del capitalismo, de la demagogia, de la corrupción y en general de esta obra teatral magistralmente escrita e interpretada por quienes están infectando el oxígeno de nuestras vidas. Solamente así podremos fundamentar a las próximas generaciones que la humanidad si ha sido capaz de demostrar que se diferencia de los animales mucho más que por el don del habla.


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
465
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.