Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Captalis escriba una noticia?

¿Y si me toca a mí?

18/12/2009 09:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Apenas resta una semana para la celebración del Sorteo Extraordinario de Navidad que tendrá lugar el día 22 de este mismo mes.

Un día mágico en el que la gran mayoría los españoles pasan la mañana enganchados a la televisión, radio o Internet.

Imagimenos por un instante que nuestro número resulta agraciado con cualquiera de los premios, si el es gordo mucho mejor, qué duda cabe.

Y reconozcámoslo, muchos de nosotros hemos fantaseado alguna vez con esta idea.

Seguro mientras lee estas líneas insconscientemente está pensando en qué dedicar parte del premio. Una buena celebración, el coche de tus sueños, un viaje alrededor del mundo… son sólo algunas de las primeras cosas más comunes que se suelen hacer.

Y como soñar es gratis, imaginemos por un momento que, el próximo martes, uno de los adorables niños de San Idelfonso canta nuestro número junto con la maraviyosa cifra de 3.000.000 millones de euros.

Tú ¿qué harías?A parte del subidón de adrenalina y la celebración por todo lo alto hasta altas horas de la madrugada hay que empezar a pensar qué es lo mejor que podemos hacer para sacarle el mayor partido a nuestro dinero.

Aqui entra en juego la decisión emocional vs. decisión racional. Nuestra parte emocional nos empuja a disfrutar y gastar el dinero en todo aquello en lo que siempre hemos soñado. Pero nunca podemos dejar de lado la racional que nos hace reflexionar en cómo podemos sacar el máximo de rentabilidad al premio.

El coche y el viaje lo tenemos claro. Depende del grado de generosidad, repartiremos o no con la familia más cercana. Eso nos deja que después de los caprichos iniciales nos ha sobrado un colchón de, aproximadamente 220.000 euros, de los 300.000 que hemos obtenido con un décimo del númreo premiado.

Si optamos por la decisión emocional puede que el dinero nos alcanzara para disfrutar durante, a lo sumo, un par de años, todo ello sin dejar de trabajar.

Ahora detengámonos a pensar en cuál sería el destino para el dinero que nos reportara mayor beneficio. Lo normal es pensar en la hipoteca. Supongamos que tenemos una hipoteca de 250.000 euros con un interés variable a pagar en 30 años, de los cuales hemos amortizado 10 años.

El tipo de interés contratado por aquel entonces fue de Euribor + 1%, un interés bastante aceptable. La cuota mensual a la que teníamos que hacer frente ascendía a 954, 72 euros. De esta manera nos quedaría un capital pendiente de amortizar de 183.887, 61 € . Una opción sería amortizar la totalidad de la hipoteca evitándonos de pagar más intereses cada mes, que ascenderían a 45.254,2 euros y todavía nos quedarían unos 30.000 euros para vivir de forma más desahogada.

Si seguimos en la línea de la decisión racional, esos 30.000 euros podrían convertirse en más. ¿Cómo? Contratando un depósito que nos ofrezca una buena rentabilidad a corto plazo y con total disponibilidad del dinero en caso de emergencia.

A día de hoy, el mercado de los depósitos ha bajado mucho el tipo de interés ofrecido, pero aún así, siguen ofreciendo productos que, para la delicada situación económica que estamos atravesando, tienen una buena rentabilidad.

Para sacar el mejor partido a nuestro dinero vamos a elegir uno de los depósitos que más rentabilidad ofrece, el Depósito Soluciones de Caixa Galicia que aplica un 3,52% durante 12 meses. Es decir, al final del periodo nuestro dinero nos a producido 1.056 euros.

Si queremos obtener más, podemos escoger un depósito con un plazo mayor. El Depósito Creciente Multisalida de Barclays ofrece un 3,53% con un plazo de 5 años. De este modo obtenemos 5.295 euros.

La decisión de elegir uno u otro dependerá del tiempo que se esté dispuesto a dejar el dinero en el depósito.

Recapitulemos. El premio ascendía a 300.000 euros, de los cuales nos han sobrado 220.000 euros depués de los primeros caprichos y celebraciones. Ese dinero le hemos destinado a pagar la cantidad pendiente de nuestra hipoteca, sobrándonos 36.113 euros, de los cuales 30.000 euros los hemos guardado en un depósito para seguir sacando rentabilidad al dinero.

¿Qué hemos conseguido? Pues entre lo que no hemos ahorrado con los intereses de la hipoteca, 45.254 euros, más la rentabilidad que obtenemos con cualquiera de los dos depósitos, 1.056 euros anuales, hemos conseguido vencer a la decisión emocional que nos empujaba a disfrutar del dinero hasta que se agotase el último euro.

Por eso, si a alguno de nosotros tenemos la suerte de que nos toque el premio hay que pararse a pensar un instante y actuar siempre con la cabeza fría.

¡Suerte!


Sobre esta noticia

Autor:
Captalis (203 noticias)
Fuente:
blog.captalis.com
Visitas:
403
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.