Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elcofredelchirri escriba una noticia?

Terrores nocturnos

11/08/2016 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Me desperté chillando. No era nada nuevo, seguro que mis vecinos estaban acostumbrados a mis terrores nocturnos y a los sobresaltos que les causaba con relativa frecuencia. Es curioso, siempre que sucedían me despertaba boca abajo y con los brazos entumecidos por tenerlos debajo del cuerpo, quizás algo tuviera que ver esta circunstancia al sentirme indefenso, sin poderme proteger o incluso luchar, pues en mis sueños era un mero espectador sin poder actuar de ninguna manera, solo sufriendo agresiones e injusticias, sobre todo lo segundo.

Por nimias que fueran sobre todo las segundas, solo podía manifestar mi disgusto y disconformidad, entonces era cuando comenzaba a hablar en sueños primero y finalmente con un exasperado chillido, ponía fin a mi sueño llenándome de alivio al poder constatar que nada en realidad había existido.

Entonces comenzaba el resto de la jornada, una jornada en la que comenzaba a arrastrar las piernas por la calle apesadumbrado, triste y con unas tremendas ganas de llorar aun sin motivo. El carácter se me agriaba y era incapaz de esbozar la más leve sonrisa. Abría la tienda y era incapaz de ser amable con los primeros clientes que osaban entrar a comprar, lo que desde luego no era bueno para el negocio.

Desde hace años regentaba una carnicería de barrio, a duras penas conseguía lograr el ganar un beneficio decente a fin de mes. La competencia con las grandes superficies era cada vez más abrumadora y solo a base de trabajar cada vez más horas y de rebuscar en el mercado mayorista una carne excelente, pero a la vez no muy cara, conseguía mantener una parroquia fiel.

Cuando abrí el negocio, apenas recuerdo cuántos años hace ya de eso, incluso pude tener el lujo de mantener a sueldo a un ayudante, tan bien iba el negocio, pero comenzó la crisis y además el barrio se llenó de inmigrantes musulmanes que en ningún modo podrían comprar la carne que yo vendía al no cumplir con sus preceptos religiosos.

Por eso aquel día me extrañó ver dos miembros de esa comunidad que entraban en la tienda.

Buenos días ¿Qué les pongo?

No, nada, nosotros venimos hablar con ti

Pues ustedes dirán.

Nosotros queremos negocio con ti , hay mucho delincuencia en el barrio, creo que t u dar cuenta.

Pues sí, la verdad es que todo está fatal últimamente, con esto de la crisis hay mucha necesidad y hay muchos que han tirado por la calle del medio comenzando a delinquir.

Por eso nosotros ofrecemos seguridad, tu nos pagas cincuenta euros a la semana y tú no tener problemas de atracos, nosotros ser los vigilantes del barrio. Si tú tener problema dilo y nosotros solucionar .

Ca caramba. ? Apenas pude tartamudear. ? Me pillas recién abierto el negocio no tengo un duro en la caja.

No problemo , tú decir cuando volver.

Pues venid sobre las ocho y media que habré terminado.

Muy bien, nosotros venir luego.

Apenas se fueron comencé a maldecirme a mí y a mi perra suerte, esto sí que significaba el fin de mis sueños y tanto afán puestos en el negocio.

El resto del día lo pasé como buenamente pude, gracias al guante de malla metálica no perdí ningún apéndice, lo que es de agradecer, pues no tenía más que negros pensamientos, barruntaba problemas y eso me hacía descomponer el vientre, tuve que ir varias veces a los aseos a descargar y esto hizo que al mediodía no pudiera probar bocado. Mi cabeza no paraba de dar vueltas, incluso alguna vez tuve que enjugar alguna lágrima que pugnaba por salir. Nunca creí que la película "El padrino" se hiciera realidad en Vallecas, el Nueva York de los años 20 quedaba muy lejos en tiempo y lugar, o eso creía.

Yo era más ingenuo, lo que más me asemejaba a un gánster eran Giuliano Gemma y Bud Spencer en la película que tanto me hizo reír en mi niñez: También los ángeles comen judías. Donde eran incapaces de cobrar el "impuesto de protección" gracias a su gran corazón.

Comenzaba a darme cuenta que la vida real es totalmente distinta, ya no existen los buenos corazones y los héroes justicieros son cosa de las novelas de Marvel.

Con todos estos pensamientos rondándome por la cabeza llegó la hora temida de echar el cierre y aguardar la llegada de los recaudadores y éstos no se hicieron esperar.

Hola, venimos por lo nuestro.

Vale, pero pasad a la trastienda, aquí delante de todo el mundo no es conveniente, cualquiera puede vernos a través del escaparate.

Nos parece muy bien.

Pasamos a través de una cortina de canutillos que había entre el mostrador y una habitación donde se hallaba la cámara frigorífica y una gran mesa de madera donde troceaba las piezas de las reses que compraba.

¿Y bien, dónde está nuestro dinero?

Aquí, en el cajón.

No sé si fue un acto reflejo, creo que sí, desde luego no fue premeditado, pero junto a la recaudación del día tenía mi otro bien más preciado, un cuchillo comprado en Albacete al que cuidaba como la niña de mis ojos, solo apto para filetear la mejor carne para mis clientes más distinguidos.

Pues bien, así el cuchillo, y al extorsionador que tenía a la derecha de un tajo le seccioné la garganta, prácticamente llegué a las cervicales, casi no pudo ni ponerse las manos en el cuello para hacer un vano intento de taponar la herida, trastabilló dos pasos hacia atrás, se apoyó en la puerta de la cámara frigorífica y allí mismo fue resbalando suavemente hasta quedar sentado en el suelo con el pecho tinto en sangre.

Su compañero apenas podía moverse paralizado por la sorpresa y esto lo supe aprovechar, con el mismo movimiento de retracción del brazo y se lo clavé en el pecho hasta la empuñadura. Sonó igual que el rasgueo del pellejo cuando intentas descuartizar el cuarto trasero de un cerdo, pero algo que había escuchado cientos de veces, esta vez me puso los pelos de punta.

Entonces me fijé en sus ojos, unos ojos desorbitados, que denotaban sorpresa, que ni por asomo esperaban ver lo que estaba ocurriendo. Y lo que ocurría sencillamente es que la vida se le escapaba a chorros. Yo lo sentía, con cada latido, un golpe de sangre caliente me llegaba a la mano en la que empuñaba el cuchillo, cada vez más caliente, pero cada vez con menos volumen de líquido, hasta que de pronto paró. Intentó aferrarse a mí para no caer, pero me zafé de él extrayendo de paso el cuchillo, con un golpe sordo cayó boca abajo en el suelo.

En ese momento me di cuenta que mis terrores nocturnos habían terminado, jamás tendría unas pesadilla, eso quedaba para el pasado, por fin había vencido a mis temores.

La campanilla que tenía en lo alto de la puerta de entrada de la tienda rompió el silencio con su repiqueteo, a mí me pareció el mismo estruendo que hubiera hecho las campanas de la catedral de Santiago tocando a rebato. Asomé la cabeza a través de la cortina de canutillos y observé a una de mis más ancianas parroquianas.

¿Estás ya cerrado, Jose Antonio?

Sí señora, fíjese como me pilla ? la dije señalando mi mandil todo ensangrentado.-

Bueno, pues vengo mañana.

Mejor, señora Angustias, no llegue muy tarde pues mañana habrá una súper oferta de carne picada.


Sobre esta noticia

Autor:
Elcofredelchirri (142 noticias)
Fuente:
elcofredelchirri.blogspot.com
Visitas:
1083
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.