Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Captalis escriba una noticia?

Las soluciones domésticas a la crisis económica

26/03/2010 09:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay pocas cosas que la gente asegure con certeza, pero actualmente hay una: el contexto de crisis ha afectado a la economía doméstica. El crédito a las familias se ha restringido y éstas consumen menos, destinando un mayor esfuerzo al ahorro. Como consecuencia, los mercados de la vivienda, de los seguros o del automóvil lo han notado y se comprueba como también se ha modificado la forma de proceder financieramente de las personas.

¿En qué se notan estas diferencias? ¿Cuáles son las soluciones a la crisis que han sacado adelante todos los españoles? De ello nos ocuparemos en las siguientes líneas. Para empezar y enlazando con lo ya comentado, los ciudadanos ya no tienen tantas facilidades a la hora de pedir créditos, por lo que lo más habitual, hoy en día, es pagar las adquisiciones al contado. Siempre queda la opción del capital privado, pero este dinero, prestado por particulares o empresas -nunca entidades financieras-, tiene unos mayores intereses.

Qué duda cabe que así, se ha pasado de poder comprar un coche a plazos y un lector de música mp3 en el momento, a tener que hacerse con los dos al tiempo, por lo que, al final, la persona acaba prescindiendo de uno de los productos.

Ése es uno de los hábitos que han cambiado y que han modelado que el consumidor se ciña mucho más a las necesidades y no despilfarre como antes lo hacía. Ahora, la gente sale de compras y no se lleva todo aquello que le gusta, sino lo estrictamente necesario, o algún antojo, pero no todos.

La realidad, en otros casos, es peor. Para muchos es también difícil pagar estos productos y, por ello, con esta crisis se han puesto de moda las tiendas que venden productos de segunda mano. Además de las tradicionales, ahora las tenemos muy cerca con las nuevas tecnologías y queda poca gente a quien no suenen los nombres de Bay o Cash Converters. En estas páginas web nos podremos hacer rápidamente y por poco dinero con ese aparato que llevábamos tiempo deseando.

Este fenómeno tiene también la otra cara de la moneda: aquellos que jubilan su ordenador portátil, su teléfono móvil, ropa, libros o cualquier objeto que aún se pueda usar, desechan la opción de tirarlos a la basura y lo venden a este tipo de tiendas. Además, de esta forma, se sacan algún dinero por cosas que ya no quieren y salen ganando en dos aspectos: económicamente y en sostenibilidad.

En este apartado se puede sumar otra tendencia: alargar la vida de nuestros productos. Si antes echábamos a la basura los primeros zapatos que perdían color o se desgastaban, ahora vamos al zapatero, que los deja como nuevos. Esta es una buena solución a la crisis, pues además no merma el empleo.

Otro hecho que hacer notar hasta qué punto estábamos lejos de la cultura del ahorro es el cada vez mayor número de gente, que consciente de la diferencia de precios que hay entre las distintas empresas y las promociones para la captación de clientes que realizan, se cambia de compañía de seguros, hipoteca, ADSL o tarifa móvil. En este terreno, han proliferado las herramientas de ayuda para comparar y calcular precios en todos estos productos.

Además, dado el gran número de productos diferentes que se ofrecen, la persona puede buscar el que se adapta a sus necesidades y elegirlo en la compañía que lo ofrezca más barato. Por ejemplo, utilizando una comparativa de seguros, podemos comprobar que el ahorro puede superar los 300 euros. Claro que para este tipo de artículo hay muchos requisitos y, por tanto, muchas modalidades.

Por último, haremos hincapié en la íntima relación entre nuestros hábitos y el dinero que gastamos. Dejar las luces encendidas, ducharnos durante media hora o lavar la ropa cada vez que la usamos son hechos que no suelen ser aislados en nuestro país. Añadir un poco de responsabilidad a nuestras vidas e intentar cambiar esas malas costumbres nos compensar económicamente, como estamos viendo.

Puede que los políticos no se pongan de acuerdo para determinar las soluciones a esta crisis, pero las familias lo tienen claro: el ahorro. Al fin y al cabo, como dice la expresión ‘ no hay mal que por bien no venga’ , así que hasta lo que podamos, debemos aprender de esto.

Share/Bookmark

Posts Relacionados


Sobre esta noticia

Autor:
Captalis (203 noticias)
Fuente:
blog.captalis.com
Visitas:
857
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.