Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luisveneno escriba una noticia?

Zapatero y Rajoy se prestan a rebajar el tono de los reproches pero descartan el pacto de Estado

09/06/2011 14:09 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

La previsión de que Rubalcaba abandone el Ejecutivo agudiza la sensación de interinidad política | La caída de ingresos tributarios y los deberes de la UE ponen al Gobierno contra las cuerdas |

Europa  Press

Europa  Press

La Situación financiera española combinada con una situación política de impasse tras la debacle sufrida por el partido gobernante está disparando de nuevo todas las alarmas. Han caído los ingresos tributarios cuando todo el mundo creía que ya se había tocado fondo, emerge la angustiosa situación de las administraciones autonómicas y municipales ocultada antes de las elecciones, entra en crisis –por no decir en quiebra– el sistema sanitario y crece la sensación de interinidad política ante la previsión de que el vicepresidente primero del Gobierno abandone el Ejecutivo y se abra otra crisis en el Gabinete que preside Rodríguez Zapatero.

El Partido Socialista todavía está de luto por la severa derrota que le ha infligido el PP en las elecciones municipales, pero desde la Unión Europea se apremia al Gobierno español a llevar a cabo las reformas pendientes y otras más atrevidas como un nuevo aumento de impuestos o la rebaja de las cotizaciones sociales de las empresas.

En la derrota de los socialistas del 22 de mayo tuvo bastante que ver el plan de austeridad presentado por el Ejecutivo en mayo del 2010, que le costó una huelga general convocada por los sindicatos y el alejamiento de su electorado natural. Ahora este mismo Gobierno tiene que completar reformas tan difíciles e impopulares como la de las pensiones, la reforma del sistema financiero y la reforma laboral. No sólo eso. El Ejecutivo no podrá permanecer impasible ante los problemas del sistema sanitario. La deuda global sólo con la industria farmacéutica se eleva a 5.000 millones y los proveedores tardan más de un año en cobrar.

Ante este panorama, se han multiplicado las voces exigiendo un pacto de Estado antes de que sea demasiado tarde, sin embargo, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición sólo han hablado por teléfono y a lo máximo que se han comprometido es a bajar el tono de las trifulcas. Zapatero y Rajoy hablaron el domingo y comentaron la caída de los ingresos tributarios y la necesidad de evitar discursos catastróficos sobre la situación financiera de las comunidades autónomas, no sea que los especuladores de la City vuelvan a la carga. Rajoy, que también comentó con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, el riesgo de nuevos ataques especulativos, propuso –y el Gobierno aceptó– la convocatoria de una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que puede resultar explosiva.

Vuelven a sonar todas las alarmas en el Gobierno

La oposición no está por un pacto de Estado, pero tampoco ahora el Gobierno, que necesita reconciliarse con la base electoral del PSOE. Y eso ha quedado claro en el contenido del decreto ley de reforma de la negociación colectiva que aprobará el viernes el Consejo de Ministros y que se acerca a los planteamientos expresados por los sindicatos. Aun así, unos centenares de indignados protestaron ayer ante el Congreso casi con tanto ardor como lo han hecho todas las organizaciones patronales.

El Gobierno se encuentra atrapado entre la espada y la pared, porque tiene que reformar para salir de la crisis y tiene que seducir a su base electoral más sensibilizada con los recortes sociales.

Y en estas circunstancias, el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que será proclamado candidato a la presidencia del Gobierno el 9 de julio, dijo ayer que abandonará el Gobierno cuando crea que sus responsabilidades son "incompatibles con las del partido". La frase alimenta las especulaciones sobre una nueva crisis de gobierno, que coincidiría con la negociación de los presupuestos del 2012, trámite imprescindible para evitar las elecciones anticipadas.

A pesar de tener abiertos todos los frentes, el Ejecutivo sigue empeñado en agotar la legislatura. Cuenta para ello con el apoyo imprescindible del PNV, pero el 22-M también está influyendo en la entente. Los socialistas vascos, que gobiernan con el PP, se niegan a apoyar a los nacionalistas en la Diputación de Guipúzcoa, y el PNV advierte sottovoce que está dispuesto a dejar caer a Zapatero.


Sobre esta noticia

Autor:
Luisveneno (66 noticias)
Visitas:
308
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

loli (09/06/2011)

zapatero vete ya, dejanos trabajar.

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (10/06/2011)

Como se nota que globomedia tiene amo