Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Stephen Hawking, el físico inglés, heredero de Einstein quien desde una silla de ruedas inmóvil y sin habla descifró sus enigmas

26/02/2013 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este sabio inglés, el físico más famoso de Oxford, es un ejemplo no sólo de sabiduría sino de estoicismo ante el dolor de una esclerosis que le dejó en silla de ruedas, inmovil y sin habla y comunicándose a través de un sintetizador de voz

Stephen Hawking nació en Oxford, Inglaterra, en el seno de una familia de pensadores. Su padre era un respetado médico, investigador biológico, especializado en enfermedades tropicales y su madre una de las primeras mujeres en graduarse de la Universidad de Oxford.

Oxford fue el lugar al que expresamente se desplazaron sus padres, Isobel Hawking y Frank Hawking, buscando una mayor seguridad para el nacimiento de su primer hijo, ya que Londres se encontraba bajo el furioso ataque de la Luftwaffe. Bastante después nacieron sus dos hermanas Philippa y Mary, y un hermano adoptado, Edward.

Después del nacimiento de Stephen, la familia volvió a Londres, donde su padre encabezaba la división de parasitología del National Institute for Medical Research. En 1950 se mudaron a St Albans, donde acudió al Instituto para chicas de St Albans (que admitía chicos hasta la edad de 10 años y a los 11 años cambió al colegio homónimo, donde fue un estudiante bueno aunque no brillante.

Hoy es reconocido como una de las personas más brillantes del mundo intelectual, pero en los comienzos de su vida académica Hawking no fue un estudiante excepcional. Durante sus años de escuela secundaria fue por momentos el antepenúltimo de su clase. Hawking se centraba en actividades fuera de la escuela, amaba los juegos de mesa y con algunos amigos íntimos construyó un equipo de piezas recicladas para la solución de ecuaciones.

Su padre quería que accediera al University College de Oxford, como él había hecho. Deseaba que su hijo mayor estudiara medicina, pero desde pequeño Hawking demostró una pasión por la ciencia y el cielo. Para disgusto de su padre, Hawking se había negado a estudiar medicina y se decidió por las matemáticas.

Su falta de vocación para la medicina era evidente para su madre, quien pasó muchas noches mirando las estrellas junto a Stephen y sus otros dos hijos. "Stephen siempre tenía un fuerte sentido de asombro y me di cuenta de que las estrellas le atraían".

También es cierto que en un primer momento, Hawking quiso estudiar matemáticas en la Universidad, sobre todo inspirado por su profesor, pero al no existir grado de matemáticas en aquel momento, y en el college no aceptaban estudiantes de esa disciplina, se tuvo que conformar con las ciencias naturales y consiguió una beca. A los 17 años entró a la Universidad de Oxford y se convirtió en capitán del equipo de remo.

Una vez en el University College, se especializó en física. Su interés en esa época se centraba en la termodinámica, la relatividad y la mecánica cuántica. Durante su estadía en Oxford, siempre estuvo en el equipo de remo, deporte que según él mismo le ayudaba a aliviar su tremendo aburrimiento en la universidad. Su tutor de física, Robert Berman, dijo posteriormente en The New York Times Magazine: "Solo le bastaba saber que se podía hacer algo y él era capaz de hacerlo sin mirar cómo otros lo hacían... Por supuesto, su mente estaba muy distante de sus actividades de sus compañeros. El les seguía físicamente pero no en el pensamiento. Era un sabio no distraído, sino un observador atento de cuanto le rodeaba."

Su pasión por la cosmología los últimos días de Oxford se vio atacada ya por la enfermedad a la que se enfrentó como un Superman

Después de recibir su título de grado en Oxford en 1962, hizo sus estudios de posgrado en el Trinity Hall de Cambridge. Pronto se dedicó intensamente a la cosmología y la relatividad general. Era un físico pero también un filósofo, le interesaba no sólo saber la forma del universo sino también por qué existe.

Obtuvo su doctorado en física en Cambridge en 1966 y tiene más de una docena de títulos honorarios.

Aunque Hawking empezó a tener problemas de salud ya los últimos días de Oxford –en ocasiones se confundía al decir una frase y articulaba mal las palabras- el problema no se vio hasta su primer año en Cambridge. Al principio, Hawking prefería mantener estos síntomas en secreto pero su padre se dio cuenta de la situación y mandó a Hawking a ver a un médico.

"Estudiaron las muestras de un músculo de mi brazo. Me pusieron electrodos por todo el cuerpo y me inyectaron un líquido espeso en la columna vertebral. Al final, no me dijeron qué es lo que me pasaba, excepto que era esclerosis múltiple y que yo era un caso atípico".

Posteriormente los médicos informaron a sus padres sobre la enfermedad de su hijo: Stephen estaba en las etapas tempranas de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig). Una explicación más simple: los nervios que controlaban sus músculos se estaban cerrando. Y los médicos le dieron dos años y medio de vida.

Ya en Cambridge en 1963 el decaimiento en su salud fue tan asombrosamente desolador, que pronto se confirmaron las sospechas de la eventual y terrible enfermedad neuronal motora, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que le haría perder la mayor parte de su control neuromuscular. Durante sus primeros dos años en Cambridge no se reconocía a sí mismo, pero después de que la enfermedad se estabilizara y con la ayuda de su tutor médico, Dennis William Sciama, volvió a trabajar en su doctorado de física.

Cuando le comunicaron los resultados de los análisis en ningún momento se vino abajo, o por lo menos nunca ha contado a nadie los episodios de desesperanza que tuvo que sufrir. Más bien el decía: “aunque había una nube sobre mi futuro descubrí para mi sorpresa que estaba disfrutando la vida en el presente más de lo que había hecho antes y empecé a avanzar en mi investigación”.

Para toda la universidad fue una noticia devastadora, pero él no comentó nada. Mientras estuvo en el hospital compartió habitación con un niño que tenía leucemia. Hawking diría más tarde que comparando con lo que su pequeño compañero de cuarto estaba pasando, su situación le parecía tolerable. Poco tiempo después de haber sido dado de alta del hospital, Hawking tuvo un sueño donde iba a ser ejecutado. Dijo que este sueño le hizo darse cuenta que todavía tenía muchas cosas por hacer en este mundo.

Stephen Hawking ha comentado que su enfermedad le ayudó a convertirse en el científico que es hoy. Antes del diagnóstico, Hawking no se había centrado en sus estudios. "Yo estaba aburrido de la vida antes de mi enfermedad. No parecía haber nada que valiera la pena". Con la súbita comprensión de que tal vez no viviría lo suficiente para conseguir su doctorado, Hawking invirtió todo en su trabajo e investigación.

Un matrimonio 25 años feliz, antes de que su enfermedad empezara a hacerse notar

Pero el cambio más importante en su vida fue el hecho de que él estaba enamorado. En una fiesta de Año Nuevo de 1963, poco antes de que ser diagnosticado con ELA, Hawking conoció a Jane Wilde, con quien se casó en 1965.

De hecho a los 21 años se casó, tuvo tres hijos y su matrimonio duró 25 años; dentro de lo que cabe, durante muchos años el sabio para muchos ha tenido una vida relativamente normal. !Pero es un hombre que tiene este aspecto tan frágil, acurrucado en esa silla de ruedas¡¡.

Paulatinamente a lo largo de los años fue perdiendo el uso de todas las extremidades, de su musculatura. No era capaz de mantener la cabeza erguida. Mientras, el control físico sobre su cuerpo iba disminuyendo paulatinamente y (de hecho se vio obligado a utilizar una silla de ruedas desde 1969), los efectos de su enfermedad en la vida diaria empezaban a disminuir. En 1968, un año después del nacimiento de su hijo Robert, Hawking se convirtió en miembro del Instituto de Astronomía de Cambridge.

Los siguientes años fueron una época fructífera para Hawking. Al año siguiente nació su hija Lucy, mientras Hawking continuaba con sus estudios. Pronto publicó su primer libro, “La Estructura a gran escala del Espacio-tiempo”.

La cada vez más exitosa carrera de Hawking se vio ensombrecida, por el deterioro progresivo de su estado físico. En la década de 1970, la familia Hawking había solicitado que uno de los estudiantes de posgrado lo ayudara a cuidarlo. Todavía podía alimentarse por sí mismo y salir de la cama, pero prácticamente para todo lo demás necesitaba ayuda. Además, su forma de hablar se había vuelto más confusa, de modo que sólo los que le conocían bien podían entenderle. En 1985 perdió su voz para siempre después de una traqueotomía.

La situación llamó la atención de un programador informático de California, que había desarrollado un nuevo sistema de hablar que podría ser dirigido por la cabeza o el movimiento del ojo. El invento permitió a Hawking a seleccionar palabras en una pantalla de ordenador que pasaban a través de un sintetizador de voz. En el momento de su introducción, Hawking, quien todavía tenía uso de sus dedos, seleccionaba sus palabras con un sólo clic. Hoy día, prácticamente todo el control de su cuerpo ha desaparecido, Hawking dirige el programa a través de un músculo de la mejilla conectada a un sensor.

En 1988 Hawking -quien ya había sido nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico- saltó a la fama mundial con la publicación de “Una Breve Historia del Tiempo“, obra que abarcaba temas sobre cosmología. El libro se convirtió en un besteller y es una explicación de la cosmología para las masas.

Y desde la silla de ruedas que utilizaba, controlada por ordenador que él manejaba con movimientos de la cabeza y de los ojos, se defendía como un soldado desde un tanque. Había perdido el habla y sus pensamientos venían desde un sintetizador de voz, adaptado para que él pudiera seleccionar palabras y frases. Una forma de vivir increíble y heroica a la que él se fue adaptando paulatinamente pero que impresionaba mucho a los llegaban de fuera a visitarlo u oírlo.

Y cuando la gente le preguntaba: “¿cómo consigue usted vivir así?”. El contestaba:…“trato de llevar la vida lo más normal posible y no pienso para nada en mi enfermedad.

Su divorcio y la opinión de su exenfermera y segunda esposa: “Stephen Hawking no es una persona normal, nos hallamos ante un superman”

En 1990 rompió con su primera mujer y empezó a vivir con su enfermera, y pero no mucho después ella le dejó por un músico y publicó un libro en el que describía a Hawking como un “ser extraordinario, un soberano todopoderoso. Un auténtico Superman”. Es decir, la fuerza de este hombre no radicaba en su cuerpo sino en un espíritu indomable. Y uno piensa que debe tener un poder muy especial que le ha empujado a conseguir hacer lo que muy poca gente con un cuerpo normal sería capaz de lograr.

Hawking era un admirador de Galileo y nació en el 300 aniversario del famoso sabio del medievo. Su ejemplo perdura no solo en las universidades inglesas sino en el mundo del intelecto

No es de carácter agrio, sino que tiene sensibilidad, y un enorme sentido del humor, ambos muy agudizados, todo lo contrario de lo que se podría pensar en una persona que mantiene una lucha vital diaria con su cuerpo.

Por ejemplo él nació el día del 300 aniversario de Galileo y al principio dijo que se lo tomaba como una señal del destino, porque él era alguien especial. Horas después rectificó “…pero me di cuenta de que aquel día nacieron alrededor de otros 200 mil bebés, todos justo el mismo día que Galileo de modo que después de todo quizá no sea sino una simple coincidencia pero para mí demasiado interesante”

“Si hay alguien preocupado por sus acciones en el mundo bursátil -sobre todo en Japón- no tiene que temer todavía por venderlas todas por un colapso de la Bolsa, aunque se lo aconsejen en su pagina web, porque el universo no está llegando a su fin y eso no ocurrirá hasta dentro de 20 mil millones de años”. Eso lo contó alguien, como otra anécdota graciosa.

Hawking toma siempre la vida a largo plazo no en el día a día, está más bien empeñado en penetrar en los secretos del universo. Cuando le preguntan qué es lo que más le preocupa: dice que le inquieta el crecimiento de la población, ya que si sigue creciendo a este ritmo vamos a tener que estar todos muy apretados, hombro con hombro en el 2600.

El sabio cree que el futuro de la especie humana está en el espacio. Y que en los próximos 100 años habrá un desastre inevitable en la tierra y tendremos que buscarnos la vida fuera de nuestro planeta.

Los hallazgos del cosmólogo Roger Penrose, su colega de Cambridge, sobre el destino de las estrellas y la creación de los agujeros negros, le fascinaban al joven y le hacían interrogarse muchas veces sobre cómo empezó el universo

A finales de los sesenta, él y Roger Penrose, aplicaron un nuevo y complejo modelo matemático creado a partir de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein. Esto llevó a Hawking, en 1970, a probar el primero de sus varios teoremas de singularidad, que proveen una serie de condiciones suficientes para la existencia de una singularidad total en el espacio-tiempo. Este trabajo mostró que, lejos de ser meras curiosidades matemáticas que solo aparecen en casos especiales, las singularidades son una característica bastante genérica de la relatividad general.

Hawking fue uno de los más jóvenes en ser elegido miembro de la Royal Society, en 1974. Ese mismo año, visitó el Instituto de Tecnología de California (Caltech) para trabajar con su amigo, Kip Thorne, que impartía clases allí. Hawking sigue teniendo relación con Caltech, pues pasa allí un mes cada año desde 1992.

En 1974, calculó que los agujeros negros debían de crear y emitir térmicamente partículas subatómicas, lo que actualmente se conoce como Radiación de Hawking, hasta que gastan su energía y se evaporan.

En 1974, las investigaciones convirtieron a Hawking en una celebridad en el mundo científico, cuando demostró que los agujeros negros no son solo los vacíos de información como los científicos habían pensado. En términos simples, Hawking demostró que la materia, en forma de radiación, puede escapar de la fuerza gravitacional de una estrella colapsada.

El anuncio conmocionó mundo científico y puso a Hawking en el camino que se ha visto marcado por los honores, fama y títulos. Fue nombrado miembro de la Royal Society a la edad de 32 años, y más tarde obtuvo el prestigioso Premio Albert Einstein. Hawking desarrolló en colaboración con James Hartle un modelo topológico en el que el universo no tenía fronteras en el espacio-tiempo, reemplazando la singularidad inicial de los modelos clásicos del Big Bang, los debates con Neil Turok le hicieron darse cuenta de que la ausencia de fronteras es consistente con un universo no cerrado.

Su trabajo con Brandon Carter, Werner Israel y D. Robinson fue un espaldarazo para el teorema de John Archibald Wheeler, que postula que todo agujero negro se describe completamente por sus propiedades de masa, momento angular y carga eléctrica.

En 2001, Hawking publicó su obra "El universo en una cáscara de nuez", que ofrecía una guía ilustrada para sus teorías de la cosmología. Cuatro años más tarde, fue el autor de la aún más accesible Brevísima Historia del Tiempo.

Todos sus libros e investigaciones articulan la búsqueda personal del físico para unificar una teoría que puede combinar la cosmología (el estudio de los grandes) con la mecánica cuántica (el estudio de los pequeños) para explicar cómo comenzó el universo. Es este un tipo de pensamiento ambicioso que permite a Hawking exponer algunas posibilidades para la humanidad. Está convencido de que es posible viajar en el tiempo y que los humanos de hecho pueden colonizar otros planetas en el futuro.

En 2006, junto con Thomas Hertog de la CERN, Hawking propuso una teoría basada en la top-down cosmology, según la cual el universo no ha tenido un único estado inicial, y que por lo tanto, los físicos no deben pretender formular una teoría que explique la configuración actual del universo en base a un estado inicial concreto.

En 2007, a la edad de 65 años, Hawking dio un paso importante hacia el viaje espacial. Durante su visita al Centro Espacial Kennedy en Florida, se le dio la oportunidad de experimentar un ambiente sin gravedad. En el transcurso de dos horas sobre el Atlántico, Hawking fue liberado de su silla de ruedas para experimentar ráfagas de ingravidez.

Stephen Hawking tiene varias incursiones en la cultura popular, ha aparecido en Los Simpson, Star Trek: The Next Generation, incluso tiene grabación de voz en off en la canción de Pink Floyd "Keep Talking". También apareció en un capítulo en The Big Bang Theory.

Hawking fue el profesor Lucasiano de la Universidad de Cambridge durante treinta años, desde 1979 hasta su jubilación el 1 de octubre de 2009. Después se convertiría en director de investigación en el Centro para Cosmología Teórica de la universidad. Es también miembro del Gonville y Caius College y ostenta la distinguida cátedra de investigación en el Instituto Perimeter de Física Teórica de Waterloo, Ontario.

En 2009 participó en un homenaje a Carl Sagan auspiciado por la discográfica de Jack White, Third Man Records, que salió el 6 de noviembre, el setenta y cinco aniversario del nacimiento del astrónomo, «A Glorious Dawn» parte de fragmentos del programa divulgador de Sagan Cosmos: un viaje personal, musicalizados por John Boswell y a los que se ha añadido la voz de Hawking.

La meta de un sabio “lograr una comprensión completa del universo, por qué es cómo es y por qué existe, y mejorar a los humanos”

Es muy bonito que Hawking tenga esta pasión por hacerse comprender. Porque a menudo los humanos volcamos toda nuestra pasión en lo emocional, en lo afectivo, y no en saber por qué estamos aquí en este mundo. El, desde luego, tiene esa pasión por conocer los misterios, nuestros misterios. Y básicamente ha intentado trabajar en la unificación de dos teorías muy importantes de nuestro mundo como son la “relatividad general” y la “teoría cuántica”. Una de las cosas que ha sido capaz de demostrar es que los agujeros negros existen y pueden emitir radiación.

Hawking ha trabajado en las cosas que hacen soñar a la gente y de alguna forma además él las intenta hacer sencillas y comprensibles. Por eso ha escrito libros para niños.

Cree que de alguna forma toda debiéramos formar parte en la formulación de estas grandes preguntas. Y dice: “Si descubrimos una teoría completa del universo ésta debería llegar a ser comprensible en su sentido más amplio por parte todos los humanos. Así todos podremos, los científicos, los filósofos y las personas de a pie en la calle participar en el debate de por qué nosotros y el universo existen”.

“Creo que los virus de los ordenadores-dice- deberían considerarse como formas de vida. Opino que muestran algo acerca de la naturaleza humana. Nos enseñan que la única forma de vida que hemos sido capaces de crear hasta ahora es puramente destructiva, hemos creado vida a nuestra imagen y semejanza”.

Y eso es interesante. Porque los circuitos cerebrales básicos que todos encerramos en nuestras cabezas, de alguna forma pertenecen a la edad de piedra del cerebro, del cerebro humano. Y es eso es lo que nosotros tenemos dentro de nuestro cráneo. Son circuitos básicamente defensivos, nuestro cerebro está programado para sobrevivir.

Cuando veo a la gente muy desesperanzada, con todo ese tipo de violencia en el mundo, pienso que lo bueno que tenemos es que somos capaces de superar esos instintos tan agresivos gracias a la educación y a la comprensión. Es algo que siempre tenemos que recordar.

Esa capacidad de ser muy primitivos entraña la otra de superarla. Otra de sus frases tan llenas de sentido, es: “Sólo somos una especie avanzada de monos en un planeta menor que pertenece a una estrella mediocre, pero somos capaces de comprender el universo y eso es lo que nos hace muy especiales”.

Es una frase muy bonita: no estamos en el centro del universo, somos poca cosa, pero poseemos esa capacidad de superar justamente esa materia tan primitiva, de la que estamos hechos. Y es por eso que tenemos ese poder de soñar, de proyectar, de visionar. Y opino que no deberíamos pelearnos tanto, que deberíamos dedicar más tiempo a maravillarnos de este corto espacio de tiempo que se nos ha dado, para intentar entender dónde estamos y por qué estamos aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1369 noticias)
Visitas:
19962
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.