Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Teresa Gracia por Francisco Arias Solís

22/02/2010 13:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz de una niña de los campos de concentración

TERESA GRACIA

(1932-2001)

Nace el poeta con la mano herida

porque a ras de la palma le han cortado

el cordón en los dedos enredado

con que a su madre musa estuvo unida.”

Teresa Gracia.

LA VOZ DE UNA NIÑA DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

Teresa Gracia, vivió y se educó en Francia, a donde llegó en 1939, con solo siete años de edad. Escritora desde muy joven, utilizó la lengua francesa como medio de expresión. Ya en su madurez, advirtió que el francés no le bastaba, especialmente, para escribir poesía; que el castellano -lengua que utilizaba en casa- le era imprescindible para expresar su personalidad. Su primer libro de versos con el elocuente título de Destierro y un prólogo de María Zambrano se publicó en 1982.

La poeta, dramaturga y periodista Teresa Gracia García nació en Barcelona el 23 de enero de 1932 y falleció en Madrid el 10 de septiembre de 2001. De padre aragonés, capitán de artillería, y madre burgalesa, siendo muy niña, estuvo unos meses en un internado de monjas teresianas y, posteriormente, pasó a otro internado. Al finalizar la guerra provocada por la rebelión militar del general Franco tuvo que exiliarse a Francia Estuvo en los campos de concentración franceses de Argelès-sur-Mer y de Saint Cyprien, a los que había ido con su madre buscando a su padre. Cursa estudios en el Lycée de Jeunes Filles de Toulouse y entra en contacto con grupos republicanos y anarquistas exiliados. Siendo muy joven conoció en un café parisino al cineasta Eric Rohmer que la hizo protagonista de una de sus primeras películas Berenice. Colaboró en la revista Presente Africain en la que se trataban temas relativos a la descolonización de África y sobre la negritud. Más tarde comisionada por Naciones Unidas trabajó en la FAO en Venezuela e Italia. En Roma editó la edición española de la revista Ceres y trabó una gran amistad con María Zambrano. Hasta 1980 residió en Roma, pero regresó definitivamente a España, al jubilarse como funcionaria internacional de la FAO, aquejada de la enfermedad “Lupus eritematoso discoide” que sobrellevó con una gran entereza hasta su muerte. Fue colaboradora de ABC. Sus restos descansan en el madrileño cementerio civil de La Almudena,

Su primer libro de versos con el elocuente título de Destierro y un prólogo de María Zambrano se publicó en 1982

Teresa Gracia escribió y publicó su primera novela en francés, Panama Party, que nunca se tradujó al castellano. Como dramaturga destacan sus obras Las republicanas (1984), en la que se recoge su experiencia de niña exiliada en los campos de concentración franceses, la acción de la obra se desenvuelve en un campo francés para mujeres y niños españoles, Casas Viejas (1992), en la que trata de los trágicos sucesos acaecidos en este municipio gaditano en 1933, y Una mañana, una tarde y una vida de la señorita Pura (1992). Ha publicado los siguientes libros poéticos: Destierro (1982), Meditación de la montaña (1988) y Manifiesto contra el verso libre y cuarenta y tantos sonetos al soneto (1998). María Zambrano escribe en el prólogo de Destierro: “Teresa Gracia... la abandonada-prometida que nunca podrá descansar ni hallar sosiego hasta que llegue el día señalado; la que vela desojada mientras alimenta la lámpara, la que no duerme aunque crea estar dormida. Invicta-derrotada una y otra vez mientras esta nuestra historia dure”. “Entonces comprendí que podía prestar mi voz a los que ya no la tenían. Ese poema, Destierro -nos dice la autora-, ya no es mi voz. Es la de muchos otros, los que quedaron en los campos de concentración tanto tiempo, un año, dos, o quizá sólo un día porque murieron al siguiente.”

Finalizamos esta semblanza de la escritora que vivió desde niña en el exilio, con dos de su interrogantes: “En los años setenta, empezamos muchos a preocuparnos por nuestro retorno. ¿Volveríamos todos juntos, como salimos, salvo los que se quedaron en las playas francesas, en los campos alemanes, en la lucha por la liberación de Francia y en el tiempo? ¿Daríamos abasto para recibir los abrazos de la población reunida en los andenes de las estaciones o en los muelles de los puertos para esperar a sus hermanos de allende la frontera o los mares?”

Escritora desde muy joven, utilizó la lengua francesa como medio de expresión. Ya en su madurez, advirtió que el francés no le bastaba, especialmente, para escribir poesía

Francisco Arias Solís

Sin libertad la vida vale poco.

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
181
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.