Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

¡Soportemos el 2010!

05/01/2010 11:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Miguel Martín

El final de una década y comienzo de otra se antoja lleno de incógnitas e incertidumbres presagiando negros nubarrones que en el 2010 no podíamos siquiera imaginar.

La situación de Obama en los EEUU de América dista mucho de ser la que fue tan sólo un año atrás. Las expectativas que generó la elección del Presidente de la nación más poderosa de la Tierra se han desvanecido en tan solo un año. Tal vez en gran medida porque el mundo asistió con excesiva ansiedad a una etapa nueva tras la de su antecesor, muy comprometida con la guerra en Iraq. La insatisfacción de la humanidad entera hacía imposible vislumbrar horizontes para la esperanza. El mundo de hoy entrada la década nueva es menos seguro que ayer y más difícil de prever lo que será mañana. Los coletazos salvajes del islamismo radical y fanático han tomado las riendas de la conciencia del mundo musulmán y se ha apropiado de sus destinos desalojando a la sensatez, si que alguna vez hubo algo de eso ahí. El mundo está definitivamente en guerra contra ese modelo social caduco y deteriorado pero capaz de poner contra las cuerdas al resto de las sociedades democráticas, sacudiendo sus estructuras y dejando al aire sus debilidades. Todo un desafío a la seguridad internacional para la cual nadie sabe la solución ni tiene la respuesta.

La Economía mundial no termina de despejar las incógnitas en que se ha instalado desde el 2007 con el hundimiento de créditos e hipotecas en los EEUU, terremoto que arrastrando al resto de la banca internacional ha dado la puntilla a un sistema que no termina de ser sustituido, quizás porque tampoco nadie sabe cómo modificarlo ni romper el modelo establecido. Miedo a romper todos los huevos de la cesta.

A esta situación hay que sumar los desafíos permanentes a que se ven sometidas las sociedades más avanzadas, a manos de unos desalmados sin conciencia ni decencia, Ahmadineyad en Irán, Chavez en Venezuela, unidos a ellos en comparsa que aplaude sus genialidades, Cuba, Nicaragua, Corea del Norte, Siria, Libia, Ecuador, Bolivia estados todos gamberros cuya estabilidad política depende del petróleo iraní, del venezolano y poco más, pero suficiente para echar un pulso al resto de la humanidad en plena crisis de todo sus sistemas y modelos. Rusia, China y la India como espectadores atentos al resultado final del envite.

Y en medio de este panorama Israel, una sociedad moderna, donde las cuotas y los parámetros occidentales tienen cabida en cualquier área y dominio. No hay nada en la sociedad israelí que la haga merecedora de estar al margen de la modernidad, muy al contrario, sus avances en cualquier rubro suministran el modelo a imitar para muchos otros países. Y sin embargo Israel concita en su contra todos los demonios y demiurgos que lleva el hombre actual dentro de sí. La necesidad de proyectar las culpas de lo que nos sucede se centran en ése pequeño rincón del Mediterráneo que tantos siglos de historia acumula y que muy pocos saben leer correctamente.

Ahora bien la cuestión inicial sigue en pie, ¡Qué nos deparará el 2010! Y no es posible leer la bola de cristal porque nadie la tiene pero los datos anteriores nos indican que cuando menos será más de lo mismo, es decir, más crisis, más conflictos, menos paz, aunque Obama sea Premio Nóbel, más intransigencia con Israel y menos liderazgo carismático, del que estamos tan necesitados. Tal vez sea el año en que vivamos peligrosamente porque a Irán le queden pocas fechas y no parece dispuesto el régimen de Teherán a dar su brazo a torcer. Quizás Irak se estabilice y muchos tengan que comerse con ruedas de molino sus propias profecías de "un nuevo Vietnam" para los USA. Puede ser que se inicie una escalada de fuerza en otros lugares, Yemen por ejemplo, o tal vez la Comunidad europea sale por los aires, vistas las cosas en el terreno económico y las terribles consecuencias que todavía tendrá que soportar entre otros los españoles. De lo que no cabe ninguna duda es que Israel seguirá estando en el ojo del huracán, nada hace presagiar cambios rotundos en la zona, El soldado Guilad Shalit seguirá en manos de unos desalmados que pelean en nombre de un Dios de cartón piedra, su caso no levantará molestias ni desasosegará conciencias, sabemos de qué hablamos. Hamás seguirá sometiendo a Gaza a un callejón sin salida en su política suicida, eso sí, bien engrasado su aparato con la ayuda internacional que calmará su mala conciencia entregando abundantes medios de todo tipo a una cuadrilla de gañanes elevados a la categoría de héroes y víctimas. Y de lo que no cabe duda alguna es de que vamos a subir más peldaños en materia de inseguridad, terrorismo indiscriminado y vacuidad del liderazgo europeo a cuyo frente va a estar un iluminado y menesteroso intelectual que está llevando a su país a la bancarrota: Zapatero, desgracia donde las haya y cuya herencia la terminarán de financiar nuestros biznietos si aguanta la cosa que no es poco.

Negros presagios y no me digan que soy pesimista porque no me lo creo, lo que ustedes son es unos inocentes que tragan con todo lo que les cuentan los medios. Discúlpenme la broma y el exceso, merecen todos mis respetos, pero la cosa no está para bromas.

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
118
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.