Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Literatura En La Ciudad escriba una noticia?

El susurro de las cadenas: los matices de la justicia

06/12/2016 13:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePara entrar en ambiente, se debe buscar un lugar un poco rudo, como el bar La Fontana de Oro, en Madrid.¿Que no se puede leer en un sitio con tanto ruido? Pregúntenle a los buenos amantes de la lecturasi tienen algún problema con eso. Foto: Zvonimir Ilovaca LeiroEste libro se lee en menos de una semana: se trata de una historia que atrapa desde el principio, sobre todo a quienes disfrutamos de series comoCriminal Minds, Cold CaseyCSI. EnEl susurro de las cadenas, escrita por el periodista venezolanoFrank Calviño Naveira, hay asesinatos, disparos, persecuciones, acción y sangre. Es decir, los elementos típicos de unanovela del oeste.La historia es así: Mary Grace Lee, de 13 años de edad, aparece muerta a orillas del río Smoky, en territorio de la Unión, el norte de lo que ahora es Estados Unidos. El crimen fue, además, horrendo. El marshall Matthew Craig sólo tiene una pista: un muchacho de la zona vio que un negro gigantesco corría en la oscuridad para escapar posiblemente hacia el sur, a la Confederación, donde la esclavitud aún es permitida.imageSi bien es una historia típica del oeste, la novela siembra algunas preguntastrascendentales sobre la justicia. Foto: Zvonimir Ilovaca LeiroContra toda lógica, Craig decide perseguir al sospechoso hasta ese territorio, para llevarlo al norte y enjuiciarlo como si se tratara de un hombre libre. El problema es que la gente del sur ?separada del norte después de la guerra de secesión, una realidad alternativa que propone el autor a través de laucronía? tiene otros conceptos de lo que es la justicia, y no aceptará de forma tan fácil que un tipo del norte se lleve a uno de los esclavos. En el camino, el marshall se topa con unos furiosos indígenas, unas prostitutas que buscan su salvación, un sacerdote que implora para que se reduzca la brutalidad de los castigos hacia los esclavos, el dueño de una finca que considera a los negros como simples animales, el sheriff del pueblo que quiere defenderse de la intromisión extranjera y, entre otros, Big Boo, al que todos señalan como culpable del crimen.Pero, además de los sheriffs y marshalls, los indios y las prostitutas, los disparos y los huesos rotos, El susurro de las cadenas?que, por cierto, es la primera parte de la sagaLa bala perdida? incorpora otros elementos que lo hacen aún más atractivo, pese a ciertas fallas de edición que empantanan un poco la lectura. En primer lugar, bajo las acciones de estos personajes fuertes se cuelan preguntas trascendentales: por ejemplo, ¿qué pasa cuando la ley y la justicia no van de la mano?, ¿hasta qué punto el dolor y el abuso puede dispensar a un criminal de su culpa?, o ¿realmente vale la pena luchar por lo que se considera justo?imageLo mejor es acompañar esta lectura de acción con un buen trago.En este caso, escogí uno de mis favoritos: el tinto de verano. Foto. Zvonimir Ilovaca LeiroEl fragmento"?¿Entonces usted quiere llevarse al negro y enjuiciarlo en el Norte? ¿Eso es lo único que podría considerar 'justicia'? ?me preguntó Sullivan mientras sus ojos relampagueaban bajo su sombrero confederado.?Sí.?Eso no va a pasar. El negro no va a abandonar las fronteras de la Confederación, marshall. Suponiendo que voluntariamente el negro quiera acompañarle, el tráfico de esclavos entre el Norte y el Sur es ilegal y está penado con la muerte. Si usted intenta llevarse al negro, es robo de esclavos, que también está penado con la muerte. Y si intenta liberarlo, es incitación a la rebelión y otra pena de muerte. ¿No lo ve? Ya ha muerto tres veces. Usted será la justicia hecha carne, pero aquí en Hooker yo soy la puta ley ?espetó Sullivan echando fuego por la boca?. Olvide esto, lárguese y salve su vida.?Pues tenemos un problema grave cuando justicia y ley dejan de ser uno y lo mismo.?Marshall... no me haga matarlo... se lo ruego".


Sobre esta noticia

Autor:
Literatura En La Ciudad (92 noticias)
Fuente:
literaturaenlaciudad.com
Visitas:
4073
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.