Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

La viuda de una víctima dice que discutió con el padre del presunto informador poco antes del atentado

18/02/2010 15:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La viuda del funcionario de prisiones Máximo Casado, asesinado por ETA con un coche bomba en el año 2000, explicó hoy durante el juicio celebrado ante la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que unas semanas antes de que se produjera el atentado discutió con su vecino y padre del presunto informador de la banda terrorista con motivo de unas pintadas que habían hecho en su buzón.

Según explicó ante el tribunal que juzga a los etarras Juan Carlos Subijana y Zigor Bravo, que se enfrentan a una petición de 40 años de cárcel por asesinato terrorista y estragos, unos dos meses antes de que mataran a su marido su buzón de correos apareció con las frases 'Gora ETA' y 'PP' pintadas. Cuando se encontraba en el portal pidiéndole al presidente de la comunidad que le cambiaran el buzón, bajó su vecino de arriba, padre de Bravo, le preguntó "qué problema" tenía y hubo un intercambio de reproches.

La viuda, Concepción Jaular, aseguró que antes de que se produjera el atentado percibieron "seguimientos" del coche y movimientos extraños. De hecho, aseguró que tenían pensado solicitar un traslado para abandonar Vitoria, algo que finalmente tuvo que hacer con su hija después del atentado.

La mujer relató que la joven, que cuando mataron a su padre tenía 11 años, sufrió anorexia y bulimia en los años posteriores y continúa en tratamiento psicológico. "Les puedo asegurar que la vida de mi hija no es nada fácil", explicó.

Jaular relató además que las dos semanas antes de que estallara su coche percibieron que el padre de Bravo dejó de estacionar su vehículo en el garaje, aunque finalmente ese día sí se encontraba estacionado, tal y como relató este hombre, que declaró en calidad de testigo en la vista oral. Felipe Bravo admitió que conocían a la familia que vivía en el piso inmediatamente inferior al suyo y recordó que "desde el primer momento" se les relacionó con el atentado. "Javier Rojo dijo que habían sido los de arriba".

Ambos acusados, que sólo respondieron a las preguntas de su abogado, negaron hoy cualquier implicación de los hechos. Subijana aseguró que "nunca" tuvo información sobre el funcionario de prisiones y que "nadie" le dio jamás "ningún dato sobre esta persona". En su declaración ante la Guardia Civil, tras ser detenido, reconoció que proporcionó a otros miembros de ETA información sobre Casado y señaló a Bravo como el chivato.

Por su parte, Bravo --condenado por pertenencia a ETA-- insistió en que cuando tuvo lugar el atentado no vivía con sus padres, aunque acudía a verlos asiduamente, y reconoció que se preocupó cuando "se le dio bomba al asunto" y "se empezó a rumorear" que habían sido los vecinos de arriba. Insistió en que es "imposible" que fuera el quien le facilitó a la banda terrorista la información necesaria para atentar contra Casasdo, porque nunca tuvo esos datos. Del mismo modo, negó haber hecho llegar la llave de entrada al garaje, propiedad de su padre, porque "no tenía acceso" a ella.

EL COMANDO 'ITUREN' PREFIRI? ATENTAR CONTRA BUESA

En el juicio también declaró como testigo el etarra Diego Ugarte, que formó parte del 'comando Ituren' entre los años 1997 y 2000, año en que huyó de Vitoria. A preguntas de la defensa de los acusados, Ugarte relató que a principios dse 1998 les llegó desde Francia información sobre Máximo Casado, en concreto su nombre, dirección y los datos de su coche y su garaje, pero negó conocer a los dos procesados.

Ugarte explicó que la información no fue utilizada de manera inmediata porque la banda declaró una tregua meses después. Una vez finalizada, explicó que decidieron "priorizar la información" que tenían sobre Fernando Buesa y atentar contra él. Después, trasmitieron los datos sobre Casado a Francia, ya que sabían que la Policía estaba detrás de los pasos de su comando, de manera que esa información "pudo llegar a otra gente".

Peritos de la Guardia Civil confirmaron que después de la detención de Subijana, en el registro de su domicilio se encontró una anotación manuscrita en la que se leía "carcelero, plano, claves, garaje, domicilio". Uno de los agentes aseguró que no le "cabe ninguna duda" de que esas anotaciones y el resto de documentos que se hallaron en Francia fueron escritos por el procesado.

El fiscal Luis Barroso elevó a definitiva su petición de 40 años de cárcel para los dos acusados, ya que considera que ha quedado suficientemente probado que ambos actuaron como "cooperadores necesarios" en el asesinato de Casado.

El representante del Ministerio Público recordó que está probado que Bravo era miembro de ETA y que pasaba información a la banda a través de Subijana y subrayó que "tuvo la oportunidad" de pasar datos relativos al funcionario de prisiones debido a su vecindad. "Y obviamente entendemos que lo hizo", dijo.

Por su parte, la acusación particular modificó su petición de indemnización para la viuda y la hija de la víctima y la elevó desde los 300.000 a los 600.000 euros.

El abogado de los procesados denunció que se pretende condenarles con "meras hipótesis" y sin "ninguna prueba de cargo" que demuestre que Bravo y Subijana proporcionaron la información necesaria para atentar contra Casado. En su opinión, la única prueba que se podría alegar es la declaración ante la Guardia Civil de Subijana, que, a su juicio, quedaría invalidada porque nunca ratificada y porque se debió a las "torturas" a las que se le sometió.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
186
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.