Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Padron Sabina escriba una noticia?

El vino que tiene Asunción, previene la gripe

04/11/2009 09:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según nos acabamos de enterar de una fuente solvente en agua, los veterinarios de un zoo de Siberia dan diariamente vino a sus monos, para prevenir la gripe A

Europa  Press

Según nos acabamos de enterar de una fuente solvente en agua, los veterinarios de un zoo de Siberia dan diariamente vino a sus monos, para prevenir la gripe A. Y también la B y la C. El veterinario jefa, que no se llama Vladimir Strogonof Pérez, ha dicho que: “La gripe se propaga por todas partes; y los monos pueden atraparla también porque sus organismos se parecen mucho a los de los seres humanos”. Total que hicieron sus estudios científico folclóricos, ayudados por los coros y danzas del Ejército Soviético, que interpretaron Kalinka para variar, y descubrieron que dándole “50 gramos de vino” a cada mono o mona, al día, no les da la gripe. Ni tan siquiera un resfriado.

Según Vladimir, los animales “se beben el vino con gusto e incluso dan palmas”. Ni que fueran bobos los monos. Incluso dice este buen hombre que tienen que poner “mucha atención en no sobrepasar la dosis diaria porque los monos tratan de robar botellas”. Ni que fueran bobos los monos. (Ya eso lo dijo. Pues lo repito, ¿pasa algo?) Si esto es así y funciona con los monos, también deberá funcionar con los humanos. Vamos, digo yo. Con lo cual van a tener que despachar el vino en las farmacias, además de en los sitios habituales. Y, por supuesto, tendrá que recetarlo la Seguridad Social.

Escena primera. Farmacia de doña Fefa a las 9:00 AM:

–Buenas señorita, que quiero algo para prevenir la gripe.

–Pues mire, tenemos este Rivera del Duero, que está riquísimo, digo que mata muchos gérmenes; este Jumilla no está mal de precio, y mata los mismos bichos que el otro.

–Bien, deme el Jumilla. ¿Cuánto es?

–Cuarenta euros con noventa y cinco.

–¿Cómo va a ser eso? Pero si en el súper me sale a tres euros nada más la botella.

–Sí señor, pero tenga en cuenta que este Jumilla trae prospecto y viene avalado por los laboratorios Cara Durex. Ya sabe usted que los laboratorios emplean muchos recursos en investigación y “desenrrollo”, y eso sale caro.

–Sí, sí, investigación. (…)

Escena segunda. Ambulatorio del Seguro.

–¿Quién es el último?

–¡Servidora! Pues sí mi niña, no había podido venir antes al Seguro, porque me encontraba malísima. Unas fatigas y unos reconcomios trasversales, que ni te haces idea.

–¡Oiga, no se cuele!

–¿Viene alguien a repetir…?

–Pues claro. Unos trescientos venimos a repetir.

–A mi me han recetado Jerez, mi niña.

–Pues el Jerez lo acaba de quitar la ministra de Sanidad; así que tendrá que tomar cava.

–¿Intravenoso?

–No, bebido.

–Pero es que a mí no me gusta el cava.

–Pues se aguanta. ¡Solo faltaba que los pacientes eligieran a la carta el vino contra la gripe! ¡Siguiente! (…)

Escena tres. Consulta del doctor Wilson Washington, que es cubano para variar.

–Mire doctor, a mi me ha sentado muy bien el vino para la gripe. No me ha dado ni nada. Pero noto como unos mareos y después unas ganas irrefrenables de cantar el “Asturias patria querida”.

–¿Asturias de sus amores…?

–Efectivamente. ¿Es grave, doctor?

–Vamos a ver, señora: Usted no ha seguido las indicaciones del prospecto, ¿verdad?

–Claro que sí. Su duda me ofende. Y el prospecto pone bien claro que media botellita antes de las comidas.

–Media botellita no, señora. Media cucharadita de las de sopa.

–¡Huy qué bobería! ¿Y ahora, doctor?

–Pues ahora va a tener que ir, una temporadita, a Alcohólicas Anónimas.

–¿Y no podría ser a Alcohólicas Sin Fronteras? Es que tengo unas amigas allí, ¿sabe? Y nos corremos unas juergas. Nunca había yo combatido la gripe de una forma más cachonda. De verdad se lo digo. Mire, doctor, que resulta que ya me toca la dosis de Jumilla, ¿usted no tendría por ahí una botellita y me invita?

–Bueno. Y con sumo gusto la voy acompañar. ¿Auxiliar…? Traiga por favor a mi consulta una botella de Rivera del Duero, dos vasos y unas tapas de gambas al ajillo. (¿Quiere también unos tacos de jamón de bellota…? ¿Sí?) Y también unos tacos de jamón, Mari Puri. Y tráigase también un vaso para usted, que hoy toca prevenirnos todos contra la gripe, porque me da la gana.

–¡Oído cocina! ¡Marchando vino y tapas variadas para la mesa siete! Digo para la consulta siete.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Padron Sabina (56 noticias)
Visitas:
602
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.