Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

El trabajo de los actores compensa fallos técnicos en la representación de 'Edipo, una trilogía' en el Teatro de Mérida

13/08/2009 13:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La solidez del trabajo de los actores de la tragedia 'Edipo, una trilogía" compensó ayer los diferentes fallos técnicos que se sucedieron a lo largo de la función durante el estreno de esta obra en el Teatro Romano de Mérida.

Tales fallos se debieron a la falta de coordinación de imágenes y vídeos que se emitían a través de una pantalla gigante. Sin embargo, fueron disimulados por la capacidad de los actores de la compañía . "Ha habido algún problema técnico pero para eso estamos los actores; son cosas que pasan en el teatro", aseguró Rosa Novell.

La representación de la tragedia 'Edipo, una trilogía' de Georges Lavaudant, creada a partir de las obras 'Edipo rey', 'Edipo en Colono' y 'Antígona' de Sófocles, pretendió transmitir al público de Mérida la desdicha, el infortunio y la desgracia que asola a una familia marcada por una profecía.

La representación, que fue seguida por casi 2.000 personas, ofreció el sentir de un hombre marcado por el destino y su inquietud por conocer la verdad, a través de un escenario serio y poco recargado, que complementó el argumento con una pantalla gigante en la que se visionaron diferentes imágenes y vídeos.

El montaje de Lavaudant, que se estrenó ayer en el Festival de Teatro de Mérida, destacó por la capacidad de los actores de ocultar sus emociones ya que, según aseguraron los propios protagonistas, en este montaje "la palabra es la que tiene el poder".

LA HISTORIA

El espectáculo, que constó de tres partes, condensó la historia de 'Edipo, rey', momento en el que descubre su cruel destino; de 'Edipo en Colono', tiempo en el que abandona Tebas y muere en un bosque cercano a Atenas; y de su hija 'Antígona", cuando la tragedia de su padre y sus hermanos le llevan a desobedecer las órdenes de su tío Creonte, rey de Tebas.

Eusebio Poncela, dando vida al "desgraciado" Edipo, intenta transmitir el desconcierto, el desasosiego y la rabia por el desconocimiento de sus orígenes y de las terribles acusaciones que pesan sobre él. Una actuación de emocionalidad contenida en su primera parte que transmite más al público en la segunda obra 'Edipo en Colono', cuando su personaje cae en la ceguera.

Por su parte, el "viejo brujo ciego" Tiresías, encarnado por Miguel Palenzuela consigue seducir al público únicamente con las palabras y su voz, pues durante su interpretación se vislumbra la desesperación de este hombre que conoce la desgraciada verdad de Edipo.

Pedro Casablanc da vida al "malo" Creonte, que en la obra 'Antígona' alcanza la tiranía de un hombre sucumbido por el poder. Casablanc transmite con dureza la ingratitud de este hombre que el propia actor definía como "un fanático".

Si bien, 'Antígona', encarnada por Laia Marull, logró captar la atención del público por su voz, por su capacidad para transmitir más con las palabras que con los gestos o por la fluidez del argumento, además demostró el amor y el respeto que sentía hacia su familia.

No obstante, la intencionalidad del director de evitar que las emociones fuesen "muy evidentes", impidió que los espectadores se implicaran por completo en una tragedia que aúna grandes sentimientos, infortunios y emociones.

Este requerimiento implicó que, por ejemplo, las interpretaciones que Rosa Novell hizo de su personaje, Yocasta, y Eusebio Poncela (Edipo) en algunas partes de la obra, no alcanzaran un alto grado de exteriorización de los sentimientos que sedujese a los espectadores.

Esta circunstancia unida a los diferentes problemas técnicos con una pantalla gigante que se sucedieron a lo largo de las tres representaciones y a momentos incomprensibles en el atrezzo y los efectos especiales como el sonido de una llamada de teléfono o de un helicóptero sobre las ruinas del teatro no fueron comprendidas por el público.

Esto impidió una lectura correcta de una obra extensa y con demasiado argumento que han condensado en una trilogía, y que resultó muy densa para los espectadores.

TRAS LA FUNCIÓN

Tras el estreno, los actores coincidieron en la misma idea, los problemas técnicos. "A nosotros eso no nos ha dificultado demasiado, al contrario" aseguró Rosa Novell.

"Hemos tenido un estreno técnicamente accidentado pero lo importante era estar ahí con el teatro casi lleno, para mí ha sido mi primera vez en Mérida como actor y estoy encantado", puntualizó Pedro Casablanc.

"Hemos tenido algunos fallos por el calor con las cámaras y las máquinas pero la compañía ha seguido actuando como si nada y hemos demostrado que somos unos jabatos", indicó Poncela.

El director de la obra, Georges Lavaudant, fue el gran ausente de la noche porque, tal y como aseguró Poncela "tiene problemas de salud delicados".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
177
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.