Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Toros si, toros no. Un dilema muy vigente, a pesar de que la tendencia oficial esté por la fiesta 'nacional'

04/11/2016 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Varias comunidades han tenido la intención de seguir el camino de Cataluña y prohibir las corridas. Pero el Constitucional dicta a favor de la tauromaquia. Sin embargo lo antitaurino progresa aunque el éxito de la feria donostiarra parezca decir lo contrario

Desde que el gobierno de Cataluña tuvo el gesto de seguir la linea de la desobediencia respecto a las corridas de toros en su país, y la promesa de Ada Colau de no acatar la sentencia del Tribunal Constitucional y negarse a reabrir la monumental de Barcelona, otras comunidades autónomas han seguido en intención el mismo camino, aunque han tomado nota del límite marcado por los tribunales superiores, en este caso el Constitucional, ya que es una competencia del Estado. Sin embargo, sí pueden regular esos festejos.

Los gobiernos y parlamentos autonómicos no tienen competencias para prohibir las corridas de toros.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que en varias comunidades colectivos animalistas se están replanteando sus estrategias.

En Baleares, pese a los retrasos y problemas, se está tramitando actualmente una ley que con el impulso de PSOE, Podemos y Més -los tres partidos de izquierdas que sustentan el gobierno de Francina Armengol- iba camino de prohibir las corridas de toros, además de otros festejos populares.

Detrás de este proyecto estaba también la presión del colectivo Mallorca Sense Sang (Mallorca Sin Sangre), que lleva años haciendo campaña para abolir la tauromaquia en los municipios de Mallorca con tradición taurina.

De ahí que los antitaurinos de Baleares apuesten por hacer cambios en el proyecto de ley que se estaba tramitando en el Parlament de las islas. Se trataría de cambiar el enfoque, dando un paso hacia atras: no prohibir los toros, pero sí regularlos. Así no se volvería a retrasar el proceso final, se actuaría de forma de sortear al constitucional, ya que presentar una nueva proposición o proyecto de ley haría perder tiempo.

“Lo que sí se puede hacer es evitar que se maltrate en la medida de lo posible al animal”, explican desde Mallorca Sense Sang. Por ejemplo, creen que la sentencia del Tribunal Constitucional deja abierta la puerta a regular a nivel autonómico el no permitir la utilización de estoques, banderillas, puyas (de picador) y otras herramientas que le causan daño al toro.

Así, si consiguieran aprobar una ley que dejara las corridas en sólo los pases con el capote, creen que evitarían el maltrato del animal y que además supondría un paso hacia el fin de la tauromaquia. Consideran que los toros perderían gran parte del interés del público que todavía va a las plazas de Baleares, como el Coliseo Balear de Palma de Mallorca.

Además, las fuentes consultadas apuntan a que con las competencias autonómicas y el límite marcado por el TC hay otras muchas medidas que se pueden tomar para poner obstáculos que dificulten la celebración de ferias taurinas: “Por ejemplo, que se aumenten los costes de los seguros que deben contratar las plazas. O subir la edad mínima de entrada de 16 a 18 años, para que no puedan ir menores de edad”.

La situación en Galicia

Si esto ocurre en Baleares, en Galicia la situación es algo distinta. Desde la asociación Galicia Mellor Sen Touradas (Galicia mejor sin corridas de toros) explican que hace dos años apostaron por trabajar en el ámbito municipal para ir acabando con los pocos reductos taurinos de la comunidad.

En este ámbito lo que han hecho ha sido presionar a los ayuntamientos para que retiren las subvenciones que, en muchos casos, eran vitales para que las ferias taurinas continuaran siendo rentables.

Así, en pocos años han conseguido que de cinco municipios que celebraban ferias de toros, tres hayan acabado con ellas por la vía de quitarles las ayudas: La Coruña, Sarria y Padrón, este último gobernado por el PP pero donde se aprobó una moción que retiraba de los presupuestos las ayudas a una novillada.

Quedan Pontevedra y el municipio pontevedrés de Valga, donde se celebra una capea con suelta de vaquillas. Ahí quieren seguir presionando para cortar toda ayuda a la tauromaquia.

Y a nivel autonómico, los planes de Galicia Mellor Sen Touradas, explica un portavoz, pasan por volver a llevar al Parlamento de Galicia una iniciativa que se aprobó en 2011 como proposición no de ley y que instaba a prohibir la entrada en plazas de toros a menores de 12 años.

Actualmente este límite no se cumple, y por eso los antitaurinos gallegos quieren empezar poniendo este mínimo de edad, que podrían pedir que se fuera aumentando más adelante.

Los taurinos buscan una demostración de fuerza en San Sebastián

Los Chopera no pudieron cumplir su deseo de contar con José Tomás para la reinauguración de la plaza de toros de Illumbe. Pero este año 2016 con su presencia en la arena del coso donostiarra, la familia de empresarios taurinos quería dar un golpe de efecto en favor de la fiesta nacional, en respuesta al veto del Gobierno municipal de EH Bildu, que prohibió los toros tras la feria de 2012 una vez terminaron los 15 años de explotación de la plaza comprometidos con los Chopera en su inauguración en 1998. Este año, el diestro de Galapagar dio el ‘sí quiero’ porque la faena que se avecinaba se antojaba complicada. Se trataba de hacer frente a la creciente corriente antitaurina que amenazaba con desterrar para siempre los toros de San Sebastián con una consulta sobre la continuidad de los festejos taurinos fijada para comienzos del próximo año.

Es consolador ver que la brutalidad de las corridas de toros se reconozca en gran parte entre las personas humanas

Este referéndum organizado por el ayuntamiento, gobernado por los partidos democráticos más votados, dio un carácter trascendental a la feria taurina de Semana Grande, del 13 al 16 de agosto, que se convirtió en un mano a mano entre los antitaurinos y los defensores de la fiesta, ante la consulta del 19 de febrero 2017 en el horizonte. En este trascendental duelo, José Tomas aceptó la propuesta de la familia Chopera de saltar a la arena de Illumbe, consciente de las dificultades que atraviesan los toros en una ciudad que ya vivió 25 años sin festejos taurinos, desde la desaparición del mítico Chofre hasta la inauguración de Illumbe.

La trascendencia de la feria taurina de Semana Grande de este año, iba más allá de lo que sucediera dentro de Illumbe. La consulta sobre la continuidad de los toros del 19 de febrero 2017, y que el alcalde, Eneko Goia se ha comprometido a respetar en caso de deparar unos resultados contundentes y ha convertido a la feria en un pulso entre los taurinos y antitaurinos. La ciudad está dividida y, en estos días en que está repleta de visitantes y el eco mediático es enorme, había que demostrar fuerza para recabar apoyos a la causa pro o contra. El problema del triunfo de Illumbe trascendia por otra parte a la tauromaquia. Los donostiarras querían sacar esta obra de ingenieria adelante por todos los medios, y el elegido no fue el mejor para los antitaurinos. Por otra parte, se puede decir casi exactamente que España estaba volcada en la Semana Grande donostiarra por tradición ya que los toros llevan medio siglo o más siendo un entretenimiento para gente especialmente de Madrid y otras capitales. Y todos a una estaban pendientes de lo que pasara en la nueva plaza. Asi que los que han llenado en la feria de la semana grande el coso de Illumbe probablemente eran donostiarras en un 60%.

José Tomás cumplió en presencia del rey emérito Juan Carlos y familia, el deseo de los Chopera de saltar al ruedo y aunque el resultado no ha sido apoteósico, los aficionados han visto buen toreo, con el tipo de toro que ahora prevalece y con el Juli triunfando. Y con José Tomás en los derechazos y naturales clásicos, que ahora prodiga, mucho más que en los alardes de valor y haciendo la estatua, como antes. Pero la gran noticia para Chopera ha sido el lleno, el ambiente, la expectación. El alcalde y su reférendum sobre los toros, en San Sebastián, en Illumbe, estaba en la mente de todos.

A la vista de la relevancia taurina pública de la cita de la feria, numerosos rostros conocidos de la escena española quisieron estar presentes en Illumbe para decir sí a los toros ante la posible desaparición para siempre de la ciudad. San Sebastián ya ha vivido largas épocas de silencio taurino. Lo hizo durante un cuarto de siglo tras el derribo de la mítica plaza del Chofre y, recientemente, durante dos años (2013 y 2014) por votación en contra del entonces Gobierno municipal de EH Bildu.

La absurda reacción de los detractores de la fiesta  tras la muerte en el ruedo del diestro Víctor Barrio, festejando su fallecimiento en las redes sociales con mensajes que han sido llevados a la Justicia para determinar posibles delitos penales, habían espoleado también a los defensores de las corridas, que quieren hacer de la feria de Semana Grande una demostración de fuerza como respuesta a los antitaurinos.

Así que al contrario que en Cataluña el primer golpe de efecto lo dieron los toreros según hemos dicho.

De momento, los protaurinos dieron la primera estocada, sustentados en el tirón de José Tomas con Pablo Hermoso de Mendoza y El Juli el 14 de agosto. Illumbe, además, colgó el cartel de “no hay billetes“, un hecho histórico para el coso donostiarra, que en las últimas ferias se había acostumbrado al medio lleno. La salida a la venta de los abonos, ya agotados dejó una imagen para el recuerdo, con miles de personas rodeando el coso donostiarra para hacerse con un asiento.

Las cuatro tardes taurinas durante las fiestas de San Sebastián reunieron a 44.000 personas frente a las 30.000 del pasado año. En vista de esta masiva afluencia, la familia Chopera lanza una pregunta al aire para rebatir a los detractores de la fiesta: “¿Hay algún otro espectáculo privado en Semana Grande que reúna a tanta gente?”.

Los detractores de la fiesta nacional deben estar cabizbajos después de que esperaban que el Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas, aprobado en abril de 2015 por unanimidad de todos los grupos, para impulsar un referéndum antitaurino les diera una oportunidad de oro. Aunque el Ejecutivo local lo rechazó por “inviable”, toda vez que los Chopera se habían movido rápido y habían registrado la solicitud del alquiler Illumbe con mucha antelación, de modo que una cancelación hubiera conllevado graves perjuicios económicos.

¿Quiere usted que el ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?, es la pregunta que ha formulado el Gobierno municipal.

El ayuntamiento ha avalado la consulta al aceptar 8.986 de las firmas presentadas por la plataforma Donostia Antitaurina Orain, que superó las 8.063 rúbricas necesarias, correspondientes al 5% del censo de San Sebastián, tal y como establece en sus requisitos el Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas. “¿Desea usted que el ayuntamiento deje de destinar recursos municipales para las corridas de toros?”, es la pregunta que había formulado el Gobierno municipal para un referéndum abierto a los mayores de 16 años. En la práctica, esta cuestión supone el veto a los toros, ya que Illumbe, de propiedad municipal, es la única plaza habilitada para celebrar corridas.

La consulta se celebrará de todos modos, a pesar de que la Justicia había anulado el marco legal en el que se sustenta. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) declaró en una sentencia fechada el 25 de abril la “nulidad radical” del Reglamento Municipal de Consultas Ciudadanas. Pero el alcalde se mantuvo firme frente al referendum, al entender que la normativa municipal sigue vigente.

En este escenario y tras la feria de la Semana Grande 2016, los defensores de la fiesta parecen haber demostrado su fuerza con esta feria taurina cuya repercusión irá mucho más allá de la arena de Illumbe. Y junto a los números (de asistentes), la familia Chopera quiere poner los otros números, los económicos, para inclinar la balanza de forma definitiva. Así, realizará un estudio sobre el impacto en la ciudad de las ferias de 2015 y 2016, para reforzar los argumentos de la continuidad de los toros. Ya existe un precedente a este respecto.

La asociación cultural “Toros Sí en Donosti“, creada para reivindicar la continuidad de los toros, realizó un estudio que cifró en cerca de 120 millones el impacto económico de la feria para San Sebastián en los 15 años de explotación de Illumbe, lo que supone una media de 7, 8 millones por temporada.

El resultado de la consulta es ahora irrelevante tras el éxito de Illumbe 2016. La capital guipuzcoana podría, de todas formas, no ser la única capital vasca en sacar las urnas para preguntar al pueblo por la continuidad de los festejos taurinos. Vitoria puede ser el relevo del “no“. La capital alavesa aprobó a finales del pasado año una moción que insta al alcalde, Gorka Urtaran (PNV), a convocar una consulta popular para decidir si la ciudad sigue acogiendo festejos taurinos más allá de 2016. La esperanza es lo último que se pierde.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1671 noticias)
Visitas:
4035
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.