Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Más de trescientas personas despiden en Valladolid al medievalista Julio Valdeón en su 'última clase de Historia'

23/06/2009 20:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más de trescientas personas, entre ellas personalidades relevantes del mundo de la cultura, la política y el sindicalismo y, sobre todo, amigos de siempre, arroparon a la familia del medievalista vallisoletano Julio Valdeón Baruque, fallecido el pasado domingo a los 72 años, durante la despedida, de carácter civil, desarrollada en el Tanatorio de Las Contiendas de Valladolid y convertida en la 'ultima clase de Historia' impartida por el catedrático, escritor y académico.

En esta ocasión, Julio Valdeón fue testigo pasivo de la clase de Historia que, en su nombre y para su reconocimiento, impartieron ante los asistentes sus amigos Teófanes Egido, historiador y cronista oficial de Valladolid; Antonio Herreros, ex coordinador de IU en Castilla y León; los profesores Domingo Sánchez Zurro y Fernando Manero, así como su hijo Julio Valdeón Blanco, este último en representación de su madre María Elena, su hermano Fernando y el resto de la familia.

La capilla, que apenas pudo acoger a quienes se sumaron al último adiós brindado a historiador, con casi doscientas personas dentro de ella y casi otras tantas fuera, se convirtió así en improvisada aula en la que primero Teófanes Egido, tras precisar que "ésta es una celebración de amigos ante esta sorpresa tan horrorosa", se felicitó de haber conocido a un Julio Valdeón a quien calificó como "un hombre entregado a la Historia, hasta tal extremo que fue capaz de convencernos de que es útil y necesaria", al tiempo que alabó su "autoridad buena, humildad, ternura y su sencillez de verdadero sabio, ya que en eso consiste la sabiduría".

Otro de sus amigos y alumnos, el ex dirigente de IU Antonio Herreros, recordó precisamente con cariño las primeras clases de Historia Moderna y Contemporánea que el fallecido le impartió en los años 1965 y 1966 en un instituto palentino, donde el primer día el maestro hizo ya gala de su talante democrático al brindar a sus pupilos la posibilidad de celebrar un debate entre partidarios de la República y la Monarquía.

UNO DE LOS PIONEROS DE VILLALAR

Herreros recordó igualmente que Valdeón Baruque, "sin necesidad de complicarse la vida", militó en el PCE y encabezó una candidatura al Senado por dicha formación, sin olvidar que fue uno de los "pioneros" de la celebración del Día de Castilla y León en las campas de Villalar de los Comuneros. "Julio era Castilla y León, un hombre que destacó por su compromiso humano, moral, democrático y republicano", sentenció.

No menos emotivas fueron las intervenciones de los profesores Domingo Sánchez Zurro y Fernando Manero, compañeros del fallecido en la editorial vallisoletana Ámbito, de la que el fallecido era Presidente Honorífico, y, sobre todo, la de su propio hijo Julio, quien a través de una carta llena de lirismo lloró amargamente la pérdida de su padre.

"Se calló su voz que susurraba, se acalló su mirada de terciopelo en estos días de sol con chaleco de raso y melena lorquiana, se esfumó, en los pasillos del corredor que conduce a la nada, su risa muda, su voz con metal de azúcar. A nosotros, a mi madre, Elena, a mi hermano Fernando, a María Isabel y a Pedro, sobrinos a los que tanto quiso, a Mari y a Domingo, a Mónica, a su pandilla del alma, a quienes tuvimos la suerte de acompañarlo, nos deja helados, con los ojos quemados de llorar lágrimas como coces", confesó Julio hijo, quien concluyó su recordatorio dirigiéndose a la muerte para lamentar que "esa hijadeputa a la que conocía desde el día de su alumbramiento y que anteayer, en mala hora, volvía a cobrar sus réditos, y cómo duele".

A la ceremonia civil de despedida del Premio Castilla y León de las Ciencias Sociales y Humanidades (2002) y Premio Nacional de Historia de España (2004), que concluyó a los acordes del tango 'Adiós muchachos' que popularizó Carlos Gardel, asistieron, entre otros, el escritor José Jiménez Lozano, el etnógrafo Joaquín Díaz, el catedrático Luis Miguel Enciso, el director de la Fundación Jorge Guillén, Antonio Piedra; el ex rector de la Universidad de Valladolid Fernando Tejerina, el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; el subdelegado del Gobierno, Cecilio Vadillo; el portavoz del PP en la Diputación, Jesús García Galván; el ex senador del PSOE Juan José Laborda, así como distintos representantes del mundo sindical.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
1417
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.