Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Seduccionysuperacion escriba una noticia?

Y después de Nancy con Lorena

29/07/2011 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

[Leer la 1ª Parte] Sentado en el asiento del metro de camino a la estación de Cuzco, donde había quedado con Bruno, Lorena y una amiga suya de Alcalá de Henares, iba mirando al suelo y pensando en lo que acababa de suceder, y en lo que pasaría a continuación. Aun tenía el sabor de los besos de Nancy en mi boca y mis manos olían a su perfume, no me podía creer que la hubiese dejado allí tirada para irme ahora casi corriendo a ver a otra chica con la que casi seguro también me iba a enrollar.

Esta situación era lo que desde siempre había llamado "estas en vacas gordas", una época en la que sin saber muy bien ni como ni porque consigues tener un ligero éxito temporal con las mujeres, el cual acaba terminando como empezó. Y así había sido toda mi vida, una serie de acciones aisladas, sin saber el motivo del porque sucedían de una forma en vez de otra. Ahora, gracias a la lectura del libro de Mario, estaba empezando a darme cuenta de que era cierto que las cosas nunca pasaban porque sí, todo tenia un motivo para ser de una forma o de otra, cuando una chica pasaba de ti, quizás no era por ser más guapo o más feo, sino por haber sido demasiado insistente o haber mostrado de forma clara las intenciones de conquistarla, y de haberlo hecho de otra manera, no siendo tan insistente o no mostrando un interés tan evidente, las cosas podrían haber terminado con un final feliz. Lo curioso es que hasta hacia tan solo unos pocos meses nunca me había parado a pensar en ello, era más sencillo vivir en la ignorancia y creer que las cosas sucedían porque sí, echándole siempre la culpa de los malos resultados a los demás o a uno mismo, en vez de pararse un momento a buscar soluciones y caer en la cuenta de que las cosas pueden ser de otra manera cuando cambias tu forma de hacer las cosas.

Cuando llegue a Cuzco tenía un subidón tremendo, sabía que estaba entrando la racha de vagas gordas y quería aprovecharlo antes de que se terminara, o al menos intentarlo. Al subir las escaleras allí estaba Lorena y su amiga, y a pesar de no conocernos, nos saludamos con un abrazo, yo estaba crecido y ella sentía una atracción previa por mí que me había demostrado en nuestras conversaciones de Messenger. Bruno llego a los pocos minutos, pasadas las 11, el llegar un poco tarde a los sitios era algo habitual en él. Ellas se quedaron bastante impresionadas al ver el cochazo de Bruno, un BMW coupé adecuadamente modificado, y que a pesar de no decir nada, ellas asociaron "Cochazo = Valor" de forma involuntaria, Lorena era de Perú y su amiga una estudiante, sus ojos como platos delataron que no se habían montado en un coche así en su vida, pero a pesar de tener un cochazo al final Bruno no consiguió enrollarse con la amiga de Lorena, lo que me demostró que no todo es la imagen y lo que aparentas, sino que también hay que saber como hacer las cosas correctamente, y esa es la combinación del éxito, una buena imagen y hacer las cosas bien.

Nuestro primer destino fue el Mynt, uno de los locales de Torre Europa enfrente del metro Santiago Bernabeu, de los más de moda junto al Tequila y el Touchè. Pedimos algo de beber y nos colocamos en el centro de la pista, Lorena y yo ya íbamos ya cogidos de la mano, y aunque aun no nos habíamos besado todavía, estábamos apunto de hacerlo, pero Bruno y la amiga de Lorena estaban ahí de pie, ella bailando a su royo y Bruno copa en mano con cara de circunstancia. La verdad es que no era un mal compañero de seducción, al menos no me molestaba con mi chica que eso ya era mucho comparándolo con mis amigos de siempre, y a mi me hubiese gustado que se enrollara con la amiga, pero él no hacia tampoco nada para intentarlo, simplemente estaba ahí y si la chica le preguntaba algo él le respondía, por esa época aun era una persona muy reservada y poco experimentada con las mujeres, dejaba que las cosas fuesen cogiendo forma y a su ritmo, y no iba a ser yo el que le juzgará porque solo tenia una poca más experiencia que él en este mundillo.

Empecé a bailar con Lorena, ponían pachangueo y a pesar de no ser un buen bailarín, me defendía lo suficiente para juntarme y arrimarme a ella sin perder mucho el ritmo. Acercamos nuestras caras y finalmente nos besamos, fue algo tan fácil que apenas lo saboree, no me costo nada, en comparación a lo que me había costado conseguir enrollarme con Ainhoa e incluso con Nancy, besarme con Lorena fue algo muy sencillo, la atracción era mutua y no sentí que realmente me lo había currado, algo que había vivido en ocasiones anteriores, con chicas que conocía por Internet o amigas de mis amigos, en las que la atracción física era mutua, y sin yo hacer apenas nada, la cosa estaba hecha, no tenia realmente el control ni decisión, básicamente era ella la que me dejaba hacer. Y la verdad es que no era nada de lo que enorgullecerme, fue la primera vez en mi vida en la que no valore haberme besado con una chica, en parte quizás después del sufrimiento de los últimos meses y las altas expectativas que había creado en mi el libro, tenia la necesidad de conseguir retos más complicados y ser capaz de seducir a una chica que de ante mano no se hubiese sentido atraída por mi, como había pasado con Ainhoa dando la vuelta a la situación, eso era lo que yo entendía por seducción.

Me di cuenta de que Bruno y su amiga empezaban a aburrirse peligrosamente y el Mynt no dejaba de llenarse de gente, decidimos cambiar de local a un sitio más tranquilo. Una vez en la calle y barajando diferentes opciones decidimos coger el coche y pasar por la zona de Huertas, que también conocían ellas y que podría estar bien a esas horas. Esta vez, en el coche, yo me senté atrás con Lorena, con la que me fui enrollando durante el trayecto hasta que llegamos al parking de Santa Ana. Ellas nos dijeron que había un local cerca que se llamaba 41, nosotros no lo conocíamos pero tampoco conocíamos mucho de la zona, asíque decidimos ir para allá.

El local era bastante pequeño, con una plataforma a modo de tarima, y un ventanal que daba a la calle desde el que podías ver a la gente pasar, o ellos verte a ti bailando. El sitio no estaba mal, era un antro pero la música no era mala, además yo ya tenia a mi chica asegurada y lo demás me daba un poco igual. Seguimos bailando y enrollándolos, Bruno seguía si hacer nada con la amiga, decidí apartarme a un lado para hablar con él.

- ¡Pero tío porque no te lanzas! – le dije a Bruno.

- No se, no veo interés por su parte...

- A ver, ella tampoco te va a besar a ti, pero le he preguntado a Lorena que si hay opciones y me ha dicho que lo intentes – era cierto, durante la noche habíamos estado comentando con disimulo, yo con Bruno y Lorena con su amiga, haciendo un poco de Celestinos para ver si también se enrollaban, que era lo suyo, para estar todos mas a gusto ya que íbamos en parejitas.

- Ya...bueno ahora lo intento.

Pero no lo intento, Bruno estaba acojonado, él quería enrollarse con ella, la chica era bastante maja y le seguía el juego cuando bailaban y siempre que miraba les veía hablando animadamente, pero no había ninguna tensión sexual, era como ver a dos amigos charlando sobre un tema en común, y por más que intentaba que Bruno se lanzase, menos hacia este. Al final lo di por caso perdido, si no quería hacer algo era su problema, no el mío, y yo estaba casi seguro que si se lanzaba la chica se dejaría, pero había que lanzarse.

La noche termino y Bruno nos acerco a casa, a mi fue al primero ya que yo era el que más cerca vivía del centro, luego iría a dejarlas a ellas. Me quede con la sensación de que Bruno podía haber hecho más que el pagafantas y de taxi, pero no podía ser yo el que juntase sus bocas si él no estaba dispuesto o preparado para hacer nada, tendría que ver como lo solucionaba el tema dándole algunos consejos. Yo subí a casa y me quite la ropa, antes de acostarme publique lo que había sucedido esa noche en el foro de seducción científica, tenia la necesidad de dejar constancia de la gran noche que había vivido, que para mi había sido realmente impresionante, al conseguirme liar con dos chicas en el transcurso de unas pocas horas. Me metí en la cama con una sonrisa y con la sensación de que un abanico de posibilidades con las mujeres se abría ante mí.


Sobre esta noticia

Autor:
Seduccionysuperacion (789 noticias)
Fuente:
seduccionysuperacion.com
Visitas:
220
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.