Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

La viuda de Iruretagoyena dice que uno de sus hijos no sabe cómo murió su padre

10/12/2009 15:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La viuda del concejal del PP en Zarautz (Guipúzcoa) José Ignacio Iruretagoyena, asesinado el 9 de enero de 1998 después de que ETA colocara un artefacto explosivo en su vehículo, declaró este jueves en la Audiencia Nacional que uno de sus hijos, que tiene ahora 12 años, "no sabe" cómo murió su padre y el otro, de 16, "se ha enterado este año".

Así lo indicó María José Imaz durante el juicio que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal celebró contra el ex jefe militar de ETA, Javier García Gaztelu, 'Txapote', e Irantzu Gallastegi Sudupe, 'Amaia', que se enfrentan a sendas peticiones de la Fiscalía de 61 años de cárcel por su participación en estos hechos.

"Se lo he ido tapando un poquito para que no sufrieran. Con 16 al mayor no se lo he podido decir hasta este año porque yo no estaba bien. El pequeño, de 12 años, todavía no lo sabe", contó la viuda de Iruretagoyena a los miembros de tribunal, a los que explicó que desde el asesinato de su marido ha pasado ocho veces por el quirófano y que hace tres años le detectaron un cáncer de mama que los oncólogos relacionan con el sufrimiento que ha padecido desde entonces.

AMENAZAS EN EL CONTESTADOR

Durante su relato, que fue seguido con indiferencia por 'Txapote' y ni siquiera fue escuchado por Gallastegui porque fue expulsada de la sala de vistas por abrazar y dar dos besos al también etarra Gregorio Escudero, Imaz relató que tras el asesinato de su marido recibió "llamadas inhumanas" en su contestador, como una en la que alguien le dejó un mensaje que decía: "José Ignacio, cabrón, por fin fuiste al paredón".

Además, recordó que ETA colocó otra bomba en el cementerio de Zarautz cuando se celebraba un acto de homenaje con motivo del tercer aniversario de su fallecimiento. "Esto te crea una gran inseguridad, durante mucho tiempo tuve que dejar el coche en la base de la Ertaintza", relató.

En el juicio, que quedó visto para sentencia, también compareció el hermano de Iruretagoyena, que aseguró que desde el atentado su familia "no puede hacer vida normal ni salir prácticamente a la calle", así como un policía municipal que atendió al concejal después de que se produjera la explosión. "Había muchísimo humo, preguntaba '¿qué ha pasado, qué ha pasado? Ayudadme, ayudadme'", explicó.

Más sobre

'TXAPOTE' A UNA POLICÍA: "CHIVATA"

Los acusados, que se negaron a declarar alegando que la Audiencia Nacional "no tiene legitimidad para juzgarles", permanecieron impasibles al relato de los testigos e intercambiaron durante la vista miradas, cuchicheos e incluso algún beso, hasta el punto de que el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, se vio obligado a separarles. "No estamos para que mantengan conversaciones entre ustedes", les espetó.

En un momento de la vista, 'Txapote' se levantó del asiento que ocupaba y llamó "chivata" a una de las agentes de Información del Cuerpo Nacional de Policía que acababa de declarar, mientras se asomaba con aire amenazante por el ventanuco de la sala blindada en la que se encontraba.

También pasaron por la sala de vistas el etarra Gregorio Escudero, ya condenado por vigilar al concejal y trasladar a los dos acusados desde Andoain hasta el apeadero de Añorga, desde donde fueron a Zarautz, y los también terroristas Sebastián Lasa y Alfonso Sebastián, que estaban realizando un cursillo de explosivos junto a 'Txapote' y Gallastegui cuando se produjo el atentado. Sin embargo, todos ellos se retractaron de sus declaraciones inculpatorias y alegaron que las realizaron bajo torturas.

En su informe definitivo de conclusiones, el fiscal Pedro Martínez solicitó al tribunal que condene a cada uno de los acusados a una pena de 61 años de cárcel e indemnice con medio millón de euros a la viuda del concejal y con 250.000, respectivamente, a sus hijos Mikel y Eneko.

Según su escrito de acusación, 'Txapote' y Gallastegui colocaron bajo el vehículo del concejal un artefacto provisto de un temporizador que contenía entre 1, 5 y 2 kilos de amosal y cloratita, mientras Escudero desarrollaba labores de vigilancia. Sobre las 7.40 horas del 9 de enero, Iruretagoyena cogió su vehículo, estacionado en la calle Zinkunegi de la localidad, para trasladarse a su trabajo. Cuando se encontraba a la altura de la calle Urdaneta, el artefacto explotó.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
142
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.