Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Madrazo escriba una noticia?

Yo sólo lo hago ocho

21/11/2011 07:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El criterio del gigante Google a la hora de realizar sus búsquedas es bien simple: la repetición

Hay que agarrarse a un clavo ardiendo. Y con dos dedos. Lo que sea para salir adelante. Y si buscas empleo no hay más que preguntarle a Google. Te lo encuentra en cero coma cero segundos. Con aproximadamente unos 36 millones de resultados. Pero mostrados de diez en diez, para que no te agobies. Más sencillo, un calcetín. Así que quien no encuentra trabajo es porque seguramente no habrá llegado hasta la página tres millones, esa que nadie busca, más que nada porque para llegar hasta ella habría que darle más de sesenta mil veces al click. Yo, como mucho, consigo darle cuatro o cinco veces. Si el inútil de Google no me lo ha encontrado para entonces, lo despido sin miramientos, sin carta de preaviso que valga. Y a otra cosa. Otra cosa que normalmente resulta ser una nueva búsqueda interactiva. Así que readmisión para Google.

Esto viene a cuento porque resulta intrigante uno de los parámetros que el gigantesco de la comunicación utiliza en sus búsquedas: la repetición. Por decirlo de otra manera, Google de preferencia al número de veces que aparece la palabra escrutada en cada página. Si, por ejemplo, estás buscando la palabra “Google”, con cerca de 13.500 millones de resultados, este único parámetro te los ordena en función del número de veces que la palabra aparezca repetida en cada página. De mayor a menor, claro está. Significa esto que si alguien, en un supuesto, escribe un artículo mencionando la palabra “árabe” y comienza a repetir la palabra, por ejemplo, unas sesenta mil veces (viendo los números que maneja Google es mejor tirar por lo alto), repetidas todas ellas en profundos y conmovedores párrafos sin punto y aparte, no sólo conseguirá un artículo de lo más insustancial, también tendrá la posibilidad de llegar hasta los primeros puestos y, por lo tanto, hasta más gente. Y también, es más que probable que a la mañana siguiente le despierte un comando antiterrorista de la CIA entrando por su ventana, armados con linternas y gafas de sol. O puede que no. Puede que quien le despierte no sea más que el teléfono, que en exclusiva le intenta encasquetar una promoción de dos por uno en la línea del móvil. Con el alta gratis. Eso ya depende del resto de parámetros de búsqueda que el sabueso de Google esté utilizando.

Así que, mientras el buscador no encuentre parámetros de mayor calidad, será más beneficioso el ardor, hacer que las palabras repitan, cualquier método antes que recurrir al sinónimo. Nos sumergimos de cabeza en un futuro lleno información, aunque sea repetida miles de millones de veces. Poco a poco el detectivesco Google, mientras sigue las pistas en su infatigable búsqueda, va deshojando el diccionario, provocando una dependencia a la estrategia de la repetición, también conocida como ser más pesado que un collar de sandías. Va creándose la bochornosa creencia de suponer que la calidad es sólo cosa del papel impreso. Y sin darnos cuenta, el mensaje pierde fuerza. Su interés pierde un veinte por ciento. Pero qué más da. Es el cortejo de Google. En los primeros puestos quedan las páginas con palabras estratégicas que repiten tantas y tantas veces. Yo sólo lo hago ocho.


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Madrazo (65 noticias)
Visitas:
822
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.