Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabriel Hidalgo Andrade escriba una noticia?

La trampa de las comisiones ciudadanas

08/10/2011 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Toda experiencia de democracia directa ha sido iniciada a instancias del poder institucional. La realidad demuestra que en Ecuador somos campeones para legislar sobre instituciones que no utilizamos

Ecuador nunca vivió un modelo de democracia directa. Tampoco los ejercicios participativos formaron parte de las prácticas ciudadanas. En esta opinión colocaré en el debate las ideas de la siempre problemática práctica participativa que aparece altisonante en los discursos políticos pero que resulta tan difícil de posibilitar:

1. Desde 1978 se reconoce la consulta como vía idónea para reformar la constitución, en 1998 se amplían las condiciones de participación a la revocatoria del mandato y a la consulta popular por iniciativa ciudadana, y desde 2008 a todos estos mecanismos se suma la iniciativa legislativa. Sin embargo, salvo las experiencias locales recientes de revocación y de consulta popular no vinculante, nunca se ha empleado ninguno de los mecanismos de democracia directa convocados por iniciativa de la ciudadanía. Por el contrario toda experiencia ha sido iniciada a instancias del poder institucional. La realidad demuestra que en Ecuador somos campeones para legislar sobre instituciones que no utilizamos.

2. La Constitución de 2008 es la cúspide del discurso participativo. Para arranchar de las manos de los partidos políticos la atribución de dominación de las autoridades de control se introdujo en el constitucionalismo ecuatoriano una institucionalidad propia de procesos de reforma política de Venezuela y Ecuador. Se reinventó el sistema de equilibrio clásico de tres poderes y se adicionó un órgano ciudadano y participativo de control social con rango de poder estatal. Esta institución –que no es ni ciudadana, ni participativa– posibilita el nombramiento de las más altas autoridades del estado a través de unas instancias denominadas como comisiones ciudadanas de selección.

3. Comparativamente entre el sistema anterior de selección y el actual aun no se sabe cuál es el mejor. Digo esto porque la selección era política y no técnica; no se elegía a las autoridades en función de sus méritos sino por sus vínculos con los partidos políticos. Hoy es casi lo mismo. Aquí no se puede citar uno por uno cada caso, pero el balance demuestra que 5 de los 7 consejeros del poder de participación transitorio estaban vinculados directamente con el gobierno actual, y 6 de 7 en el definitivo. Estos se encargan de escoger los integrantes de las comisiones ciudadanas selectoras de autoridades y la sorpresa es que los aspirantes mejor puntuados para ocupar el cargo de Fiscal de la Nación estuvieron directamente relacionados con el gobierno y lo mismo sucede con el actual concurso de selección de vocales al Consejo Nacional Electoral (CNE). Esto demuestra que muy poco ha cambiado en términos de transparencia en la selección de delegados –entre comillas– ciudadanos a las instancias más altas del poder estatal.

Se reinventó el sistema de equilibrio clásico de tres poderes y se adicionó un órgano ciudadano y participativo de control social con rango de poder estatal

4. E inclusive los dos consejeros que denuncian las inconsistencias del concurso de vocales para el CNE (David Rosero y Andrea Rivera) fueron elegidos de las filas del MPD, partido político cuyos asambleístas y cercanos en ese momento votaban con el partido de gobierno. Algo aquí no coincide. Las lógicas corporativas se mantienen intactas porque los partidos políticos siguen dominando la escena de la selección, los concursos todavía responden a sectores de interés no ciudadanos, el poder institucional todavía busca absorber estos espacios de participación ciudadana, a costa de privilegiar a los aspirantes por sus vínculos políticos en lugar de sus méritos. Entonces se inventan concursos para maquillar de ciudadano y participativo lo que no lo es. La partidocracia sigue con vida. La novedosa fórmula de la participación ha cambiado todo para seguir igual.

Gahidalgo@flacso.org.ec

Twitter: @ghidalgoandrade

http://gabrielhidalgoandrade.blogspot.com/

________________________________________________________________________

La Falsedad del Poder, re-pensar nuestra realidad política desde los textos y contextos cotidianos, disponible en Quito en: Librimundi, Mr. Books, Abya-yala, Librería Jurídica Cevallos, Librería Jurídica ONI.

Compras electrónicas en:

LIBRIMUNDI (Ecuador): http://goo.gl/xW4dw

LIBROS ANDINOS (Resto del mundo): http://goo.gl/8aR04

________________________________________________________________________

Las lógicas corporativas se mantienen intactas porque los partidos políticos siguen dominando la escena de la selección


Sobre esta noticia

Autor:
Gabriel Hidalgo Andrade (381 noticias)
Visitas:
4423
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.