Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Robertelyankee escriba una noticia?

¡Viva “er” fútbol! ¡Viva "er" espectáculo!

21/11/2009 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El encanto del fútbol regional jamás se perderá. En cierta manera, es un recordatorio de los comienzos cuando los futbolistas jugaban por el amor de los colores del equipo de su localidad

CARLOS CASCARRA recorrió la banda lateral del terreno de juego, dejando en el olvido el banquillo de cubierta de paja seca, y formando un megáfono con las manos, les dio las últimas instrucciones a sus chicos:

- ¡Venga, VICENTE! Echa el balón a la olla, que aún queda tiempo de marcar el gol del honor.

Pero VICENTE MEOLLO entendió las órdenes al revés, y de un patadón y tentetieso, lo envió fuera de las dimensiones del terreno de juego, aterrizando el esférico en el corral de las gallinas ponederas del tío MAGUNCIO. El aterrizaje escandalizó a las tranquilotas gallinas, quitándoseles las ganas de poner huevos en mes y medio. El propietario de las mismas, que estaba quitándose una mota de polvo del ojo con la ayuda de una bayeta que le tendió la moza de la limpieza de la casa, se agarró tal berrinche, que cogió el garrote con el que espantaba a los críos del pueblo que entraban a hurtadillas dentro de la granja para agenciarse alguna que otra docena de huevos, y empleando zancadas poderosas e incansables, alcanzó las inmediaciones del campo de fútbol, saltó por encima de la valla de separación del público con el terreno de juego, y con ostensible mala leche, persiguió a todos los jugadores, sin interesarse antes por el autor del balonazo que había paralizado la actividad productiva de sus aves.

- ¡Yo no he sido! ¡Yo no he sido! - afirmaba el árbitro Antón MOCHUELO, pitando la suspensión del partido, tratando de ganar el camino libre a los vestuarios, que era un destartalado barracón militar de la época del Alzamiento, ahora en desuso y en franco abandono castrense.

- Me da igual quién ha sido. “Usté” pagará por todos. ¡TOMA Y TOMA! - Y el tío MAGUNCIO le arreó de lo lindo al colegiado en las posaderas y la espalda, o zona lumbar, acompañándolo hasta el área de los barreños, que era el lugar donde todo el mundo se aseaba después de la conclusión de cada encuentro de fútbol. Afortunadamente, los integrantes “amateurs” de las dos plantillas se pusieron de acuerdo en un santiamén, y armándose del consabido valor y coraje que dicho acto defensivo suponía, rodearon al tío MAGUNCIO en una esquina, apartando al trencilla del alcance demoledor de su garrote crece chichones. Entre los veintitantos deportistas lo inmovilizaron, manteniéndole en esa situación de hincha incomprendido hasta la llegada del médico forense del pueblo, que le suministró un sedante de triple dosis total con respecto al normal que se administra en los centros hospitalarios capitalinos más avanzados, cuyo efecto inmediato lo dejó más manso que un buey de diez años de los que se sueltan en la plaza del pueblo cuando eran fiestas y el día era dedicado en honor a la tercera edad.

Una vez que el árbitro rellenó y rubricó con su firma el acta, montó en su moto, desoyendo los consejos del médico, y soltando gas, dejó la silueta de la localidad de VILLA TORTILLA DE UN SOLO HUEVO en la distante lejanía, encaminándose a la metrópoli, donde los airados impulsos de los seguidores no se regían por un pelotazo más o menos enviado fuera de los límites del recinto deportivo.

Conforme este protagonista secundario se distanciaba kilómetro tras kilómetro de la reseñada localidad, CARLOS CASCARRA, el renombrado y parlanchín entrenador del equipo local afirmaba en una improvisada rueda de prensa ante el magnetófono del único enviado especial de la VOZ DE PEDREGADA, el lugar de procedencia del equipo contrincante:

- Desde aquí mismo quisiera agradecerle al tío MAGUNCIO su irrupción involuntaria y desinteresada en el terreno de juego, interrumpiendo de esta guisa la continuación del partido…

“Un CERO a QUINCE es muy difícil de poder levantar, aun quedando dieciocho minutos para el final del encuentro…

“Teníamos MUCHO interés en conseguir el gol de la honrilla, que por cierto, hubiera significado nuestro PRIMER tanto en la liga de Quinta Regional, después de llevarse disputadas quince jornadas del campeonato vigente… Pero qué se le va a hacer… Ahora me imagino que el Comité de Competición y Disciplina Deportiva nos va a meter un buen palo por la carrerita que se nos ha pegado el señorito árbitro…

VICENTE MEOLLO entendió las órdenes al revés, y de un patadón y tentetieso, lo envió fuera de las dimensiones del terreno de juego,

“¿Qué en el parte médico del doctor TRISTORRO se especifica que el supuesto agredido ha sufrido diversos hematomas por buena parte de su delicado cuerpo? Esas cicatrices pertenecerán a alguna otra guerra pasada… Ya nos conocemos todos en las divisiones regionales, y este colegiado la suele armar en todos los campos que acude, así que no nos venga ahora con que aquí se le ha tributado un recibimiento hostil y se le ha apalizado vilmente… Usted y yo hemos sido testigos directos al advertir la presencia del tío MAGUNCIO portando el garrote, pero era un simple complemento decorativo de su rústica vestimenta, que “pa” algo todos los presentes estamos muy enraizados en este pueblo.

“No, usted no, cierto, que por algo representa a los sujetos esos tan avariciosos que nos han cascado a base de bien, metiéndole esos golazos al PEDRETE

PEDRETE es nuestro guardameta.

“Si, el que llevaba un aro dorado en la nariz… El de la coleta larga es nuestro delantero centro, todo constancia y brega; lo que ocurre, señor periodista, es que interviene en el juego como “ayudante adicional” del PEDRETE. Como en sus tiempos del colegio jugaba también al balonmano, el chico sabe estirarse, despejando los balones con las piernas.

“No. NO. Que si se le ocurre atajarlos con las manos, nos hace penalti, se gana la expulsión y ya no hay ayuda posible para el PEDRETE

“Vamos a ver si he comprendido enteramente su pregunta. Que si sitúo a nuestro DELANTERO como segundo PORTERO, cómo pensamos en la posibilidad de estrenar un día nuestro casillero particular de goles a favor.

“Pues mire, eso habrá que consultárselo a ese vidente melenudo que se anuncia en la tele, que de eso parece que entiende mucho el muy engaña bobalicones. No te fastidia.

“El problema, si es que existe tal cosa - yo lo dejaría entre paréntesis o comillas -, es que no tenemos al RONALDO

“Todo tiene su lógica solución en el montante del dinero… Si este equipo nuestro tuviera un mecenas, un ricacho de esos que pusiera dinero a fondo perdido, y no le importara perderlo de veras, pues lleva el cariño por el club en el corazón y nos fichara al RONALDO, como le digo, nos salimos de la tabla, y en ocho o nueve temporadas nos veríamos ahí arriba, en la PRIMERA DIVISIÓN del fútbol nacional…

“Claro, hombre, para entonces, el RONALDO ya se nos haría bastante acomodado, que no viejo, que el chaval aún no tendría los cuarenta…

“ Pues se le invita al mecenas a un trasiego de vino tintorro, y entre trago y trago, se le convence para que invierta más dinero en jugadores y nos fiche a dos o tres brasileños más, de treinta a cincuenta millones de euros, que con eso de la inflación y el encarecimiento de la vida, el valor de los jugadores se habrá disparado, estando al nivel de la Catedral de Burgos, no sé, digo yo, que soy de pueblo, y en el apartado de cultura general, no me considero un universitario de esos que se doctoran y todo, y luego vas paseando por la carretera, contemplando el verdor de los campos y descubres que terminan trabajando de peones camineros, quitando las malas hierbas de las cunetas con la azada… Esos sí que son sabihondos. Casi tan listo que el colegiado que nos ha birlado la oportunidad de meter nuestro primer gol, el muy perro…

“No tengo más que decirle, caballero. Espero que me haya explicado bien clarito, que luego, ustedes los plumillas, publican lo que les viene en gana, y lo tergiversan a su libre albedrío, situando al declarante en un brete de juzgados y querellas.

“¿Qué a qué me refiero? Que no quiero que se me malinterprete, coño… Que si no, a éste paso, hasta los vivales de Hacienda van a prestar atención a mis ruedas de prensa.


Sobre esta noticia

Autor:
Robertelyankee (80 noticias)
Visitas:
2468
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.