Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fabiola Whit The Word escriba una noticia?

Si tod@s saliesen del armario

18/02/2010 10:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según el estudio Kinsey, que muchos niegan y que cada día se acerca más a la verdad, la homosexualidad ocupa un lugar destacado en la sociedad, tanto que muchos se sorprenderían de lo que se oculta en el armario

En primer lugar felicitar a Santi Vila de CIU, ha demostrado su coraje y a la vez osadía de salir del armario, digo osadía porque para muchos cargos políticos, profesionales de reconocido prestigio y demás personajes, es impensable salir del armario e incluso optan por una doble vida, (doble moral).

La vía fácil, matrimonio heterosexual. No importa a quien traten de engañar, la realidad es que se engañan ellos mismos y de paso arrastran a sus familias, amigos, a toda una vida construida sobre cimientos falsos. Luego tachan a los homosexuales reconocidos de enfermos (aún se dice), de pervertidos y muchas otras falacias.

Pido respeto por los que decidimos hacer una vida sin tabúes, nosotros respetamos a aquellos que deciden no salir del armario, en algunos casos empotrados y sellados a cal y canto, no sólo no respetan, si no que se dedican a lanzar tierra contra los que vivimos conforme a nuestra sexualidad.

No hablo de una manifestación anual convertida en fiesta, es el día a día, con nuestros trabajos, nuestro entorno. No es llevar una etiqueta en la frente diciendo soy homosexual, es simplemente vivir con libertad. No estoy orgullosa de ser lesbiana, estoy orgullosa de vivir mi vida libre, sin tabúes, de ser persona y mi sexualidad me importa, porque si me engaño no soy feliz.

No llevo ninguna bandera multicolor ondeando al viento, cada uno es libre de llevar lo que quiera pero no es mi caso y bien es cierto que sus colores son bellos como los del arco iris. No voy disfrazada de “hetero” para que me contraten en las empresas, puedo hablar con mi madre si me gusta una mujer, puedo decir a mis amigos todo aquello que creo que es importante, ellos nunca me juzgaran.

Los prejuicios si no existen se los inventan, yo no meto en mi cama a todo el vecindario, tampoco a mis jefes, ni siquiera a los que más quiero, supongo que los “hetero” tampoco lo hacen, sería de muy mal gusto. ¿Y que nos diferencia? ¿Qué compartimos nuestra vida con alguien a quien amamos y es de nuestro mismo sexo? Pues sí, sólo nos diferencia eso, el sexo de nuestra pareja, en el resto somos iguales. No por ser homosexual cambia nuestro estatus social, empleo, aficiones y un largo etc. Aunque son muchos los que nos quieran ver con grandes e infranqueables barreras y una lacra en la sociedad.

Ahora me puedo casar para pesar de muchos con la mujer que ame, aunque es un mero documento, siempre he vivido el amor libre. Eso sí, esos documentos me otorgan derechos que antes me estaban vetados, si fallezco quiero que mi pensión llegue a mi pareja y no que se pierda entre tantas obligaciones para lo que si somos importantes.

Ahora puedo tener un hijo legal, antes también, nadie me puede prohibir que con mi cuerpo haga lo que quiera. Legal porque existen dos madres. Y para todos aquellos que se rasgan las vestiduras ante estas palabras, que se las rasguen también cuando tantos niños inocentes viven la cobardía de sus padres homosexuales con doble moral, el alcohol, las drogas, el maltrato. A veces es mejor negar la evidencia y al fin y al cabo de lo que se trata es de amar a un niño, darle educación y que sea hombre o mujer de provecho.

Mis padres son heterosexuales y me educaron como tal, por lo tanto sobra decir que los niños de padres homosexuales nacerán con el “estigma”. ¿Acaso ustedes cuando hacen el amor dejan la puerta abierta? ¿Sé niegan un beso ante sus hijos?

Dejémonos de demagogia gratuita y enseñemos educación sexual para que nuestros hijos sepan entre otras cosas que un preservativo no sólo evita un embarazo, también evita enfermedades. Las estadísticas demuestran que los jóvenes no utilizan los medios a su disposición y eso es una bomba de relojería. Enseñemos a nuestros hijos, respeto y tolerancia que está muy perdida y dejen de señalarnos con el dedo o mirarnos a través del rabillo del ojo.

Ser diferente sexualmente es humano y si algun@ dice que es porque no hemos probado… prefiero omitir la palabra, yo sí ¿Ud.?


Sobre esta noticia

Autor:
Fabiola Whit The Word (5 noticias)
Visitas:
1536
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.