Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

TEA (Tenerife) proyecta este fin de semana 'The Road', la relación de un padre y un hijo en un mundo postapocalíptico

20/05/2010 11:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tenerife Espacio de las Artes (TEA) proyecta a lo largo de este fin de semana 'The road' (La carretera, 2009), la película que protagoniza Viggo Mortensen y en la que se narra la relación de un padre y un hijo en un mundo postapocalíptico; el filme de John Hillcoat, basado en la novela de Cormac McCarthy, podrá verse en versión original en inglés con subtítulos en español en este centro de arte del Cabildo de Tenerife desde mañana hasta el domingo, en dos pases diarios que comenzarán a las 19.00 y 21.30 horas.

La entrada para ver esta cinta será gratuita, ya que su proyección coincide con la celebración del Día Internacional de los Museos, y se enmarca dentro del programa de actividades que este centro ha organizado para conmemorar esta efeméride. Para asistir al pase de 'The road' es necesario retirar la entrada en la taquilla de TEA el mismo día de la proyección.

Kodi Smit-McPhee, Robert Duvall, Guy Pearce y Michael Kenneth Williams completan el reparto de esta película que se presentó en el Festival de Venecia y que descubre cómo el amor de un padre y un hijo sobrevive más allá del fin del mundo. Película apasionante, emotiva y angustiosa que trasciende géneros y filosofías, 'The road' habla sobre los finales de muchas cosas en muchos sentidos.

'The road' se desarrolla en un mundo destruido por algo que todos ignoran: podría haber sido un suceso nuclear o el choque de la Tierra con otra entidad cósmica. La consecuencia de ese cataclismo, fuera lo que fuera, ha significado la desaparición de la energía, de la autoridad y el orden, de la vegetación y de los alimentos. Millones de personas han fenecido, destruidas por el fuego y las inundaciones o abrasadas en sus propios vehículos, donde se hallaban sentadas cuando aconteció el desastre, o extinguidas por inanición y desespero en una lenta muerte de la civilización tras el colapso de todo orden concebido.

El hombre y el chico, protagonistas de esta película, se desplazan por ese mundo desolado con todas sus preciadas pertenencias: todo alimento y ropa que puedan garrapiñar, utensilios y herramientas, bolsas, mantas y cualquier otra cosa que les mantenga calientes en un exterior gélido, carente de sol y lleno de cenizas por todas partes. Llevan todo eso a sus espaldas y en un carro de la compra equipado con un espejo de bicicleta para poder ver quién se acerca por detrás.

Su desesperado e improvisado equipo de viaje y sus cuerpos sucios y desaliñados les dan todo el aspecto de vagabundos. Y eso es lo que son. Eso es lo que son todos cuantos se hallan en esta frontera inerte. Mientras avanzan penosamente a pie en dirección al oeste, hacia el océano, recorriendo lo que una vez fue el magnífico sistema de autopistas norteamericano, se ocultan en bosques y en viejas estructuras abandonadas, en cualquier cobijo que puedan improvisar que les mantenga a salvo de los elementos y de las bandas errantes que no pensarían en otra cosa que en despojarles de todo.

En ese viaje se cruzan con toda suerte de gentes desesperadas. Hay una pandilla de carretera: un grupo de hombres duros que de algún modo han logrado hacer funcionar su gran camión articulado. Hay carroñeros y cazadores de todo cuanto se mueve, algunos caníbales bien alimentados que mantienen, en una gran casa encima de una colina, una bodega llena de carne que apenas se identificaría como humana. Y también hay todo tipo de ladrones.

Dirige John Hillcoat (Queensland, Australia, 1961), quien creció en Norteamérica, Canadá y Reino Unido. Una carrera en Bellas Artes le llevó a matricularse en la Escuela de Cine Swinburne de Australia, donde produjo dos cortometrajes dramáticos, 'The Blonde's Date With Death' y 'Frankie and Johnny'. Siguió con una carrera de éxito en la dirección y montaje de vídeos musicales para artistas como Nick Cave, INXS, Crowded House, Depeche Mode, Robert Plant, Muse y Razorlight, por los que fue objeto de varios premios internacionales, además del premio de la industria discográfica australiana al mejor director. Después de pasar tres años investigando las prisiones de máxima seguridad de Norteamérica y Australia, John Hillcoat coescribió y dirigió su primer largo, 'Ghost of the Civil Dead' (1988), a la que siguieron 'To Have & To Hold' (1996); y 'The Proposition' (2005).


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
510
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.