Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

La tómbola del Ministerio de Exteriores

25/05/2011 13:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace ahora tres años, concretamente el 27 de mayo de 2008, Juan José Tamayo, publicaba en el diario El País, un artículo titulado ¿Es el Gobierno rehén de la jerarquía católica? Se trata de un artículo desconcertante, ya que Tamayo, además de haber fundado la Asociación de Teólogos Juan XXIII, presume de su condición de teólogo. Se lamenta en dicho escrito del acuerdo alcanzado entre la Santa Sede y el Gobierno Español, por el que se aumenta "la asignación tributaria para la Iglesia católica del 0, 52% al 0, 7%", con la exclusión de las demás religiones.

No tiene inconveniente Juan José Tamayo en escribir literalmente: "Tal situación de privilegio es aún más llamativa estos días en que asistimos, inermes, a la discriminatoria publicidad en los medios de comunicación, las vallas publicitarias y los templos católicos pidiendo a los contribuyentes que pongan la cruz en la casilla de la Iglesia católica en vez de hacerlo en la destinada a fines sociales". Y eso a sabiendas de que en esa propaganda simplemente se pide que se marque la calilla de la Iglesia, sin condicionar en absoluto la casilla destinada fines sociales. Y como imaginamos que Tamayo es un buen español, ha tenido que hacer, año tras año, su correspondiente Declaración de la Renta, donde queda muy claro que ambas casillas, la de la Iglesia y la destinada a fines sociales, son perfectamente compatibles y se pueden marcar incluso las dos.

Pero viendo cómo gasta nuestro Gobierno actual el dinero público, incluido el recaudado a través de la casilla destinada a fines sociales, es normal que haya gente sumamente reacia a marcar esa casilla y se limiten a poner la cruz en la correspondiente a la Iglesia. Dada la situación por la que atraviesa España como consecuencia de la crisis económica, con 5.000.000 de parados y con otros colectivos que apenas si son capaces de cubrir dignamente sus necesidades vitales, es sangrante que venga el Ministerio de Exteriores y de Cooperación y reparta nuestros dineros de manera tan alegre e irresponsable, como podemos ver en el Boletín Oficial del Estado del 29 de noviembre de 2010.

Entre la interminable lista de ayudas para la realización de proyectos de desarrollo, nos encontramos con alguna que, cuando menos, es tremendamente llamativa. Nos encontramos, por ejemplo, con una ayuda de 137.600 euros concedida a la Fundación Triángulo para promover el acceso a la SSR del colectivo LGBT en cuatro regiones del Perú. La Fundación Triángulo se fundó en 1996 y, desde entonces, se ha extendido por toda la geografía española. Se trata de una organización no gubernamental que trata de conseguir la igualdad de derechos políticos y sociales de las personas integradas en el colectivo LGBT. Las siglas LGBT designan colectivamente a las lesbianas, los gais, los bisexuales y los transexuales.

No tendremos dinero para hacer frente a los gastos que origina la ley de dependencia, ni para evitar la degradación del nivel asistencial de la Sanidad, pero para Marruecos no puede faltar. Trinidad Jiménez da muestras fehacientes de sentir una enorme debilidad hacia nuestros vecinos del sur. Es evidente que Marruecos nos obsequia habitualmente con toda clase de desplantes, pero, aún así, el Ministerio de Exteriores obsequia a este país con 1.562.000 euros, disfrazados de cooperación internacional. La primera partida de 550.000 euros se la lleva el Programa Al-Mutamid, dedicado al intercambio cultural entre España y Marruecos, a través de la Fundación Instituto Internacional Teatro del Mediterráneo.

Para el fortalecimiento de la sociedad civil y de los derechos sociales en el norte de Marruecos, la Asociación Mujeres en Zona de Conflicto Marruecos recibe, de manos de Trinidad Jiménez, la importante cifra de 380.000 euros. Con este dinero, se busca favorecer las políticas de igualdad de género y favorecer un desarrollo humano sostenible en la zona norte de Marruecos. Otra asociación, conocida por el nombre Proyecto Local, integrada básicamente por personal que trabaja en el ámbito local en Cataluña, recibe otros 203.220 euros para el fortalecimiento del desarrollo local, la gobernanza y la ciudadanía en Marruecos. La Asociación Catalana para el Tiempo Libre y la Cultura recibe 350.000 euros para realizar y promocionar programas en Marruecos, que contribuyan al desarrollo social y cultural, en beneficio de las poblaciones residentes y entidades locales marroquíes. Hasta la Sociedad Española de Ornitología en Marruecos es también premiada con 79.000 euros por el Ministerio de Exteriores, para la salvaguarda del medio ambiente de nuestros vecinos del norte de África.

Tampoco hay dinero para financiar a nuestras pequeñas y medianas empresas, ni para dar una salida digna a nuestros jóvenes que quieren trabajar, pero impulsaremos el tejido empresarial de Guinea Conakry y prepararemos a juventud de ese lugar para insertarla laboralmente. De estos menesteres se encargará la Asociación PROYDE (Promoción y Desarrollo), que para eso recibe, de manos de la ministra Trinidad Jiménez, nada menos que 520.872 euros. Se trata también de una organización no gubernamental que, entre otras cosas, se ha dedicado a dar a conocer y a fomentar una campaña denominada "Mundo con 'M' de Mujer".

La organización AIDA (Ayuda, Intercambio y Desarrollo) es también, según dice, una asociación sin ánimo de lucro, independiente, apolítica y aconfesional, y fue creada en 1999. Esta organización ha recibido del Ministerio de Exteriores y de Cooperación dos jugosas partidas de dinero. La primera de ellas por importe de 207.000 euros para incorporar en Camboya la problemática del género en la producción acuícola y acceso al pescado de calidad para el desarrollo sostenible del sector. La otra cantidad de dinero que recibió la asociación AIDA asciende a la cantidad de 288.867 euros, que deberá destinar íntegramente al empoderamiento e inclusión social de las trabajadoras inmigrantes en Beirut.

Y así podríamos seguir, hasta completar unos cuantos millones de euros, muchos millones, si tenemos en cuenta nuestra situación económica y las necesidades que nos acucian. El Gobierno de Zapatero, con la disculpa de la cooperación internacional, funde dinero sin consideración. En la tómbola del Ministerio de Exteriores, Guatemala por ejemplo fue agraciada con casi dos millones de euros y los territorios palestinos se han hecho con la bonita cifra de 1.175.000 euros. Y para estos dispendios millonarios, lo hace casi siempre a través de asociaciones o fundaciones afines a la izquierda española, entre las que, a veces, aparece alguna muy próxima a Batasuna, como es en este caso la Fundación Mundubat que se lleva un opíparo aguinaldo de 248.000 euros. El dinero este llegará o no llegará al destino que se le asigna, pero seguro que más de uno, gracias a estas generosas dádivas, veranea gratis total más allá de nuestras fronteras.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
104
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.