Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Malva escriba una noticia?

Verano, calor, descanso, agua, vacaciones

11/08/2009 15:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Conjuntar esto es la clave para pasar un verano de forma saludable y feliz

Si descartamos el trabajo, el esfuerzo, los estudios, es decir añadimos vacaciones a esta época anual, el resultado es de lo más gozoso.

No todos pueden permitirse el armonizar estos elementos, quien lo consigue y en el mayor número de horas y de días, logra reponer las fuerzas para un otoño que normalmente es fuerte y duro de por sí.

Aunque falte el vacacional, es decir, debamos seguir trabajando, estudiando o esforzándonos en tareas determinadas, igualmente merece entonces y aún con mayor decisión el profundizar y dar mayor valor a las horas de descanso e hidratación.

Sin embargo hay algo que en verano se descubre en la época de mayor relajación. Me refiero a la ansiedad en el comer. Se manifiesta en ocasiones porque en horas de calor ingerimos en vez de alimentos ligeros como correspondería, otros en exceso cocinados y en las horas de mayor calor. Esto no quiere decir que debamos prescindir de las ricas recetas que nos asaltan en los Restaurantes o en la casa. Se trata de limitar el volumen de ingesta y la hora. Degustar no es atiborrarse. Las horas de máximo calor tampoco son las mejores para una comida calórica.

Hagamos un poco como los ingleses, esa merienda cena de las 7 de la tarde, mejor que una comida a las dos cuando hace más calor.

También la fórmula andaluza es sabia, zona tan competente para afrontar el calor. Una cena a las 10 de la noche, después de un desayuno, un alumuerzo y un tentempié por la tarde ( la tapa de las 7h). Una cena de ensalada, pescado, patatas, estará bien, pues el calor también alarga la vigilia hasta las 12 de la noche o una de la madrugada. Esta es entonces la comida más fuerte, sin tener reparo en el sueño, pues se hizo siesta, que es lo más aconsejable.

También la fórmula catalana es buena.

Desayuno temprano, almuerzo y comida a las 2h de mediodía, eso sí, a la sombra, casi en penumbra, o al menos en bastante silencio, no muy copiosa. Puede haber siesta. Merienda ligera, o mejor merienda cena.

Hay tantas fórmulas como circunstancias o familias, el caso es que dobleguemos el calor a nuestro beneficio. Es la temporada en que los niños crecen más, por el ejercicio, los baños y porque suelen dormir más horas y los padres quieras que no, también están más por su alimentación.

Nuestros mayores también cambian sus horarios en función del sopor del verano y buscan las mejores circunstancias para movilizarse. Démosles en esas horas también la mejor concentración de alimento, con comidas ligeras y equilibradas.

Que tengais todos un feliz verano.


Sobre esta noticia

Autor:
Malva (8 noticias)
Visitas:
239
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.