Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-economía escriba una noticia?

Zapatero congela pensiones, baja sueldos de funcionarios y no descarta más subidas de impuestos

12/05/2010 14:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

MRajoy le acusa de realizar el "mayor recorte social de la historia" y las minorías critican el cambio del discurso del Gobierno

((Esta noticia completa las transmitidas anteriormente sobre el mismo tema))

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó hoy una batería de medidas para poder llevar a cabo una reducción adicional del déficit de 15.000 millones entre 2010 y 2011, que contempla la congelación de las pensiones el año que viene, salvo las mínimas y las no contributivas y un recorte de las retribuciones de los empleados públicos del 5%, entre otras medidas.

Además, el presidente no descartó la posibilidad de aprobar nuevas medidas fiscales, que podrían incluir más subidas de impuestos, para continuar la tarea de reducir al déficit a niveles más cercanos al 3% en el año 2013, tal y como exige Bruselas.

Las nuevas medidas del Gobierno incluyen también la eliminación de la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir de 2011, el recorte de los salarios de los miembros del Gobierno en un 15% y la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial que se aprobó en 2007.

De la misma forma, se reducirá en 6.045 millones de euros la inversión pública estatal entre 2010 y 2011 y se aplicará un recorte de 600 millones en la ayuda oficial al desarrollo en el mismo periodo. A las comunidades autónomas y ayuntamientos, el presidente les pidió un ahorro adicional de 1.200 millones de euros.

Otras medidas serán la eliminación de la retroactividad en la aplicación de la ley de dependencia y planes para reducir el gasto farmacéutico, empezando por reducir el precio de medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia, de manera escalonada, entre un 10 y un 15 por ciento, teniendo en cuenta el año de registro de los medicamentos.

Zapatero apoyó además que se recorte el sueldo a los diputados y senadores, tal y como sugirieron varios grupos políticos (PSOE, CiU y CC) y hacer cierta reflexión sobre los ministerios, aunque pidió que esta propuesta no se enmarque en el proceso de ahorro y de reducción del déficit.

Ante la petición de los grupos de izquierda de que se exijan esfuerzos también a las entidades financieras, respondió que los gobiernos no siempre pueden hacer todo lo que desde fuera parecería lógico, y que incluso los gobiernos más poderosos tienen "una dialéctica difícil con el mundo financiero".

Zapatero se enzarzó con los grupos también a cuenta de la credibilidad de España en los mercados internacionales y les emplazó, en especial al PP, a revisar sus declaraciones públicas de las últimas semanas y a analizar si con ellas han contribuido a esa credibilidad. "Las promesas no cumplidas es lo que realmente le resta credibilidad al Gobierno, no lo que pueda decir la oposición", le replicó el portavoz de ERC, Joan Ridao.

ZAPATERO: "NO ES FÁCIL".

A pesar de medidas presentadas, el presidente cerró su intervención asegurando que para él "no es fácil" proponer estas medidas y que cuando España recupere fuerza económica hará "todos los esfuerzos" para mantener sus grandes objetivos sociales. El Gobierno, añadió, tiene la convicción de que el país cuenta con unos "grandes ciudadanos" y unos trabajadores "extraordinariamente responsables", que han demostrado siempre que saben aportar al país lo que necesita.

Todas las iniciativas se incluirán en un decreto ley que aprobará el Consejo de Ministros el viernes día 21, para su inmediata entrada en vigor, momento en el que también se examinará el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 y el plan de austeridad 2011-2013, que incorporará las decisiones anunciadas hoy.

Los grupos criticaron en masa a Zapatero por adoptar unas medidas que suponen recortes para los derechos de los ciudadanos. El primero en cargar contra el presidente fue el líder del PP, Mariano Rajoy, que avisó de que apoyará la congelación de las pensiones si antes no recorta los "gastos superfluos" del Gobierno, empezando por el recorte de las subvenciones de partidos políticos, organizaciones empresariales y sindicatos.

RAJOY CUESTIONA "EL MAYOR RECORTE SOCIAL"

Rajoy consideró que la congelación de las pensiones supone "el mayor recorte social de la historia", y censuró duramente que el Gobierno pretenda ahora que paguen el déficit los pensionistas y empleados públicos. Además, pidió a Zapatero que suprima "inmediatamente" la vicepresidencia tercera del Gobierno y que elimine y fusione varios ministerios.

A Rajoy, Zapatero le advirtió de que los ciudadanos van a juzgar no sólo al Gobierno, sino también a la oposición "por su responsabilidad y coherencia". En concreto, le afeó que hoy criticara sus propuestas después de llevar años reclamando una reducción más rápida del déficit. "De arrimar el hombro usted no sabe nada", añadió.

Los grupos minoritarios censuraron en bloque la "debilidad" del Gobierno de Zapatero al "improvisar" un recorte adicional del déficit que, aunque es "insoslayable", ha sido "impuesto y dirigido" por la Unión Europea.

CRÍTICAS POR CAMBIAR EL DISCURSO.

Además, algunos de ellos cargaron contra el presidente por haber cambiado su discurso y por acometer recortes sociales que recaen en los más débiles cuando siempre ha presumido de la política social de su Gobierno. Mientras ERC criticaba que "se ha acabado el Zapatero social", éste se defendía diciendo que "el presidente del Gobierno no ha cambiado", que lo que ha cambiado es que vivimos la crisis "más grave" de los últimos 80 años.

Abrió fuego el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, lamentó que Zapatero haya actuado por presión de Bruselas, en lugar de por "iniciativa propia" y con "sentido común", lo que muestra la "debilidad" del Gobierno, que también perjudica a otras reformas necesarias, como la del mercado laboral.

A continuación, el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, que consideró "insoslayable" el ajuste del déficit, denunció que lo imponga un "tecnócrata europeo" y advirtió de que es "básico" mantener la red social de resistencia ante la crisis y las inversiones para garantizar la productividad y la prosperidad española.

PIDEN UNA REFORMA FISCAL.

El portavoz de ERC, Joan Ridao, acusó al Ejecutivo de ser "fuerte con los débiles y débil con los fuertes" acometiendo recortes sociales, pero sin atreverse a "adelgazar el Estado" como le exigen los republicanos, mientras que su compañero de grupo parlamentario y diputado de ICV Joan Herrera consideró "absolutamente insólito" que un Gobierno de izquierdas presente sólo medidas que afectan al gasto sin realizar una reforma fiscal.

Por su parte, el portavoz de BNG en el Congreso, Francisco Jorquera, criticó las nuevas medidas porque harán que los sectores populares paguen una crisis que no generaron, mientras que la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas reprochó al Gobierno su cambio de discurso y reclamó subidas fiscales.

En esta misma línea se mostró la diputada Rosa Díez, que acusó al Gobierno de renegar de su propio discurso y de olvidar sus compromisos sociales con estas medidas, mientras que el diputado Carlos Salvador reclamó una vez más un pacto global al Gobierno y la diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, quien pidió "credibilidad" al Gobierno para que todos puedan arrimar el hombro.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-economía (114841 noticias)
Visitas:
183
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.