Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La velocidad del dinero y los precios

7
- +
26/05/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa tasa de crecimiento anual de la MGA de EEUU saltó al 26, 5% en abril, una cifra récord desde 1960 (véase el gráfico). Ahora, durante el período de enero de 1960 a abril de 2020, el lapso de tiempo promedio entre los cambios en la oferta monetaria y los cambios en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se mantuvo en veintinueve meses. Creo que esto aumenta la probabilidad de que surja un rebote visible del impulso del IPC a partir de principios de 2022 (véase el gráfico).

image image

Algunos comentaristas opinan que lo que importa para la inflación de precios que se avecina no es sólo el aumento de la oferta monetaria, sino también la velocidad del dinero, o la rapidez con que circula el dinero. La velocidad de la MGA se situó en 4 en el primer trimestre de este año, frente a 4, 1 en el cuarto trimestre y 4, 2 en el primer trimestre de 2019. Nótese que después de cerrar en 6, 7 en el primer trimestre de 2008, la velocidad ha estado siguiendo una tendencia descendente. Algunos sostienen que una disminución de la velocidad compensará el fuerte aumento de la oferta monetaria de tal manera que su efecto sobre la inflación de los precios no será muy dramático, si es que lo es. ¿Cuál es el fundamento de este pensamiento?

image El punto de vista popular sobre la velocidad del dinero

Según el pensamiento popular, la idea de la velocidad es sencilla. Se sostiene que en cualquier intervalo de tiempo, como un año, una determinada cantidad de dinero puede utilizarse repetidamente para financiar las compras de bienes y servicios de las personas.

El dinero que una persona gasta en bienes y servicios en un momento dado puede ser utilizado más tarde por el destinatario para adquirir otros bienes y servicios. Por ejemplo, durante un año un determinado billete de diez dólares puede utilizarse de la siguiente manera: un panadero, John, paga diez dólares a un cultivador de tomates, George. El cultivador de tomates utiliza el billete de diez dólares para comprar patatas a Bob, quien a su vez lo utiliza para comprar azúcar a Tom. Los diez dólares aquí sirvieron en tres transacciones, lo que significa que el billete de diez dólares se utilizó tres veces durante el año. Por lo tanto, su velocidad es de tres.

La mayoría de los economistas consideran que la velocidad del dinero es una herramienta analítica muy útil. Los debates que tienen los economistas son predominantemente con respecto a la estabilidad de la velocidad. Si la velocidad es estable, entonces el dinero se convierte en una herramienta muy poderosa para rastrear la economía.

La importancia del dinero como indicador económico, sin embargo, disminuye una vez que la velocidad se vuelve menos estable y por lo tanto menos predecible. Se sostiene que una velocidad inestable implica una demanda inestable de dinero, lo que hace mucho más difícil que el banco central navegue la economía hacia el camino de la estabilidad económica.

Valor vs. velocidad

Parecería que un aumento de la velocidad ayuda a una determinada reserva de dinero a financiar un mayor valor de las transacciones de lo que podría haber hecho por sí misma. Pero por lógico que parezca, ni el dinero ni la velocidad tienen nada que ver con las transacciones financieras.

Considere lo siguiente: John el panadero vendió diez barras de pan a un agricultor de tomates, George, por diez dólares. Ahora John cambia los diez dólares para comprar cinco kilos de patatas a Bob el cultivador de patatas. ¿Cómo pagó John por las patatas? Pagó con el pan que produjo.

John el panadero financió la compra de patatas no con dinero, sino con pan. Usó el dinero para facilitar el intercambio. Aquí el dinero cumple el papel de medio de intercambio, pero no es el medio de pago. (John cambió el pan por dinero y luego cambió el dinero por patatas, es decir, algo se cambió por algo con la ayuda del dinero).

El número de veces que el dinero cambió de manos no tiene relevancia alguna en la capacidad del panadero para financiar la compra de patatas. Lo que importa es que posee pan, que sirve como medio de pago para las patatas.

Imagina si el dinero y la velocidad fueran de hecho los medios de pago o financiación. Si este fuera el caso, entonces la pobreza en todo el mundo podría haber sido borrada hace mucho tiempo. Si el aumento de la velocidad impulsa la financiación efectiva, entonces beneficiaría a todos asegurarse de que el dinero circula lo más rápidamente posible. Esto implica que cualquiera que se aferre al dinero debería ser clasificado como una amenaza para la sociedad, ya que disminuyen la velocidad del dinero y por lo tanto la creación de riqueza real.

Ni siquiera tiene sentido argumentar que el dinero circula en absoluto, como lo tiene el pensamiento popular. Siempre pertenece a alguien. Según Ludwig von Mises, el dinero nunca circula como tal,

El dinero puede estar en proceso de transporte, puede viajar en trenes, barcos o aviones de un lugar a otro. Pero también en este caso, siempre está sujeto al control de alguien, es propiedad de alguien. (La acción humana, p. 403).

La gente quiere guardar dinero por muchas razones impredecibles y diferentes

Además, la velocidad no es independiente de los precios y de las valoraciones subjetivas de una persona. Por lo tanto, no nos dice mucho sobre los precios. Las valoraciones cambian constantemente. Debido a los cambios en los objetivos de un individuo, él o ella puede decidir que en la actualidad es en su beneficio tener menos dinero. En algún momento en el futuro, él/ella puede decidir que aumentar su demanda de dinero serviría mejor a sus objetivos. ¿Qué podría estar mal con esto? Lo mismo ocurre con cualquier otro bien o servicio: la demanda de los mismos cambia todo el tiempo.

Los precios se basan en la acción humana individual

Los precios son el resultado de las acciones deliberadas de los individuos. Así, Juan el panadero sostiene que elevará su nivel de vida cambiando sus diez panes por diez dólares, lo que le permitirá comprar cinco kilogramos de patatas a Bob, el agricultor de patatas. Asimismo, Bob ha llegado a la conclusión de que con los diez dólares podrá conseguir diez kilogramos de azúcar, lo que le permitirá elevar su nivel de vida.

Al entrar en un intercambio tanto John como Bob son capaces de realizar sus objetivos y promover su respectivo bienestar. John estuvo de acuerdo en que era un buen trato intercambiar diez panes por diez dólares, ya que le permitiría adquirir cinco kilos de patatas. Asimismo, Bob llegó a la conclusión de que diez dólares por sus cinco kilogramos de patatas era un buen precio, ya que le permitiría conseguir diez kilogramos de azúcar.

El precio es el resultado de diferentes fines, y de ahí la diferente importancia que ambas partes de un comercio asignan a los medios. Las acciones intencionadas de los individuos determinan los precios de los bienes, no la velocidad. El hecho de que la llamada velocidad sea «3» o cualquier otro número no tiene nada que ver con los precios de los bienes o el poder adquisitivo del dinero.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
145
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.