Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

El teatro interior. Sobre ruinas y máscaras

20/01/2010 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Comunidad de Madrid muestra en su Sala de Arte Joven El teatro interior. Sobre ruinas y máscaras, una muestra del trabajo de los artistas Noemí Larred, Sol Saura y Fernando Martín Godoy que podrá visitarse hasta el 20 de febrero. Por un lado, las creadoras Noemí Larred (Barcelona, 1982) y Sol Saura (Palma de Mallorca, 1983) presentan una instalación que trata de reconstruir la vida y la historia de los huéspedes de la planta de un hotel. Por otro, Fernando Martín Godoy (Zaragoza, 1975) propone un recorrido pictórico de rostros parecidos a los que se viene empleando desde el teatro Nô de Japón, los rituales primitivos africanos o en la escultura grecorromana de templos y anfiteatros.

En palabras de Abel H. Pozuelo, comisario de la exposición: "Las dos propuestas que se presentan en la Sala de Arte Joven no establecen un diálogo entre sí pero coinciden en varios aspectos elementales y sustanciales. En ellas la representación consiste en crear una circunstancia sensorial, plástica, que el visitante debe completar. Las dos construyen el teatro y proponen que atravesemos o levantemos el telón, pero para que algo funcione, debemos introducirnos en la obra. Ambas son, en suma, propuestas para un teatro interior".

Un hotel abandonado...

Bajo el título El hotel que me habita, Larred y Saura presentan una instalación que tiene como punto de partida el hallazgo casual de un hotel abandonado, en ruinas, por el que ambas deambulan recorriendo sus pasillos y habitaciones vacías, desoladas, intentando reconstruir y recuperar las historias, y las vidas de los huéspedes que allí se alojaron

En esta creciente necesidad de reconstrucción y recuperación han organizado en el espacio superior de la Sala de Arte Joven un fragmento de ese hotel, con sus pasillos, sus puertas, introduciendo algunos muebles y objetos recuperados del olvido, recubriéndolos de blanco, sobre los que se proyectan las fotografías tomadas en la visita que ambas artistas llevaron a cabo en ese hotel. El contraste entre la evocación del lugar recuperado y la imagen documental de lo que era cuando fue descubierto, le sirve al espectador como llave que abre la puerta de un laberinto.

Trato es el título escogido por Fernando Martín Godoy para denominar al conjunto de cuadros de pequeños formato que pueden encontrarse en la penumbra de la parte inferior de la Sala. El título tiene su origen en un juego de palabras a partir del género pictórico del retrato, pero el término define el hecho de relacionarnos con alguien, de conocernos, de acercarnos. También trato puede derivar de tratamiento, de manipulación para lograr una transformación. Se observan cuadros con rostros pero que desde el principio el propio artista nos advierte: esto es otra cosa que retratos.

Algo más que retratos

Las pinturas de Martín Godoy tiene como punto de partida el rostro fotografiado de personas reales, de carne y hueso. Mediante una técnica reposada que se basa en la superposición de capas y veladuras tiene lugar la transformación de estos rostros en una especie de bruma de grises, dónde las zonas aclaradas provoca fuertes contrastes dando lugar a ángulos y zonas de sombra. Lo que se observa son restos de personajes de carne y hueso, representaciones, dónde lo primero que desaparece es la carne y el hueso para fabricar una entidad nueva, una entidad teatral con vida, pero sin atributos individuales.

Para Martín Godoy el espacio expositivo es casi tan importante como las obras, de ahí que presente un espacio pintado de gris oscuro, bajo una iluminación tenue como si de candiles de aceite se tratara al que se accede a través de una cortina y desde dónde podemos contemplar sus cuadros. La sensación es la de entrar en un lugar privado, silencioso, mágico invitando al espectador a cruzar la frontera entre dos mundos e iniciar un itinerario silencioso.

Madrid. El teatro interior. Sobre ruinas y máscaras. Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Avenida de América, 13.

Hasta el 20 de febrero de 2010.

Comisario: Abel H. Pozuelo.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
89
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.