Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

¿Y si vuelve la peseta...?

07/02/2011 21:10 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para evitar tropezones del euro, la señora Merkel se ha tenido que poner brazos en jarras para intentar que el euro recupere fortaleza en Europa

JAVIER DYSART

Reconocidos analistas del receso económico que afecta a España acuñan la idea de que, al caminar desnortados los controles monetarios, pudiera ser que, desde Bruselas, llegue una espesa niebla que opaque el brillo del euro. Todo este laberinto de megamateria económica relacionada con el IPC, el PIB, la inflación, el déficit, la deuda pública, la crisis económica, y resto de chinas zapateras que constriñen la salud de nuestro euro, son motivos de alarma que nos llevan a la reflexión. Tanto es así que la señora Merkel se ha tenido que poner brazos en jarras para intentar que el euro recupere fortaleza en Europa.

<a href=

Si los agoreros vaticinios llegan a cumplirse algún día, la pregunta obligada es, ¿y si vuelve la peseta....? ¡Ay, ay, ay, si vuelve! ¡Cuanto sonrojo! ¡Que bochornos! Si el retorno de la rubia se hace realidad, más de uno y más de un ciento sudarían perplejos la petición del nuevo importe cantado en pesetas. Sin ninguna duda quedaría despejada la incógnita que nos permitiría comprobar, con buen talante, la desbocada escalada de precios que ha sufrido la economía española desde el euro.

Aunque la nueva moneda fue establecida en enero de 1999, el euro no sustituyó a la peseta en España hasta el 2002. En estos siete años de vida del euro, los precios se han disparado a ritmo de avaricia. Hay casos que la subida ha sido de escándalo.

Mientras el incremento medio de los salariales ronda por debajo del treinta por ciento, los precios de la cesta de la compra han registrado subidas del cien, doscientos, trescientos y más por cientos

Pongámonos en situación. Si entras a una taberna, cafetería, o tugurio, y pides, por ejemplo, una caña de cerveza de las que sirven raquíticas, de esas que en 2002 costaban 75 pesetas, y al pedir la cuenta te dice el tabernero ¡son 250 pesetas!, ¿qué pasaría...?. Pues seguro, segurísimo, que se te pone una cara de gilipollas penitente. Es normal. Con la conversión de pesetas a euros hemos perdido el sentido de valoración. No suena igual 1, 5 euros que 250 pesetas. Hablando en euros hasta se nos hace poco. Hasta parece barato. Sucede lo mismo con los precios de un vino, de un café, del tabaco, y del consumo en general.

A las pocas semanas de manosear el euro, una verdulera ambulante me pidió 3 euros por una escarola que, días antes, se adquiría por unas 50 pesetas. ¡Tres euros! exclamé. ¡Huy, si sólo son tres euros! contestó sorprendida. Cuando la aclaré ¿Pero sabe usted que eso son 500 pesetas....? Agachó la cabeza y, lógicamente, se quedó con la escarola en la mano.


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
1347
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Dysart (08/02/2011)

De acuerdo Victor, pero es simple hipótesis. Mi intención es denunciar la descarada desproporción de precios y salarios. Eso si ha sido un auténtico cataclismo.