Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

El tarifazo eléctrico del PSOE

06/01/2011 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la subida eléctrica decretada por el Gobierno el pasado 23 de diciembre y que aparece en el Boletín Oficial del Estado del día siguiente, se consuma el anunciado "tarifazo" que se venía anunciando desde hacía tiempo. Es ésta una medida desproporcionada, tomada unilateralmente por el Ministerio de Industria, para tratar de corregir el déficit tarifario del sector eléctrico. Piensan que de este modo se racionalizan y se contienen los costes regulados, soportados hasta ahora por dicho sistema eléctrico. Más aún, según explica incomprensiblemente el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, este incremento de la tarifa de la luz forma parte de las medidas previstas por el Ejecutivo para recuperar el crecimiento económico.

El subida de la energía eléctrica que soportarán los consumidores afectados, sean estos usuarios domésticos, pymes o comercios, van más allá del 9, 8% fijado en el decreto. Según un estudio de la organización Facua, después de analizar más de 50.000 facturas, la medida supondrá un encarecimiento aproximado de 5, 46 euros mensuales en el recibo de la luz del consumidor medio. Si a esta cantidad le sumamos el 24, 03% de los impuestos sobre la electricidad, más el IVA, nos ponemos en 6, 7 euros al mes, lo que da un incremento anual de 81, 24 euros. Los 6, 7 euros mensuales suponen más del doble de los 3, 2 euros mensuales de incremento que anunciaba el Gobierno para un hogar de tipo medio.

Si desglosamos la factura eléctrica, veremos que, aproximadamente la mitad de su importe, va destinado a pagar el consumo; el resto del recibo refleja el coste de las primas y de los impuestos que recauda el Gobierno. En porcentajes, el 53, 8% de dicha factura corresponde al pago de la energía consumida. El 18, 2% de la misma es lo que se destina a pagar las primas a las energías renovables y un 16, 5% para los impuestos. El 12, 5% restante se emplea teóricamente para enjugar el déficit tarifario, para compensaciones extra peninsulares y a la minería del carbón. Esto viene a demostrar que la energía eléctrica en España esta entre las más caras del mundo y además sin guardar correlación alguna ni con el volumen de los salarios, ni con el consumo generado.

Como no podía ser de otra manera, ya salió el ministro de Fomento, José Blanco, afirmando que la subida de la luz es "una herencia envenenada", recibida del Gobierno de José María Aznar. Y cómo no, el Ejecutivo de Zapatero ha resuelto el problema "de la mejor forma que se podía resolver". Y acusa al Partido Popular de populismo y de demagogia, ya que "se oponen a todo y lo único que quieren es la quiebra y construir una alternativa en base a las ruinas y a un edificio totalmente destruido". Y espera que los ciudadanos perciban esto y lo sancionen con su voto cuando corresponda.

No aclaran ni José Blanco, ni el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, a que se debe ese encarecimiento tan exagerado de la energía eléctrica. Se limitan ambos a culpar al Partido Popular del desmadre del precio de la luz. Hasta hay quien presume, dentro del PSOE, de que haya sido un Gobierno socialista el que haya hecho esto para poner coto al déficit tarifario. La verdad es muy diferente a lo que nos dicen Blanco y Chaves. Cuando Zapatero llegó a La Moncloa, el déficit de tarifa no llegaba a los 1.500 millones de euros. En los seis años de Gobierno socialista, dicho déficit se ha multiplicado por 17, para alcanzar a finales de 2010 los 25.000 millones abundantes de euros. Y es que Zapatero se ha dejado llevar, a la hora de marcar la política energética, de una ideología trasnochada y de una falta de realismo económico evidente.

La apuesta preferente de Rodríguez Zapatero por las energías renovables y cerrarse en banda a las nucleares ha magnificado el problema del déficit tarifario. Eso sin contar las elevadas subvenciones del dinero público que se llevan las denominadas energías verdes. Cerró la central nuclear de Zorita y tiene sentenciada a la de Santa María de Garoña y está empeñado en centrar todo su esfuerzo en las renovables, a pesar de su corto rendimiento y de lo cara que resulta su producción. Las diferencias de precio entre un tipo de energía y otros, que vemos a continuación, es considerable.

La energía nuclear, con mucho la más barata, nos sale a 11 euros/Mwh, mientras que la eólica nos cuesta 85 euros/Mwh y la fotovoltaica que se dispara nada menos que hasta los 400 euros/Mwh. La energía obtenida a partir del carbón no baja de los 25 euros/Mwh y la de tipo ciclo combinado de gas sale por 43, por 57 ó por 70 euros/Mwh, dependiendo de que sea con gas a 35, a70 ó 110$/barril equivalente. El coste de las demás energías, incluida la procedente del carbón, es mucho más elevado que la obtenida a partir de las centrales nucleares. Y si queremos equilibrar el presupuesto energético y solucionar de una vez el déficit tarifario, no nos queda más remedio que optar decididamente por la energía nuclear.

La intención de Zapatero de ir cerrando por cuestiones ideológicas todas las centrales nucleares al final de su ciclo sin construir ninguna nueva, es totalmente descabellada. Si le dejan, volvemos al uso exclusivo de los candiles; o aún más, nos devuelve a la época de las cavernas. Tiene razón el Gobierno al reconocer que somos energéticamente dependientes, pero se equivoca al pensar que, primando las energías renovables, dejaremos de tener dependencia y seremos autosuficientes. La subida de la luz, diga lo que diga el Ejecutivo, más que al exceso de dependencia energética, es debida al enorme costo de las energías verdes, acrecentado por los millones de dinero público que el estado se gasta en primas a dichas energías. En 2009, la energía eólica se llevó 1.608 millones de euros en subvenciones y la fotovoltaica se embolsó nada menos que 2.688 millones de euros. Lo que ocasiona un sobrecoste de aproximadamente un 7% en el suministro eléctrico.

Este tipo de energías serán muy limpias, pero, además de contaminar el paisaje, disparan el crecimiento de la tarifa eléctrica de un modo imprevisible. A esto se une su carácter prácticamente intermitente. Los molinillos, que tanto afean el paisaje, necesitan que sople el viento. Y como la demanda de electricidad hay que satisfacerla en cada instante, las fuentes de energía eólica no son nuca autosuficientes. Necesitan siempre de otras centrales de apoyo, que estén siempre en marcha y que sean capaces de producir electricidad rápidamente, para entrar en servicio cuando fallen las renovables. La solución a todos estos problemas, sin lugar a dudas, la tenemos con las centrales nucleares, que nos proporcionan una energía eléctrica mucho más barata y competitiva. Pero los socialistas, hoy en el Gobierno, tienen demasiados prejuicios ideológicos que les incapacitan para dejar un poco de lado las energías renovables y apostar decididamente por la energía nuclear. Y así, o suben mucho más el recibo de la luz, o seguiremos soportando ese inasumible déficit tarifario.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Visitas:
322
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.