Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Rodríguez Jiménez escriba una noticia?

Los submarinos S-80 continúan su desarrollo

17/09/2013 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pese a los retrasos y problemas que han encontrado en su desarrollo y las criticas más despiadadas, el programa de submarinos S-80 sigue progresando

Y lo cierto es que cuando en pleno desarrollo del primer submarino de la serie, el S-81 "Isaac Peral" los cálculos de tamaño cayeron como un jarro de agua fría sobre el equipo de Navantia encargado de su diseño y fabricación. El submarino sufría un problema de sobrepeso, al incrementarse este entre las 75 y 100 toneladas respecto a su tamaño previsto que comprometerían la flotabilidad del sumergible.

Dicho de otro modo el buque no flota, podría sumergirse pero luego no podría ascender a superficie. Lo chusco de la situación encendió, inflamó más bien, ese triste vicio español de autoflagelarse y autocriticarse sin tasa ni medida solo por el gusto de hacerlo y todo el proyecto sufrió los más despiadados ataques que vinieron de todos partes ya fuera desde el arco parlamentario, partidos políticos, los medios de comunicación, tertulias radiofónicas, humoristas o simplemente el español medio que en el bar entre caña y caña presume de saberlo todo.

Y lo peor de todo es que todas las criticas no tenían nada de constructivo ni de rectificación ni de una búsqueda responsable de soluciones si no en un linchamiento inmisericorde lanzado a la yugular solo pensado "a buscar sangre"  y carnaza para retozar en el fracaso, un vicio bastante triste y que lastra terriblemente todos los esfuerzos que España acomete como nación.

Analizar los fallos

Con todo y pese a las chanzas el proyecto siguió adelante y una investigación encargada a la General Electric Boat, GEB, filial de la compañía estadounidense General Dynamics, concluyó que el exceso de peso se debía al volumen del sistema de propulsión AIP que permite al submarino desplazarse mediante la combustión del hidrógeno presente en el agua mediante la quema de bioetanol liberando el oxígeno.

Este sistema AIP de propulsión permite al submarino desplazarse en un silencio casi absoluto sumergido durante 15 días a mas de 19 nudos y sin necesidad de repostar lo que convertiría al S-80 en el submarino no nuclear más avanzado y eficiente del mundo.  

Y el problema reside ahí, los intentos de miniaturizar el sistema AIP para introducirlo dentro del casco han fracasado, los prototipos se quemaron en las pruebas al parecer debido a que el proceso de consumir el hidrógeno y separarlo del oxigeno del agua mediante bioetanol precisa de un espacio de expansión que no puede lograrse en un espacio miniaturizado y solo en el prototipo original, este con un tamaño y peso determinado provoca el sobrepeso del submarino y con ello su falta de flotabilidad.

Incidentalmente el informe estadounidense también detectó unos problemas de compatibilidad en el sistema de armamento al dotarse el S-80 con torpedos alemanes, misiles americanos, sistema de tiro británico y tecnología estadounidense.

Las soluciones al proyecto darán a España una flota submarina puntera en el mundo

Buscando soluciones

Con todo la solución aportada por GEB al sobrepeso era bastante sencilla, y de hecho fue anticipada por los ingenieros más experimentados de Navantia antes de recurrirse al concurso estadounidense, alargar la eslora del buque en 8 metros y con ello repartir mejor los pesos del navío garantizando la flotabilidad.

Evidentemente esta solución rompía el calendario de entregas alargándolo de 2013 hasta 2017 y forzaba a rehacer el diseño del S-80 pero daba una solución ingeniosa al pasar el primer buque de la serie el S-81 "Isaac Peral", ya acabado a un 75% antes de la modificación, al ultimo lugar pues su modificación será la más complicada mientras que el segundo de la serie, el S-82 "Narciso Monturiol", pasa a ser primero de la serie pues al estar su fabricación a un 50% puede ser modificado con mayor facilidad. 

Preparando las tripulaciones

Con ello la confianza de la Armada en que aunque con retraso será posible dotarse de los nuevos submarinos es total, así en el nuevo edificio Almirante Cosme García de la Base de Submarinos de Cartagena cada nueva promoción de 35 tripulantes de los futuros submarinos se entrenan en los simuladores de navegación del S-80, en ellos se recrea la cámara de mando del buque dividida en los sectores que se encontrarán en un submarino operativo con sus respectivas secciones: navegación, Flotabilidad, control de sistemas, rumbo, maquinas y por supuesto centro de información y combate.

Gracias a estos simuladores cuando los buques estén operativos, España ya contará con tripulaciones experimentadas y bien entrenadas.

En todas partes cuecen habas

Son innumerables los proyectos militares que desarrollados en cualquier parte del mundo pasan por retrasos, problemas y complicaciones. Por solo poner tres ejemplos contemporáneos los novísimos portaaviones británicos clase "Isabel II" han acumulado retrasos de fabricación que han aplazado su botadura hasta 2018. 

El caza sueco Saab Grippen paso por enormes problemas de desarrollo y de certificación económica, que a punto estuvieron de desbancar el proyecto, antes de materializarse como una de los aviones más modernos y capaces del mercado con éxitos destacados de ventas a terceros.

El nuevo caza polivalente y de despegue vertical F-35 de EEUU acumula retrasos de más de 5 años, un sobrecoste de mas del 35% y sus prestaciones de combate en las pruebas no se han demostrado superiores a los de cazas actualmente en servicio, aunque los fallos de este sistema se ven aliviados mediante la exposición del avión en películas de Hollywood de gran taquillaje aunque los F-35 que se muestren estén creados por ordenador.

La diferencia quizás radique en que estas naciones afrontan los problemas con espíritu critico y ganas de superación y no con una autoflagelación y un masoquismo cansino, si nos aplicamos la lección en este caso concreto para dentro solo de unos tres años España dispondrá de una flota submarina puntera en el mundo, unos verdaderos asesinos silenciosos que garantizaran la soberanía de España en el mar.

Los problemas de desarrollo del S-80 han sido objeto de críticas despiadadas

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Rodríguez Jiménez (167 noticias)
Visitas:
9176
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.