Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franci escriba una noticia?

Como nos tratan las oficinas públicas

25/07/2009 19:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos hemos hecho un tramite, hemos ido a un consultorio... pero, ¿nos han tratado como merecemos?

A quién no le ha pasado que ha visitado alguna oficina pública y ha tenido esa sensación que se tiene cuando te ves mal atendido, menospreciado... Si encima la visita es a una dependencia del Servicio Andaluz de Salud todo se agrava: empezando con la aprehensión y la grima que la mayoría de la gente siente hacia estos sitios; si eres tú el enfermo se suma a todo esto tu malestar y preocupación. Una vez que ya estas en el lugar tienes que esperar religiosamente tu turno, que normalmente suele ser un tiempo generoso. Pero claro, mientras no se demuestre lo contrario, parece ser que nuestro tiempo no vale, sólo el de ello; no es que sea llegar y besar el santo pero quizá haya otros medios. También hay que reconocer que se ha mejorado, y que en algunos casos hay falta de personal, pero esto no quita que en otros muchos casos sea cosa de “vagancia” y chismorreo.

Lo peor viene cuando después de todo lo anterior te encuentras a ese personal tan característico con cara de extreñído, que parece que te esta perdonando la vida, que parece que te odia porque vienes a molestarlo y lo vas a hacer trabajar mas dentro de su “eterno y asfixiante horario”; y que muchas veces lo demuestran mas allá del gesto, con malos modos y malas palabras. Es entonces cuando piensas “pero como puede esta persona estar así, tener esa cara, tratar así a la gente, si tiene un trabajo mas o menos fijo, mas o menos bien pagado, mas o menos llevable, con su aire acondicionado; todo esto lo piensas cuando hace un rato has visto a la gente trabajando en la autovía con un calor asfixiante, con un trabajo temporal e incierto, o esa cuadrilla de albañiles en un tejado donde no le da ni un gramo de sol en toda la jornada, que normalmente es mas larga, mas penosa, mas peligrosa; es en estos momentos cuando no entiendes esas formas y esos modos.

Hoy voy a sacarme sangre para un análisis y me encuentro con una enfermera con una cara de campeonato, con una mirada que te atraviesa. Pero como es esto posible si soy yo el que va a sufrir el pinchazo y la extracción. En este caso no hay malas palabras, sólo son escasas, las justo o menos; hay que ser positivo y pienso que no es una relaciones publicas. Pero la cara ya es bastante, y lo peor es la forma de trabajar como en una cadena de montaje siguiendo cada paso y sin preocuparse de que el algodón esta totalmente seco, si es que alguna vez tuvo algún producto impregnado; un trato tan impersonalmente.

Estoy seguro que todos podemos dar testimonios similares.

Es verdad, por otro lado, que algunos pacientes son un poco difíciles de tratar y esto también quema, pero no es menos cierto que esto ocurre en todos lados y todos se queman por igual, sin embargo las actitudes son diferentes. Esto ocurre por ejemplo cuando nos vamos al sector privado, donde por regla general el panorama suele cambiar bastante. Por que ocurre esto, si el funcionario cobra de los impuestos que pagamos todos; no se trata de ser impertinente y exigente, es solo reclamar un trato digno y normal que en muchos casos no se da. Pero es curioso este fenómeno y esta forma de pensar: si tienes una clínica privada cambia el trato porque pagas de tu bolsillo, y en el sector privado cambia la cosa porque pagas indirectamente.

Es justo señalar que no todo el mundo es así, pero siguen siendo la mayoría. Es necesario que se tomen medidas para que avancemos.


Sobre esta noticia

Autor:
Franci (5 noticias)
Visitas:
116
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.