Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Gargallo escriba una noticia?

Terapia de choque contra las rabietas infantiles

12/11/2019 14:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La psicología infantil es apasionante y los padres, cuando están agotados o carecen de paciencia, pueden perder los nervios con sus hijos con relativa facilidad y hacer algo de lo que luego se pueden arrepentir. En muchas ocasiones acaban gritándoles o, en el peor de los casos, soltándoles un cachete o una paliza.

image Hay niños que cogen unas rabietas infernales que acaban desquiciando al adulto. Recuerdo aquella vez que iba paseando por la ciudad y un padre estaba con su hija de unos dos años que lloraba a lágrima viva en su carricoche. Este le grito: "Cállate". Pero la niña seguía berreando. El padre, fuera de sí, le soltó un tortazo a la niña que comenzó a llorar todavía con más fuerza. ¿Podía haber solucionado el conflicto de otra manera? ¡Evidentemente!

El niño, si llora, es por algún motivo, aunque sea para llamar la atención. Llora porque tiene unos sentimientos, unos deseos que pueden chocar con los de sus progenitores. Algunos pueden incluso parecer que son irracionales, pero no podemos olvidar que el niño está aprendiendo, que está descubriendo el mundo y que se está conociendo a sí mismo. Ello conlleva la creación de unos sentimientos que, según como se gestionen, pueden dejar unas secuelas psicológicas que no podemos obviar. Hemos de ser consciente de que el niño no tiene las mismas herramientas y recursos que posee el adulto. No nos damos cuenta de que el niño puede estar sufriendo y, a veces, sin ser conscientes de ello, sufre incomprensión.

Nunca olvidaré el caso que tuvimos en el colegio de un niño cuyo comportamiento era paupérrimo. ¡Destrozaba las clases! No había forma de domarlo y no atendía a nada. Luego descubriríamos por qué actuaba así y era porque su primo estaba abusando sexualmente de él. A este niño le rasgaron el alma y no tenía otro modo de expresarse porque la situación le superaba. ¿Cómo es posible que sus padres no se hubiesen dado cuenta y encima recurriesen a la violencia para intentar frenar su mal comportamiento?

¡Qué importante es escuchar a los niños!

Recuerdo que un día, al entrar en el comedor de mi casa, vi cómo mi hijo estaba pintando un coche gigante en la pared. ¡Casi me da algo! La sangre me hervía por dentro, mientras él se sentía orgulloso de su obra de arte. ¿Qué podía hacer para no responder con violencia y no herir sus sentimientos? Tan sencillo como tranquilizarme y, luego, explicarle que debía pintar sobre un papel y entender que aquella travesura podría subsanarse volviendo a pintar. ¡Tampoco había matado a nadie!

¡Eso es lo que necesita el niño! Necesita que le expliquen las cosas con cariño, con respeto, porque todos nos equivocamos y, como es normal, el niño seguirá cometiendo errores. Pero piensa una cosa: ¿a ti te gustaría que cada vez que te equivocas en tu trabajo el jefe te soltara un grito o un tortazo? Si lo hace le cogerás odio o miedo, ¿verdad? ¿No preferirías que, en su lugar, te explicase cómo debes enmendar tu error? Pues del mismo modo debemos marcarnos una meta con nuestros hijos: "trátalos como te gustaría que te tratasen a ti, aunque en ocasiones te saquen de quicio".

Si durante una rabieta o una travesura le terminas pegando o gritando como un energúmeno, lo único que consigues es reprimir un deseo o un sentimiento, y esa represión puede derivar en un mal comportamiento e ir empeorando de manera exponencial, porque le estás enseñando que los problemas se solucionan a tortas o a gritos; o puede ocurrir todo lo contrario, que el niño se haga tan tímido que tenga miedo hasta de hablar o relacionarse con los iguales porque tiene la autoestima por los suelos.

image Hay una terapia de choque muy efectiva con el niño cuando coge una rabieta de esas infernales e irracionales. Recientemente tuve que enfrentarme a una rabieta desmesurada. Inmediatamente me puse en el lugar de mi hijo porque sabía que él estaba sufriendo, al fin y al cabo su mente es diferente a la mía y necesita de mi comprensión. Necesita que alguien le explique las cosas correctamente. Yo tenía que respetar sus sentimientos, abrazarlos, y eso fue lo que hice. Le di un abrazo a pesar de recibir sus empujones, sus lloros, sus gritos, y volví a abrazarle, una y otra vez, mostrándole un amor incondicional y manteniendo en todo momento la calma. Después de mostrarle mi cariño, cuando se serenó -se contagió de mi serenidad- y vi que estaba en actitud de escucha, hablé con él. No solo entendió la irracionalidad de su comportamiento, sino que fue capaz de pedirme perdón porque entendió que se había equivocado. Además, modificó su comportamiento y su conducta rebelde. Una terapia de choque verdaderamente efectiva para modificar comportamientos porque te permite establecer un diálogo de confianza y modificar conductas. Además, aumenta el respeto y la obediencia, fortaleciéndose los lazos paterno-filiales.

Incrementemos, por tanto, nuestros niveles de paciencia, nuestra comprensión y respondamos con la terapia de choque del abrazo, para que el día de mañana tus hijos sepan responder pacíficamente ante las dificultades, con amor ante los problemas y con humildad ante los errores. ¡Y siempre te lo agradecerán!

Antonio Gargallo Gil

www.antoniogargallo.com


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Gargallo (106 noticias)
Fuente:
antoniogargallo.blogspot.com
Visitas:
4578
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.