Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

Vida o muerte, es el dilema

24/11/2010 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vida late desde la preñez. Los plazos fijados para hacer viable el aborto, carecen de espacios racionales que puedan justificar la destrucción provocada de un ser incipiente

JAVIER DYSART

¡No la mates, puede que tenga hijitos....! Fue la iluminada advertencia de una joven a su amiga, de entre 16/18 años, que viajaban en un transporte público. Este gesto compasivo evitó el manotazo que una de las chicas avanzaba contra una pequeña araña que se balanceaba, sobre fino hilo de seda, frente a su rostro. El razonado comentario de la joven sobre la posible prole del arácnido me llevó a la reflexión. Recapacité sobre el don afortunado de las mujeres para crear vida. También reflexioné sobre el derecho de sus hijos a disfrutarla. Esta realidad natural choca frontalmente con la ley abortista aprobada por el parlamento. Para su proyección se ha desvirtuado el concepto ‘vida’. Se ha vacilado sobre el tiempo de fecundación que determina su vitalidad. También se ha dudado de la calidad ‘humana’ del ser engendrado llamado feto. Los plazos fijados para hacer viable el aborto, carecen de espacios racionales que puedan justificar la destrucción provocada de un ser incipiente. La vida late desde la preñez. Y es más digno aplaudir por la vida que hacerlo por la muerte, como lo hicieron en su momento algunas de sus señorías para celebrar la fúnebre conquista.

La elección sobre maternidad o interrupción es un voto extremadamente delicado. En casi un suspiro, la mujer tiene que optar entre dos alternativas: vida o muerte. Comprometido dilema. Disfrutar durante nueve meses el gozo de la creación y poder acariciar el nuevo fruto de tu vientre, debe de ser una de las inmensas felicidades de ese extraordinario don que tiene la mujer. <a href=

Es una lucha de conciencia, con tortura mental, que lastra el pensamiento. Al final, el proceso abortivo es un trágico drama que desestabiliza a la persona. Sella de culpabilidad su vida

La otra alternativa es más difícil. El conflicto de duda de una embarazada a la hora de elegir la interrupción, tiene que aterrorizar. Es una decisión que baila la danza de la confusión. Es una lucha de conciencia, con tortura mental, que lastra el pensamiento. En esos momentos abrasan las pautas de la responsabilidad cívica y humana: la moral y la ética, el bien y el mal. Al final, el proceso abortivo es un trágico drama que desestabiliza a la persona. Sella de culpabilidad su vida. Son elecciones distintas que deben de ser afrontadas con firmeza, serenidad, y coraje. El aborto, dicen, es un derecho de la mujer pero.. ¿y el del hijo a nacer....?


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
891
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.